Noticias en idioma armenio

Analía Topakbassian: “Me gustaría que la enseñanza del armenio en la Argentina se unifique”

Entrevista a la docente del Colegio Jrimian que se capacitó en Armenia

Ana-y-el-ararat

“Todo fue como un sueño. Desde que supe que existía la posibilidad de ser la elegida para actualizar y perfeccionar mis conocimientos en el exterior, hasta estar de vuelta en Buenos Aires” dice Analía Topakbassian, Coordinadora del área de armenio del Nivel Inicial del Colegio Armenio Jrimian que este año participó de la Capacitación para docentes de armenio de la Diáspora organizada por el Ministerio de Educación de Armenia.

También lo fueron lo intensos y perfectos que fueron mis días en Armenia y Artsaj, así como el lazo que se creó entre los participantes y los organizadores de la capacitación de la que tuve oportunidad de participar.”

 “La capacitación, la actualización y el perfeccionamiento docente siempre formaron parte del proyecto educativo del Colegio Armenio Jrimian y desde hace algunos años nuestra escuela está trabajando en esa línea. En el año 2008, la actual Directora de Gestión Educativa de la escuela, Graciela Ainajyan, viajó a Armenia acompañada por el profesor Khatchik Derghougassian para presentar la propuesta educativa de nuestro colegio en el III Congreso Educativo para Directivos y Docentes de la Diáspora. Participaron de debates, análisis y reflexiones acerca de cuáles debían ser los lineamientos de la educación armenia en la diáspora. Desde ese momento la conducción del Colegio Jrimian impulsó con más fuerza el proyecto de capacitación, organizando jornadas, cursos y talleres para docentes”, continúa explicando Analía, quien recuerda además que su primer viaje a Armenia fue hace veinte años para participar de un campamento de Unión Juventud Armenia (UJA de la FRA).

 “A partir 2016 se inició la segunda etapa de este nuevo desafío: Jrimian comenzó a becar a una docente cada año para viajar a Armenia y participar de la capacitación organizada por el Ministerio de Educación de Armenia. Lo que más me motivaba era conocer el sistema educativo de Armenia, sus métodos de enseñanza, para comparar y evaluar qué se podría aplicar en la enseñanza diaria en Argentina. La primera que participó de esta experiencia fue Vanesa Simsir, quien amplió su espectro cultural, afianzó sus saberes y disfrutó de compartir su experiencia con docentes de armenio de otros países. El resultado provechoso y enriquecedor de esta experiencia animó a los directivos de la Asociación Cultural Armenia a sostener la iniciativa y becar también este año a una docente y esta vez, como decía antes, me tocó a mí”.

 ¿Qué aportes crees que podes hacer al proyecto de armenio luego de esta experiencia?

En mi trabajo como docente de Jrimian comencé mostrándoles a los alumnos algunos videos, imágenes y experiencias que me llamaron la atención, algo que generó mucho interés de parte de ellos. Con la Dirección del colegio y con las docentes estamos analizando cómo compartir el material nuevo y cómo transmitir actividades y metodologías de la capacitación que me impactaron como alumna. Tengo contactos de docentes de escuelas armenias de 17 países, de 18 profesores especializados cada uno en su tema, y de los organizadores de la capacitación. Las redes están tendidas y vamos a aprovechar muy bien esos recursos.

 foto-capacitacion-Ana

 

¿Ahora que conoces mejor cómo se enseña en Armenia y en otros países de la diáspora, qué aspectos de la organización de la enseñanza en la Argentina destacarías como importantes y qué cambios harías?

Lo que noto positivo de los colegios armenios de nuestro país es que frente a las dificultades que en algún momento se presentaron como la falta de docentes de armenio, falta de alumnado o problemas económicos, cada colegio optó por seguir abierto y buscó soluciones alternativas. En cuanto a los cambios importantes: me gustaría que la enseñanza del armenio en la Argentina se unifique y que establezcan los lineamientos y los contenidos mínimos de enseñanza generales para todas las escuelas, acordando los criterios para trabajar en cada nivel. Sería ideal, también, que se usen los mismos libros. Creo que ese sería un gran paso.

foto-grupal-Ana

 

 ¿Notaste muchas diferencias en la manera de enseñar entre las escuelas de los países representados?

Hay diferencias interesantes. Por ejemplo un jardín de infantes de Los Ángeles tiene a la misma docente de armenio todo el día, es la misma que les da a los alumnos actividades esporádicas en inglés. Son realidades muy distintas ya que en la mayoría de los colegios de la diáspora la comunidad educativa es armenio parlante. Casi todas las docentes de armenio occidental nacieron en el Líbano o en Siria y todas las de armenio oriental nacieron en Armenia. Yo era la única de todos los participantes de la capacitación que nací y sigo viviendo en el mismo país que, justamente, no es ninguno de esos.

¿Qué crees que les llamó la atención a los otros participantes de tu experiencia como docente?

Aunque muchos sean colegios de un día a la semana, aunque la mayoría tenga poblaciones armenio parlantes, aunque sus realidades y comunidades sean muy diferentes a las nuestras, ellos valoraron y se sorprendieron mucho de todo lo que les contaba acerca de la comunidad armenia de la Argentina y de nuestra escuela en particular. Siento que, en definitiva, todos tenemos el mismo objetivo: enseñar y transmitir el armenio a los alumnos y eso fue lo que más nos unió en todo momento. Me quedo con lo que me dijo una docente de Ucrania, nacida en Armenia, cuando nos despedíamos… “con vos entendí que se puede ser armenio sin haber nacido en Armenia” y como armenia nacida en Argentina, exalumna y docente de Jrimian, esto me enorgullece.

 

Gabriela Paredes Adra

Área de Comunicación

Colegio Jrimian

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora