Noticias en idioma armenio

Aznavour… o como contar una historia en tres minutos

Una virtud propia de un gran poeta

charles_aznavour-comme_ils_disent_sSiempre dijo que en una canción lo principal es el texto, la letra, la historia que se cuenta, después se adapta la melodía. Por eso Aznavour más que un cantante o un actor fue un enorme poeta.

Sus canciones trascienden el tiempo porque transmiten emociones. Exquisitas metáforas van delineando historias que él ha tomado de la vida real. Se ha dicho que le ha cantado al amor, y es cierto. Pero su compromiso con los valores humanos también lo llevó a componer temas que tienen que ver con situaciones menos edulcoradas y donde pone el acento sobre el conflicto social.

Como hijo de sobrevivientes ha compuesto “Les emigrants“, un tema de absoluta actualidad en referencia a los que buscan un porvenir mejor en nuevos horizontes. Con “La tierra muere” pone el acento en la sociedad de consumo y el daño que genera la polución contaminando los océanos con los residuos que caen al mar. En “Un mort vivant” (un muerto en vida) expone a los prisioneros que viven en cárceles en condiciones inhumanas por el “Delit d´opinion” (delito de opinión), sin olvidar “Ils ont tombee” (ellos cayeron) que compuso en 1975 al cumplirse 60 años del Genocidio cometido por Turquía contra el pueblo armenio, donde describe la tragedia de su pueblo en las caravanas de la muerte.

Más allá de “Venecia sin ti”, “La boheme”, “She” o las mil canciones que ha compuesto, Aznavour supo interpretar con su lenguaje los más diversos temas que rescató de la cotidianidad y donde no faltaron las que dedicó a Paris ,Marsella, Lisboa, Nápoles o Verona.

Con “Come ils disent” (Como ellos dicen) en 1972 se animó a hablar de la homosexualidad y muchos años antes su tema “Apres l´amour” (Después del amor) fue censurada y prohibida su emisión por las radios.

Quizá su mayor virtud haya sido su capacidad de comunicar con pocas palabras -las exactas palabras- las historias que caben en los tres minutos que duraba un disco simple de vinilo de 33 r.p.m., y por eso hoy le volvemos a decir Gracias Charles…!

               

Edgardo Kevorkian

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora