Noticias en idioma armenio

Artsaj, dos años después del ataque azerí

Guerra de los Cuatro Días

guerra-3Ereván (Fuentes diversas).- El lunes 2 de abril se cumplió el segundo aniversario de lo que se denominó entonces como la Guerra de los Cuatro Días. En la madrugada de ese día, Azerbaidján lanzó sus tropas en una ofensiva dirigida a quebrar la línea de contacto en al menos tres puntos.

Los violentos enfrentamientos, que continuaron hasta el 5 de abril, tuvieron lugar principalmente en Hadrut y Mardakert. El enemigo azerí utilizó artillería pesada, tanques y vehículos aéreos para atacar civiles en las aldeas fronterizas de Karabagh, así como bombardeó distintas unidades militares.

La resistencia de las tropas de autodefensa fue vital para rechazar la intentona impulsada por Aliev, contraatacando al adversario e infligiendo importantes daños materiales y gran pérdida de vidas humanas.

Los ataques azeríes provocaron varias muertes en aldeas civiles en niños y ancianos. En uno de ellos una pareja mayor fue decapitada al mejor estilo del ISIS.

Bakú utilizó en su ofensiva armamento de última generación adquirido a Rusia, Israel y otros países, como el lanzacohetes Smerch, drones no tripulados y modernos misiles tierra-tierra. Uno de los drones fue utilizado para destruir un autobús en la región de Sisian causando la muerte de varios voluntarios que se dirigían al frente de batalla.

Las difíciles negociaciones se sucedieron en momentos en que la parte azerí declaraba aceptar un alto el fuego, pero sus tropas seguían bombardeando objetivos no militares de Mardakert. Finalmente y con Moscú asumiendo un rol decisivo en las conversaciones, las hostilidades cesaron en la tarde del 5 de abril.

El balance final reveló que las fuerzas armadas armenias sufrieron 110 bajas mortales y un número algo mayor de heridos de distinta consideración. Azerbaidján minimizó sus pérdidas al momento que sólo dio cuenta de 31 soldados muertos, pero diferentes fuentes de ese país afirman que fueron más de 300 militares los que perdieron la vida. Bakú jamás dio a conocer la lista de bajas.

En cuanto a las pérdidas materiales, los efectivos armenios destruyeron 24 tanques y blindados enemigos, dos lanzacohetes, varios vehículos de ingeniería, dos helicópteros y 14 drones. En tanto, se perdieron 14 tanques, 4 vehículos de combate y un sistema de armamento antiaéreo guiado por radar ZSU-23-4 “Shilka”.

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora