Noticias en idioma armenio

Agrupación Scout Ararat: Campamento anual 2017 en Villa Pehuenia

scout-1

Lunes 2 de enero, la fecha tan ansiada donde las kuir y los ieghpair de la Agrupación Scout Ararat de Homenetmen se reúnen en el club para partir hacia un nuevo campamento, hacia una nueva aventura que significa encontrarse con la naturaleza, compartir innumerables experiencias y reunirse bajo el cálido abrazo del gran fogón, contemplando el manto estelar mientras se reflexiona con la historia que relata el guardián de leyenda. El campamento es la cita donde cada kuir y ieghpair termina de consolidar todo lo aprendido durante el año y donde aprende cosas nuevas, conviviendo y compartiendo esos días con sus pares. A continuación, las actividades que desarrolló cada una de las ramas.

Para la Manada fue un campamento muy especial, ya que para muchos lobatos, éste fue su primer campamento (todo un desafío) y para otros, el último en la rama. Luego de un viaje de casi veinticuatro horas, la rama llego al tan ansiado lugar de campamento. Ayudándose entre ellos y con trabajo en equipo se logró armar el sector y las carpas. El tiempo en los primeros días no fue el esperado, pero eso no evitó que los kailig se diviertan, la pasen bien y mantengan su espíritu armenio y homenetmenagán bien alto. Se llevaron adelante juegos y actividades con distintas temáticas y temas trabajados, entre ellos sobre Homenetmen, cultura armenia, técnica scout, personajes y mística de la rama, armado de refugios, bingos en armenio, etc., desarrollando y trabajando capacidades de los kailig, divirtiéndose e inculcando y aprendiendo nuevos conocimientos.

En una de las tantas actividades, los kailig se dividieron en tres equipos, y cada equipo, en un sector delimitado previamente, debió construir y montar un refugio solamente usando elementos de la naturaleza, poniendo en práctica sus habilidades creativas e innovadoras y trabajando en equipo. Seguidamente, se eligió un refugio para contar una breve historia, reflexionar e inculcar valores como la amistad, solidaridad y el compañerismo. También pudieron descubrir y enterarse sobre la magnitud que tiene Homenetmen como institución a nivel mundial. Por equipos, clasificaron distintos países del mundo con presencia o no de Homenetmen, para luego volcarlo en un mapa planisferio grande y visualizar gráficamente esta magnitud y conocer un poco más sobre la institución a la cual pertenecemos.

Los kailig más grandes, quienes transitaron por su último campamento de la rama, tuvieron un espacio para desarrollar y compartir al resto del grupo sobre algún tema interesante para ellos, mediante juegos, experimentos o cualquier otro medio permitido, con el fin de conocerse e interiorizarse un poco más acerca de sus gustos y hobbies. Otro pilar sumamente importante para la dirigencia de la rama fue mantener el espíritu y el idioma armenio presente y constante en todo momento, cantando y bailando canciones armenias y scouts. Se trabajó también para hablar nuestro idioma natal de forma constante con el hablar cotidiano del día a día y tratar de inculcarlo en los kailig paulatinamente y desde temprana edad.

El campamento también contó con dos fogones generales, en donde cada rama podía expresar cualquier mensaje u opinión mediante sketchs, cantos o cualquier otro medio. Gracias a la kuir Delma, quien nos viene acompañando desde hace años, pudimos disfrutar de unos ricos almuerzos y cenas, tan esperados por todos. Si seguimos contando actividades o vivencias y anécdotas vividas no nos van a alcanzar los caracteres para esta nota, pero queremos resaltar y transmitir lo importante e inolvidable que son estas experiencias para los chicos, y para los dirigentes, en donde crecemos y aprendemos siempre un poco más del otro, “abriéndonos” un poco más la cabeza.

scout-3

Al cerrar el año, la dirigencia de Cabaña se encontró con una rama que superaba sus expectativas, que creció en cantidad de patrullas y patrulleras. Con toda buena noticia, llega una decisión. La de asumir un nuevo desafío o quedarse donde uno está. Así fue que las kuirer fueron informadas de que no debían prepararse, como todos los campamentos, para construir un mochilero sino para construir cuatro. Un mochilero por cada patrulla. Y así fue.

El martes 3 llegaron al lugar de campamento y comenzaron a preparar su sector. Durante los dos primeros días se dedicaron a la construcción de cada patrulla y del sector. El resultado de los mismos fue no sólo cuatro fuertes mochileros sino una rama donde cada kuir, desde la más pequeña hasta la más grande, formó parte activa del proceso. Luego de terminar, las kuirer reflexionaron sobre el trabajo en equipo y evaluaron su desempeño. Después, comenzaron las actividades. Continuando con el objetivo del año anterior, las kuirer practicaron en diversas actividades y en el almuerzo, el idioma armenio. Para esto, además, se dividieron en parejas para ayudarse las unas a las otras.

A lo largo de los días las guías tuvieron actividades referidas a la orientación, al aprendizaje de nuevo vocabulario en armenio, y tuvieron charlas sobre variados temas importantes como la historia y actualidad de Homenetmen, con el ieghpair del grupo de apoyo, Garo Seferian; Primeros Auxilios con su dirigente Gariné Chorbadjian y un taller de creatividad con el ieghpair Aris Samandjian. Además, las chicas cocinaron sus propios panqueques en hornallas hechas con materiales reciclables, armaron sus propias balsas con troncos y bidones y pintaron, cada una a su manera, remeras en diseño batik, que estrenaron el día del baile.

scout-4

El 6 de enero las kuir se animaron a ir de excursión: rafting en el río Aluminé. Empapadas y muy divertidas volvieron cantando al lugar de campamento. El día 7 fue un día de mucho pensamiento lateral: jugaron a una búsqueda del tesoro con pistas de orientación y difíciles acertijos. Además, ese día festejaron con una chocotorta el cumpleaños de la kuir Nuné. Por la noche, con mucha mística, canto y emoción, las patrullas prepararon y llevaron a cabo cada una su propio fogón, en donde invitaron a ex patrulleras y con ellas revivieron su momento de patrulla.

El día 9 las guías y subguías se fueron de cintas marrones mientras el resto de la rama disfrutó el día junto a los ieghpainer de la Tropa, con actividades distintas como el fútbol con trípodes y un juego de postas donde debían reconocer fotos de sus dirigentes cuando eran lobatos, ardillas e incluso bebés. El día 10 Tropa y Cabaña formaron equipos mixtos e hicieron una jornada de supervivencia en donde debieron cocinarse por sí mismos. Dos de las kuir mayores, Zoe Ketchian, guía de Dragón, y Sofía Takessian, subguía de Panda, hicieron sus descubiertas sobre lectura de café armenio y sobre actividad física, respectivamente. Compartieron cuál es su interés sobre estos temas con toda la rama. Durante el campamento, Cabaña disfrutó además actividades con el Clan: un divertido quemado con preguntas a cargo de la kuir Belén Costanian y dos eventos a cargo de la kuir Anush Dolmadjian.

La primera fue una actividad con parte teórica y práctica sobre el Taekwondo, las principales características y visiones sobre la vida y el deporte del mismo, y algunos movimientos y patadas iniciales. Esta acción fue planeada en el marco de exposiciones sobre diferentes deportes que las kuir tuvieron a lo largo de todo el año. La segunda actividad de la kuir Anush fue un divertido juego el día de la revolución, en el cual las kuir estuvieron a cargo de la Posta y el Clan. Fue, sin duda, un campamento de mucho aprendizaje para las veinte guías, en donde demostraron lo mejor de sí ante los desafíos que se les propusieron. 

Desde la dirigencia felicitan a cada kuir por el esfuerzo y dedicación que demostraron a lo largo de todo el campamento. Agradecen además a los padres por la confianza que depositan en la Agrupación, sus dirigentes y sus valores. Trabajo en equipo y espíritu homenetmenagan es lo que esta rama supo demostrar.

La Tropa se preparó para un nuevo campamento anual como todos los años. Fortalecidos con la experiencia de un año más, listos para vivir dos semanas en las que se sigue aprendiendo y aplicando todo lo aprendido durante el año. Este campamento marcó un avance notorio en cada tropero, compartiendo momentos, risas, charlas, sorteando dificultades y trabajando en equipo.

scout-5

El campamento comenzó con todo para los ariner, quienes antes de empezar con su sector, dieron una mano a la Posta y el Clan con el armado general del campamento, armando el carpón y colaborando en el armado de los baños. Una vez hecho esto, manos a la obra y a comenzar a armar el sector: pasan las horas y los troperos van levantando sus carpas, mejor dicho, sus casas, porque allí es donde van a dormir durante todo el campamento. Le sigue el mochilero, que debe ser bien firme, con los amarres bien hechos, fuertes y prolijos, ya que debe aguantar todo el batallón de ropa y de materiales que los ariner llevan en sus bolsos y además es un refugio para los cajones de patrulla. No falta el cerco, para delimitar el sector; la puerta que le da la bienvenida al mismo y luce un cartel con el nombre de la rama y el mástil, donde todas las mañanas se realizaba la ceremonia de izado de la bandera de la rama y durante la tarde, el arriado de la misma.

 Atrás, al fondo de todo eso, se halla el sector de la Jefatura de Tropa con la mística Carpa Blanca donde duermen los dirigentes. Así, comienzan los días de actividades. Intensas actividades que les esperaban a los ieghpairner donde poner a prueba su destreza física, todo lo aprendido durante el año sobre técnica scout (además de lo hecho con la construcción del sector) y también, nutrir su conocimiento de cosas nuevas. Si bien los días no fueron de lo mejor respecto al clima al principio ¡eso no hizo que los arí bajaran los brazos!

Durante todo el campamento se notó su espíritu scout, armenio y homenetmenagan, bañándose en el lago mientras cantaban todos juntos, demostrando su presencia en todo momento, alegrando los fogones y ayudando al armado general del campamento, previo al armado de su propio sector. Y así, con alegría y con ganas de seguir aprendiendo, fueron los días de este campamento para los troperos.

scout-6

Llegó el primer gran desafío. El “Hércules”. Un juego donde los arí debían recorrer un circuito en el menor tiempo posible. Saltar troncos, hacer cuerpo a tierra, lanzar un disco sobre un perímetro y recorrer el circuito con la mayor velocidad posible, fueron los desafíos que los ieghpairner encararon. Pero no todo es destreza física. Llega la hora de aprender algo que les será muy útil a futuro. Se trata de manejar un hacha de las más grandes y pesadas, denominada hacha de tumbo. Siempre necesaria para cortar troncos muy gruesos o para bajar un mástil, por ejemplo. Ya desde la Tropa, la idea es aprender sobre técnica y seguridad en el manejo de esta herramienta. Para ello el ieghpair Mauro Nacachian le muestra a los arí cómo se hace.

Ellos, pasan al frente bajo la mirada y el control de los dirigentes, para practicar. A tono con esto, llega la “Actividad del leñador”, donde por patrulla, los ieghpair deben trabajar en equipo para completar distintos desafíos, combinando el sistema de patrulla con técnica scout. Primero, se deben turnar para manejar el hacha y la sierra, dos desafíos distintos donde los arí se turnan para partir un tronco en equipo. Luego, los ieghpair deben recorrer cierta distancia cargando troncos, en una serie de postas donde al final del recorrido espera otro compañero. Y finalmente llega la hora de probar distancia, con las lanzas que ellos mismos armaron, también utilizando técnica scout para hacerlo de forma correcta. En esta actividad, aquellos que ya manejan la técnica del hacha y la sierra, ponen en práctica sus conocimientos y enseñan a aquellos que transitan su primer campamento anual con la Tropa.

En Aluminé, otro desafío les espera a los arí. Desde temprano, la Tropa parte hacia dicha ciudad para hacer rafting, encontrándose con el río y sus rápidos, que los troperos esquivan sin problema alguno. Repartidos en dos gomones, se cantan el uno al otro, para demostrar quien tiene más espíritu. No faltó algún que otro valiente que se metió al agua. Finalmente llegan los dos gomones a destino, después de haberle hecho frente al río y disfrutado de una gran salida, remos arriba, misión cumplida.

Otra actividad para pensar y reflexionar en patrulla se aproxima. Los arí ya saben de qué se trata la famosa matriz F.O.D.A. y el análisis que implica. Esta vez, debían encontrar las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que tenía una persona que, en una situación hipotética, estaba buscando su primer empleo, tema que abrió el juego para abordar la temática en cuestión y hablar entre todos sobre las inquietudes que suelen surgir post vida escolar.

Otra actividad que se realizó fue una charla sobre la institución a la cual pertenecemos, Homenetmen. ¿En qué lugar del mundo nació? ¿En qué momento y bajo qué contexto? ¿Quiénes crearon esta gran institución? ¿Con qué objetivos? ¿Cómo y por qué llegó a expandirse por el mundo?

Y pasan los días, y llega la hora de otro gran desafío. Salto en largo, Lanzamiento de disco, Velocidad y Lanzamiento de bala son las consignas a realizar en la “Actividad del deportista”. Ejercicio puro para una mañana que tuvo a los ariner a full, compitiendo sanamente para sumar puntos a su patrulla y sobretodo con el espíritu tropero bien arriba. Una nueva actividad que realizaron los arí tuvo como contenido a los denominados “Signos de pista”. Separados en dos equipos, debían buscar un papel que tenía la pista de la siguiente locación. Pero ese papel estaba escondido y la forma de encontrarlo era prestando atención justamente a los signos de pista, que estaban hechos con elementos naturales. Así debían hacerlo sucesivamente, hasta dar con el tesoro.

A la luz de la vela, con la bandera roja y verde presente y con los uniformes de los arí relucientes, tres ieghpair se preparan para dar un paso más en su vida scout, de formalizar sus tareas dentro de la rama. De esta manera el ieghpair Laureano Torosian formalizó sus tareas como Guía de la Patrulla Águila, el ieghpair Francisco Derghougassian se convirtió oficialmente en Guía de la Patrulla León, mientras que el ieghpair Ignacio Meyoyan hizo lo propio como Subguía de la patrulla Águila. ¡Felicitaciones a estos ieghpairner por el gran paso que dieron! Para seguir sumando contenido a este campamento, los ieghpair tuvieron una charla de orientación realizada por el ieghpair Vanig. El ieghpair explicó qué es básicamente la orientación, y cómo orientarse utilizando distintas técnicas y formas, por ejemplo, utilizando el sol, la sombra, a la noche mediante las estrellas, cuando está nublado y cómo moverse hacia los puntos cardinales (norte, sur, este, oeste). Dos equipos se preparan.

scout-2

El terreno es amplio. Gananch contra Garmir. Vaporizadores y témperas listas. El paintball llegó a la Tropa. El objetivo de los arí es sacarle la bandera al equipo contrario y llevarla a su base. Pero la misma está bien escondida y termina siendo casi una excusa para tirarse a quemarropa, terminando todos manchados y pasando una mañana excelente. En ningún campamento puede faltar la tradicional y mística salida de la Patrulla Delfín (conformada por el jefe de Tropa y los guías y subguías de las patrullas).

De esta forma, el día lunes, partieron hacia el lugar donde se realizaría esta clásica y secreta salida, para volver al día siguiente con el espíritu renovado, contentos y cantando para que lo escuche todo el campamento. El resto de la rama, realizó actividades con la Cabaña, entre las que se destacan el fútbol con trípodes, lo que mezcla esencialmente la actividad deportiva y la técnica scout y variados juegos activos, para mover el esqueleto y trabajar el ingenio. Y un mediodía se encontraron, en una actividad desarrollada junto con la Cabaña, denominada “Raid” con el desafío de tener que cocinarse su propia comida. Separados en equipos mixtos, cada uno se instaló en un lugar distinto del predio, sin poder hablarse entre equipos y debiendo cocinarse la comida que proporcionaron los dirigentes, además de desarrollar una actividad en equipo.

Llega la noche esperada por toda la Tropa. Ya desde antes de la cena, los troperos juntan yesca y troncos para armar el fogón de la rama. Éste es el momento de juntarse bajo la cálida llama, de cantar y bailar todos juntos, de animar una gran noche, de pasar un momento único como rama y de saborear un delicioso chocolate, que nunca falta. Aquella llama que se deja ver bajo la noche completa de un manto estrellado, envuelve a los ariner en un momento único, místico, lleno de algarabía, lleno de espíritu tropero, porque eso es lo que mueve a este fogón, animado por los ieghpair Francisco Derghougassian y Lucas Deldelian, que se animaron, armaron el programa del fogón y le pusieron toda la energía que se necesita para llevarlo a cabo, siendo seguidos por el resto de los troperos.

Scouts y dirigentes viven este momento único y místico, animando su espíritu tropero. La dirigencia de la rama quiere destacar el gran espíritu scout, armenio y homenetmenagan que han demostrado los ariner en este campamento anual, que venía en alza durante el año y sobre todo el trabajo en equipo de cada uno de ellos para ayudar al armado general del campamento y terminar a tiempo su sector y agradecer especialmente a los padres por confiar en la tarea que realizamos y otorgarnos la responsabilidad que más disfrutamos: formar a sus hijos a través de los valores que brinda el scoutismo y Homenetmen.

Luego de arribar al campamento, como es costumbre, la Posta tuvo que tomar “la posta” y emprender el armado del campamento. Los ieghpair y kuir de entre 15 y 18 años llevaron a cabo esa tarea. Pasado el armado de campamento y la excelente labor con respecto al mástil, comenzaron las actividades. Hubo charlas de diversos contenidos relacionados con la historia del club y su organización, la actualidad armenia, entre otras temáticas. También hubo actividades muy divertidas, distintos juegos en equipo para fortalecer vínculos y destacar las distintas virtudes de cada uno.

Más al final del campamento, los posteros se fueron de “Raid”, actividad en la que ellos deben permanecer fuera de campamento, armar un refugio y cocinarse. Algunos tuvieron “Raid de trabajo” en el cual se brinda un servicio a cambio de un techo y comida y otros posteros tuvieron “Raid reflexivo” que consta de armarse un refugio fuera de campamento y pasar cuarenta y ocho horas allí, reflexionando sobre su vida scout, su futuro y aspiraciones. No se puede omitir la esperada “revolución”, en la que el grupo se hizo cargo del campamento mientras los dirigentes no estaban, reemplazándolos en las distintas ramas. Durante este día los posteros, aprenden sobre el manejo de las ramas y de a poco se van insertando en el mundo del dirigente. Este campamento que pasó, fue distinto para los chicos ya que, si bien hubo un programa previamente armado, estuvieron sin dirigentes por cuestiones laborales. Eso les dio cierta libertad, acompañada de más responsabilidades importantes para el crecimiento que tuvieron. Uno de los objetivos de la rama es formar jóvenes responsables, que teniendo libertades, sepan manejarlas.

Durante el campamento, las integrantes del Clan llevaron a cabo  actividades propias en las distintas ramas, integrándose en la dinámica de cada una y colaborando con las dirigencias. Las kuir realizaron un trabajo de planificación de las actividades previo al campamento y las desarrollaron integrándose al trabajo con las dirigencias de las ramas asumiendo el rol de colaboradoras. También la rama participó de distintas charlas y dinámicas orientadas a brindarles herramientas y conocimientos del scoutismo y Homenetmen y recursos útiles para su desarrollo como dirigente. Las actividades realizadas forman parte de la última etapa del proceso de capacitación que reciben las rovers durante su paso por el Clan. Se fomentaron  experiencias propias y directas con las ramas, permitiéndoles apropiarse activamente de los contenidos trabajados y de las herramientas dirigenciales adquiridas durante el año, para proyectar su integración en la dirigencia de la agrupación. Asimismo, la rama tuvo la oportunidad de festejar el cumpleaños de la kuir Belén Costanian en el centro de Villa Pehuenia, con una maravillosa vista hacia el  Lago Aluminé y tomando una rica merienda.

 

La dirigencia de la agrupación agradece al grupo de apoyo, quienes estuvieron siempre atentos a la preparación de las cuatro comidas y a realizar las compras en tiempo y forma para que no falte nada. El mencionado grupo de apoyo estuvo conformado por la kuir Delma, que desde hace más de una década nos acompaña como cocinera en los campamentos y Raúl, quien colabora en la cocina con ella. Las kuir Eugenia Djubelian y Ana Mardirossian y los ieghpair Garo Seferian, Facundo Vartanian, Vartán Avedikian, Martín Dejirmenci y Shant Dolmadjian. A ellos, ¡shad shnorhagal ienk!

También queremos dedicar un párrafo especial a todos los padres. ¡A todos ellos, infinitas gracias! Porque sabemos lo mucho que sus hijos significan para ustedes. Y por eso, los dirigentes buscamos formarlos a través de los valores que brinda el scoutismo y Homenetmen, con todo lo que alguna vez nos enseñaron nuestros dirigentes, con paciencia, con cariño y tomando esta gran y hermosa responsabilidad.

Ellos son el motor que continúa impulsándonos para seguir creciendo en nuestro rol. Otro gran campamento anual pasó y otro intenso y movido año de actividades nos espera. ¡Muy pronto junto al fuego nos reuniremos!

Mishd badrasd

Dirigencia de la Agrupación Scout Ararat de Homenetmen

Tags

< Noticia anterior
Siguiente noticia >
Argentina
Arménia y Diáspora