Noticias en idioma armenio

Armenia apresta una ley contra la violencia doméstica

Luego de largos años de reclamos cívicos

violencia-familiarEreván (RFE/RL).- Luego de años de discusiones e indecisión, las autoridades armenias planean promulgar pronto una ley especial dirigida a combatir la violencia doméstica y a proteger a sus víctimas, en su mayoría mujeres.

La violencia de género ha sido durante décadas un tema tabú en una sociedad armenia conservadora y dominada por los hombres. Sin embargo, en el último tiempo ha ganado relevancia gracias a la actividad de grupos por los derechos de las mujeres, respaldados a su vez también por organismos internacionales de derechos humanos.

Según el Centro de Recursos para Mujeres de Ereván, más de cincuenta mujeres han sido golpeadas y asesinadas por sus maridos u otros familiares en los últimos cinco años. “Esta tendencia no muestra señales de declive. Creo que este es un número muy serio y el proyecto de ley no debiera extenderse más”, explicó la representante del grupo, Anahit Simonian.

Por su parte, el ministro de Justicia, Davit Harutiunian, expresó recientemente su preocupación por estas cifras y comentó por medio de una conferencia de prensa: “La violencia no es el fundamento de una familia armenia real y fuerte”.

El funcionario admitió que el gobierno nacional tiene la intención de abordar el problema con una ley elaborada por su propia cartera el año pasado. De hecho, tanto él como otro miembro del ministerio, Gohar Hakobian, expresaron su esperanza de que el proyecto pueda ser debatido y aprobado pronto por el parlamento.

En caso de ser aprobada, la ley introducirá responsabilidad penal y administrativa para casos específicos definidos como violencia doméstica. También obligaría al Estado a proteger a las víctimas proporcionándoles refugios especiales o prohibiendo a sus esposos violentos acercarse a ellos o incluso a sus hijos.

Los grupos que luchan por los derechos de las mujeres argumentan que muchas veces la propia policía les dice a las agredidas o heridas que cancelen sus denuncias alegando que carecen de bases legales para enjuiciar a los atacantes. Hakobian enfatizó que bajo el proyecto de ley la policía tendrá que iniciar una investigación criminal incluso en caso de que se dé este retiro.

Una mujer de 43 años de edad de Ereván, entrevistada por el servicio armenio de RFE / RL, afirmó haber sufrido abuso físico, sexual y psicológico a manos de su marido durante dos décadas. “Yo estaba embarazada cuando una vez me pateó y me tiró de la cama”, dijo, agregando que ahora sufre problemas de salud crónicos.

La mujer, que no quiso ser identificada por temor a una mayor violencia, dijo que no se divorció de él porque no puede mantener a sus tres hijos por su cuenta y no quiere molestar a sus padres. De hecho añadió que el honor de ellos fue uno de las razones principales para no avanzar con la separación.

El Ministerio de Justicia publicó el proyecto de ley contra la violencia doméstica en su sitio web para recibir comentarios de grupos cívicos y del resto de ciudadanos. Estos últimos fueron alentados a votar a favor o en contra de su aprobación, dando como resultado 560 visitantes del sitio web que respaldaron la ley y otros 505 que se opusieron a la misma.

Estos resultados ponen en relieve que existen muchos armenios con opiniones conservadoras respaldados por algunos grupos nacionalistas y políticos progobierno. Los mismos argumentan que cualquier interferencia gubernamental en los asuntos familiares sería contraria a las tradiciones armenias y socavaría la estructura de la sociedad.

Esto explica por qué legislaciones similares presentadas previamente por otros ministerios y ONGs feministas no llegaron ni siquiera al parlamento.

Desde 2009 la Coalición no gubernamental Contra la Violencia ha presentado dos veces una medida similar a los legisladores. Su coordinadora, Zaruhí Hovannisian, expresó su apoyo al proyecto del Ministerio de Justicia el viernes. Sin embargo también advirtió que es aún más importante cambiar las actitudes de las mujeres vulnerables: “Una persona no debe tolerar la violencia contra ella. No debe acostumbrarse”, dijo Hovannisian. 

Críticas internas dentro del partido Republicano

Ereván (RFE/RL).- El ministro de Justicia Davit Harutiunian admitió el miércoles 1º de noviembre que el gobierno corregirá el proyecto de ley destinado a combatir la violencia doméstica, en respuesta a las críticas que se le realizaron desde ciertos sectores del Partido Republicano (HHK).

La normativa propuesta, redactada originalmente por esta cartera, introduciría responsabilidad penal y administrativa en casos específicos de violencia doméstica. Además obligaría al estado a defender a las víctimas femeninas proporcionándoles refugios especiales y prohibiendo a sus cónyuges que se acerquen a ellas.

La misma es respaldada por grupos que luchan por los derechos de las mujeres y por una acción estatal mucho más dura en contra de este tipo de prácticas violentas. Sin embargo ha encontrado una feroz resistencia desde sectores conservadores y figuras públicas nacionalistas, incluso dentro del propio partido de gobierno.

SharmanazovEduard Sharmazanov (foto), vicepresidente del parlamento y portavoz de esa agrupación, le exigió el miércoles al Ministerio de Justicia revisar las disposiciones del proyecto de ley porque “contradice los valores tradicionales familiares armenios”.  Además, en comentarios a la prensa agregó: “Hay muchas partes polémicas que requieren explicaciones”.

El legislador criticó también los conceptos de “violencia psicológica” y “violencia doméstica”. “¿Qué es violencia psicológica? Si mi hijo quiere fumar y yo se lo prohíbo, ¿podrán decir que eso es violencia psicológica?”.

Entre otras cosas expresó también que los autores del proyecto deben aclarar quién dirigirá los lugares financiados por el estado para contener a las víctimas. Respecto a esta y otras cuestiones, Harutiunian comentó que varias disposiciones de la propuesta serán especificadas para calmar las preocupaciones de los críticos, aunque dejó en claro que las enmiendas que se hagan no serán muy significativas.

El ministro hizo principal hincapié en la necesidad de que la “violencia psicológica” en las familias armenias sea un delito administrativo o penal: “Los países exitosos son los que reaccionan rápidamente a la violencia psicológica para que no se transforme en física”.

Por su parte, una alta representante de la policía armenia pidió durante  las audiencias parlamentarias del 17 de octubre que la ley sea aprobada. Entre 2012 y 2016 esta fuerza registró 3571 casos de violencia doméstica.

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora