Noticias en idioma armenio

Armenia diversifica sus fuentes de energía eléctrica

Se busca reducir además el consumo de gas ruso en la generación

Planta-de-HrazdanEreván (RFE/RL).-  El gobierno armenio reafirmó sus promesas de aumentar significativamente la producción de energía hidroeléctrica y otras fuente renovables con el objetivo de disminuir el consumo del gas natural importado principalmente de Rusia, utilizado para la producción eléctrica.

De acuerdo con el Servicio Nacional de Estadística, las plantas hidroeléctricas representaron alrededor del 30% de la electricidad total generada en el país el año pasado. En comparación las centrales térmicas que utilizan gas corresponden a un 37%. El 33% restante fue generado por la central nuclear de Medzamor.

El ministro de Energía y Recursos Naturales, Ashot Manukian, reiteró el martes 30 de enero que su cartera está interesada en garantizar que las fuentes renovables satisfagan al menos la mitad de las necesidades energéticas de Armenia en los próximos años. “Esto es esencial para garantizar la seguridad de la nación en esta área”, explicó en una reunión con el primer ministro Karén Karapetian.

A su vez, por medio de una declaración el gobierno puso énfasis en las palabras de Karapetian dirigidas a Manukian y otros altos funcionarios presentes en el encuentro, en las que les pedía que continúen estas y otras actividades “con el mayor ímpetu”.

Si bien la energía hidroeléctrica proporcionaba solo una quinta parte de la electricidad de Armenia hace una década, dicho porcentaje ha aumentado sustancialmente desde entonces gracias a las más de 150 centrales de este tipo construidas en ríos montañosos de flujo rápido. Según el ministro, 36 inversionistas privados construirán otras 36 plantas más con una capacidad combinada de 69 megavatios en los próximos dos o tres años.

Además citó la construcción planificada de una planta de 76 megavatios en el río Debed, el cual fluye a través de la provincia de Lori. Este proyecto, de 150 millones de dólares está dirigido por el empresario ruso-armenio Samvel Karapetian. The Robbins Company, fabricante estadounidense de máquinas gigantes perforadoras de túneles, anunció en octubre que planea participar en esta obra, que tendría inicio a finales de este año.

Por su parte, el gobierno espera que la energía solar se convierta también en otra de las fuentes importantes de suministro. En este sentido, el año pasado convocó una licitación internacional para la construcción de una planta de 55 megavatios de este estilo en la provincia oriental de Gegharkunik, que será financiada por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD).

El viceministro de Energía, Hayk Harutiunian, anunció el miércoles que diez compañías extranjeras han sido preseleccionadas para la fase final de este concurso: “Esta instalación hará una seria contribución al desarrollo de la energía renovable”, comentó según la agencia de noticias Armenpress.

Tres centrales solares mucho más pequeñas ya fueron construidas en varias partes del país a fines del año pasado, y ya hay proyectos en curso para sumar más. Harutiunian dijo en la reunión del martes que ACCIONA Energy, una firma española especializada en energías renovables, ha contemplado la posibilidad de construir grandes parques eólicos en Armenia que podrían tener una capacidad combinada de al menos 100 megavatios. Karapetian se reunió con ejecutivos de la compañía el 24 de enero en el marco del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

En palabras de Manukian, el Ministerio de Energía también espera que el volumen de gas natural utilizado por las centrales térmicas armenias disminuya al menos un 20 por ciento para 2021 gracias a su mayor eficiencia. Al respecto destacó la construcción en curso por parte de una empresa italiana del segundo bloque de una de esas plantas ubicadas en Ereván. La actual unidad generadora de energía existente será modernizada por el gigante estadounidense General Electric.

El titular del ministerio predijo un aumento considerable en la producción de electricidad generada por la planta nuclear de Medzamor. La instalación que data de la era soviética se está sometiendo actualmente a reparaciones destinadas a extender su vida útil por diez años. Para ello, Moscú le suministró al estado nacional un préstamo de 270 millones de dólares y le dio además una subvención de 30 millones en 2015.

Rusia es el principal proveedor de gas que tiene el país. Las importaciones del fluido de ese origen aumentaron un siete por ciento el año pasado. 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora