Noticias en idioma armenio

125° Aniversario de la FRA – Yanik Ketchian: “Desde el Tashnagtsutiún fomentamos las ideas y trabajamos con el pueblo”

125_7Tiflis, la capital de Georgia, tenía a fines del siglo XIX, diversas universidades, entre las que se destacaban la de Botánica, Letras, Agronomía y Sociología.

Krisdapor Mikaelian se graduó en el colegio de maestros de esa ciudad y fue esa la vocación que lo llevó a enseñar, a liderar y unir grupos de jóvenes.

Simon Zavarian también se graduó en Tiflis y ejerció como docente y organizador de grupos revolucionarios.

Como saben, Stepán Zorian (Rosdom) completa la trilogía de los fundadores que sentaron las bases solidas de nuestra organización y encaminaron la esperanza del pueblo armenio.

Ellos tenían en su interior la energía de los que pueden crear, de los que pueden cambiar realidades hacia algo mejor. Es cierto, todos lo sabemos. La realidad de Armenia hoy nos presenta muchos desafíos.

Hay desafíos que tienen relación con la realidad económica y social que provoca una emigración de ciudadanos hacia el exterior y genera preocupación tanto en el país como en la diáspora.

Hay desafíos que están directamente ligados a la viabilidad y la seguridad de la Republica de Artsaj.

Hay desafíos para lograr la mejora de la calidad democrática y de la participación ciudadana, a eso apunta la reforma de la constitución que se votará en dos días y que tiene como eje, tratar de darle una mayor importancia al pueblo a través del parlamento, que, dicho sea de paso, asi funcionó durante el periodo de 1918 y que obviamente es nuestra postura sostenida a través del tiempo.

125_9A esto tenemos que agregarle la realidad actual de los armenios de Siria, el peligro que corren sus vidas y la riqueza cultural milenaria.

Del mismo modo las condiciones de vida de los armenios en Djavajk, tienen un espacio dentro de nuestras preocupaciones.

Tambien es cierto que aquí, en las comunidades de Sudamerica tenemos desafíos importantes relacionados al desarrollo de nuestras comunidades y cada una de las instituciones con sus problemáticas.

Mas allá de todos los esfuerzos que hacen los colegios comunitarios, tenemos el enorme desafío de mejorar la calidad de enseñanza del idioma armenio como elemento esencial de la identidad.

Pienso que ni los problemas de Armenia o los de Artsaj tienen su solución solo a través de los ciudadanos que viven allí, ni los de las distintas comunidades tienen su solución solamente con los recursos propios.

La presencia de “las diásporas” (permítanme este termino por las diferencias socio-culturales que existen) en la vida de Armenia es tan importante como el aporte que el estado armenio pueda hacer en las comunidades.

Cuando viajamos a la Madre Patria, bailamos, cantamos y nos emocionamos profundamente, pero éste no es el resultado final que necesitamos.

Las instituciones necesitan mucha mayor participación de la gente.

La continuidad de esos pensamientos y sentimientos que afloran después de un viaje, deberían poder volcarse hacia un mayor aporte para el desarrollo de nuestra comunidad.

Pienso que también es cierto que muchas personas tratan de escudarse y se excusan para no participar, argumentando que “en política no me meto” y con eso, aparentemente se “autojustifican” permaneciendo como observadores de la realidad.

¿Pero podemos desligarnos de los problemas de la sociedad?

Siempre,el no participar, en el ámbito que sea, lleva inevitablemente a que otros decidan por mí. Entiendo que las opiniones políticas a veces separan e incomodan, a veces dividen a veces provocan desencuentros.

Esto sucede en todas partes porque existen distintas miradas del mundo y es comprensible. Es más, creo que el mundo necesita esas miradas diferentes. No debemos temer a esas opiniones o posturas diferentes lo que debemos temer es al desinterés.

La política también marca rumbos, construye objetivos compartidos cuando son construidos colectivamente, articula aspectos y espacios de la sociedad hacia el bien común y el largo plazo.

Pretende generar visiones superadoras movilizando a la sociedad hacia un estadio mejor. El aporte de todos y la participación, no solo son compatibles con el desarrollo personal, sino que nos hace mejores a cada uno y en lo colectivo.

Creo que la aparente comodidad o pasividad nos lleva a involucionar como personas y como sociedad. A veces pienso ¿qué historia me gustaría que cuenten de nuestra época?

125_10Una muestra clara de los efectos positivos de la participación fue la conmemoración del centenario del genocidio, comenzando con la proclama ejemplar del presidente de Armenia y las actividades llevadas adelante en todo el mundo y en Sudamérica en particular.

Este año tuvimos una repercusión externa muy fuerte, actividades políticas, sociales, religiosas y culturales fueron sucediéndose en cantidad y calidad importantes.

El reconocimiento y la preparación por el genocidio cometido por el estado turco al pueblo armenio, fue y será uno de los motivos de unidad nacional.

La participación y acompañamiento de la gente fue notoria en Córdoba, Uruguay, San Pablo y Buenos Aires.

También lo fue el trabajo en conjunto realizado por los dirigentes de las organizaciones de las comunidades en nuestra región. En este sentido y siguiendo la idea anterior, las diásporas y Armenia, también han actuado conjuntamente y eso repercutió en forma positiva en todos lados.

Ser protagonista, participar, tener compromiso y que se transforme en acción es nuestra propuesta.

Pues bien, también nos preguntamos ¿Cómo podemos seguir? ¿Qué podemos hacer para mejorar? Desde la FRA propusimos un acuerdo básico de cinco puntos que pueda sentar las bases de la convivencia futura en las comunidades de Sudamérica.

Estos son:
1- El trabajo por el reconocimiento internacional del genocidio cometido por el estado turco y su reparación.
2- La lucha contra todo tipo de negacionismo.
3- El reconocimiento de la República de Armenia como garante del pueblo armenio y la realización de sus aspiraciones nacionales.
4- La valoración de la iglesia armenia para la preservación de la cultura armenia.
5- La educación armenia como eje central del desarrollo de la formación de la identidad.

Si bien no es la primera vez que intentamos algo similar, pensamos e insistimos que en estos temas debemos actuar en forma firme y comunitariamente.

Las generaciones que nos precedieron fueron pensando y haciendo, como todas, en relación a su contexto, tratando de tomar las mejores decisiones que creyeron posible para ese momento. La realidad, a veces, aparece como aplastante, con temas y cuestiones que son muy complejas de resolver por la cantidad y por sus dimensiones.

Sin embargo pensaba ¿Cuándo hemos trabajado bajo un contexto favorable? ¿Dondé estábamos como Nacion y dondé estamos hoy?

Hace unos 100 años, la mayoría de la Nación armenia había perdido prácticamente su pertenencia a la misma.

Había perdido su proyecto nacional y no confiaba en sus fuerzas, los habitantes se habían transformado en ciudadanos de segunda bajo otro imperio. Tenian que atravesar un camino mucho mas difícil que era lograr la misma supervivencia nacional.

¿Es necesario que enumere las necesidades, las dificultades por las que hemos pasado? No lo creo.

Hoy, desde el Tashnagtsutiún, fomentamos las ideas y trabajamos con el pueblo afirmando que los acontecimientos son modificables y que se puede establecer un estado con inclusión social y ver a Armenia como el país en donde el futuro de sus hijos y nietos es posible. Donde el pleno empleo y la lucha contra la corrupción son objetivos inclaudicables a los cuales aspiramos.

A través del tiempo hemos logrado muchos hitos que hoy son logros de todos y son resultados de una ardua construcción social. Recuerdo las marchas por Karabagh, el compromiso de la gente y allí, durante su liberación en Artsaj, estar presentes a través de los Tatul Grboian, Artur Mgrdichian y Vartan Pashjian, entre otros.

125_2Estuvimos presentes durante las tareas de reconstrucción del terremoto, durante la gestación de la independencia y en el desarrollo de la República desde diversos espacios de participación política, cultural y social.

Pudimos sobrellevar los vanos intentos de quienes quisieron detener nuestro accionar en Armenia y en otras partes del mundo incluyendo a nuestra región.

No solo pudimos superarlo, sino que pudimos volver a desarrollarnos y ampliar notoriamente nuestro incansable trabajo.

Luchamos constantemente contra el estado turco y el lobby azerí, liderando las tareas de Causa Armenia y entre todos, pudimos lograr el NO a los protocolos y detener otro intento de avance del negacionismo.

Los logros de nuestra causa en Sudamerica son producto de muchísimos años de trabajo constante, comenzando por los reconocimientos de Uruguay y Argentina (quien además lo reafirmó ejemplarmente a través de los tres poderes), son países que muestran el camino a seguir con sus leyes y declaraciones, con su extraordinario aporte en materia de educación, para que las nuevas generaciones, sigan la lucha en contra de la discriminación y a favor de la memoria y la justicia como ejes esenciales de nuestra sociedad.

Los reconocimientos del parlamento del Mercosur, el reconocimiento del estado de San Pablo, Chile y muy recientemente Paraguay, son una secuencia imparable de nuestra tarea de Causa Armenia, que hoy vemos acompañada por otras organizaciones, pudiendo de esta forma también, potenciar nuestras posibilidades frente al estado turco y encarar la tarea de la reparación.

Los resultados refuerzan las convicciones y si bien la idea siempre es hija de una época…, hay una esencia que se mantiene a través del tiempo, atraviesa todas las generaciones y permanece como parte indisoluble de nuestra naturaleza… de la misma forma como cuando uno viaja a Armenia por primera vez y “descubre” cuántas cosas lo unen, cuánto de todo eso es parte de uno.

Esa esencia histórica y actual, esa intima fidelidad, esas creencias, son parte del ser Tashnagtsagán.

Y la vemos reflejada a través de décadas de pensamiento y compromiso en nuestro Diario Armenia y Radio Gomidás. La vemos reflejada a través de décadas en nuestro Colegio Jrimian, educando constantemente el desarrollo de la identidad armenia y promocionando muchísimas generaciones de ciudadanos comprometidos con la sociedad y la comunidad.

125_8La vemos reflejada en décadas de trabajo solidario y cultural de HOM, cuyos caminos mas visibles son la Casa de Descanso, los conjuntos de baile Nairi, Shirag y Sasún, teatro musical para chicos, periódicas actividades solidarias… solamente para nombrar algunas de sus actividades.

Esa esencia la vemos reflejada en Homenetmen, que hace décadas genera espacios sociales, deportivos y de scoutismo para toda la comunidad, impactando en la vida de muchísimas familias y aportando generaciones de camadas de dirigentes en toda la región.

En Hamazkaín, con sus clases de idioma armenio, sus multiples actividades culturales y los grupos de danzas Shiraz de Uruguay y Giliguia de Brasil.

Las convicciones las vemos en el Badanegan y en UJA, que a través de su lucidez, participación y compromiso, vienen a renovar nuestras ideas y formas de hacer para que seamos mejores.

La fidelidad la vemos a través de nuestros hamaguir, aquellos que nos critican y apoyan para que avancemos.

Con esos enguer, que con su dedicación y esfuerzo constante, muchas veces invisible en el corto plazo y sabiendo claramente que estamos de paso, trabajamos en pos de una sociedad mejor y buscando lograr los objetivos de lo que denominamos HAI TAD que son.

-El fortalecimiento de la República de Armenia y el reconocimiento internacional de Artsaj.
-El reconocimiento del genocidio y su reparación.
-Aportar al bienestar de los armenios de Djavajk.

En todo ponemos pasión por lo que hacemos, tenemos orgullo por lo que logramos y creemos que el fracaso aparece, cuando no intentamos llegar a la meta.
Con nuestro humilde aporte cotidiano y sabiendo que nuestro destino esta íntimamente comprometido y ligado al desarrollo del pueblo Armenio, tratamos de tender puentes para lograr un futuro mejor y hacer honor a nuestro juramento.

“Gertrnum badvuis iev hairenikis vra, mishd havadarim mnal, Hai Hegapojagan Tashnagtsutian tsrakrin, ganonakrin u voroshumnerun, iev polor uyerovs, isg iete harg ella, naiev guiankis knov, tsaraiel Haiasdani iev Haiutian azadakrutian tadin”

¡Muy felices 125 años Tashnagtsutiun!

Brindamos por tu futuro.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora