Noticias en idioma armenio

Campamento de invierno de la Agrupación Scout Ararat

Campamento-5Los días sábado 17 y domingo 18 de septiembre se llevó a cabo el Campamento de invierno de la Agrupación Scout Ararat de Homenetmen en el Centro Recreativo y Terapéutico “Francoise Dolto” en General Rodríguez, Provincia de Buenos Aires. Bien temprano la agrupación se reunió en el club para partir hacia el predio, con las mochilas de las kuirer y los ieghpairner listas para ser cargadas con nuevas experiencias en contacto con la naturaleza.

En esta oportunidad para la Manada fue un campamento muy especial, ya que durante el año la dirigencia de la rama notó que los lobatos y ardillas estaban muy interesados en el nuevo juego “Pokémon Go”, y por este motivo las actividades giraron en torno a esta temática. 

En primer lugar, se dividió al grupo en tres equipos que se mantuvieron durante los dos días y que tenían adjudicados el nombre de un Pokémon. Luego, se hizo una “Búsqueda de Pokeparadas”, en la que cada uno debía encontrar la mayor cantidad de pokebolas para ganar puntos. La actividad que generó más entusiasmo fue la “Caza de Pokemones”, en la que debían pescarlos con cañas en una pileta con agua. El último juego era “El ataque del equipo Rocket”, que consistió en que los lobatos y ardillas tuvieran que responder una serie de preguntas sobre la Independencia de Armenia para recuperar sus pokebolas. 

Campamento-2También durante el campamento tuvo lugar un momento reflexivo, el “Consejo de la Roca” que es la asamblea secreta más importante de la rama, exclusiva para los integrantes de la Manada.

En esta oportunidad, se realizó la despedida del ieghpair Axel Costanian, Bagheera, quien pasó a ser dirigente de la Posta, y se le dio la bienvenida al ieghpair Raffi quien tomó su lugar como el nuevo Bagheera de la rama.

Veintidós guías, cuatro dirigentes y un fin de semana a pura diversión. Con asistencia perfecta, las kuir de Cabaña participaron del campamento de primavera donde se unieron más como grupo. Las cuatro patrullas, Panda, Tigre, Ruiseñor y Dragón, participaron de una competencia que tenía como fin afianzar su manejo de equipo y reforzar sus conocimientos de técnica, su ingenio a la hora de resolver problemas y su voluntad y disposición ante cada actividad.

Campamento-3El campamento arrancó temprano y la mañana pasó volando luego de armar el sector y oficializar el pase a la Posta Mixta de dos kuir: Martina Torosian y Camila Ohanian. ¡Mucha suerte a ambas en esta nueva etapa! Además, se realizó el pase oficial a la rama de las kuir Victoria Missirlian, Julieta Carbia y Gariné Kioulesserian. Cada patrulla llevó cosas para identificarse: remeras, maquillaje y gomitas de pelo del color de la patrulla y así empezar la competencia.

Por la tarde disfrutaron de diferentes juegos y actividades, entre ellos un Rally del ingenio, y hacia el final tuvieron ceremonias muy especiales: las kuir Candela Chahpazian, Mayra Algañaraz, Camila Arslanian, Mora Kuyumdjain y Lara Tokatlian juraron la promesa.

Hacia el final de la tarde, las guías y sub guías de Dragón (Zoe Ketchian y Camila Sporturno Kudnuian), Ruiseñor (Candela Aksarlian y Sol Torkomian) y Panda (Ariadna Catalano y Sofia Takesian) realizaron su juramento como tales en un momento muy íntimo y especial para la rama. La dirigencia de la rama felicita a todas ellas, y expresa su orgullo al verlas asumir nuevas responsabilidades con tanto entusiasmo.

Campamento-4El domingo disfrutaron de las descubiertas de las kuir Cande Chahpazian, Alín Kioulesserian y Anush Leylek, sobre temáticas que a ellas les interesan y decidieron compartir y explicar con el resto de la rama: colección personal de piedras preciosas, la celiaquía y el libro “El puñetazo en la puerta”. Luego una búsqueda del tesoro dio final a la competencia: la Patrulla Dragón se consagró ganadora. ¡Felicitaciones a ésta y a las demás patrullas por participar! Concluye así  un hermoso campamento, que otra vez queda corto y nos deja con ganas de más.

La dirigencia de la rama agradece a todos los padres por la confianza y expresa su  orgullo de las veintidós guías que, cantando a cada momento, muestran cada vez más su espíritu scout y homenetmenagan y el hermoso grupo que conforman.

La Tropa sabe que un campamento no es una simple experiencia más. Los ari saben lo que allí van a vivir. El contacto constante con la naturaleza; el continuar aprendiendo para seguir creciendo como scouts y como personas; el compartir momentos, risas, emociones; el conocerse más como grupo; el reunirse bajo el abrazo cálido del gran fogón; el trabajar en equipo. Este campamento que, saben, empieza apenas ellos ponen un pie dentro del club. Recién llegados al predio, se disponen a armar las carpas, cuidando por supuesto que no se pierda o se rompa nada, porque saben que esa va a ser su casa durante el fin de semana, porque saben que es un material de la agrupación que después de utilizar a ellos, le será de utilidad a otros. Y se aprontan a hacerlas, lo mejor posible y también lo más rápido posible, porque ellos quieren tener más tiempo para disfrutar de este campamento. Misión cumplida, llega la hora de empezar moverse.


Empieza lo intensivo del campamento. En algunos juegos prueban su destreza física, su agilidad, su velocidad, su espíritu de equipo y aprenden a ganar y también a perder. Otros juegos, ponen a prueba sus conocimientos en técnica scout, también son una buena forma de seguir incorporando éstos mismos o de refrescarlos. Tratándose de esto último, los ieghpair Lucas Kalpakian y Lucas Deldelian prepararon una charla de cabuyería, técnica de nudos y amarres. Los más experimentados observan atentamente, escuchan y respetan a los oradores, como asimismo fue cuando le tocó a cada uno dar su charla durante el año. Los menos experimentados siguen de cerca la charla, realizan preguntas, se acercan, piden el replay de lo que se está explicando.

Es que ellos quieren arraigar un nuevo conocimiento. Los troperos que dan la charla, saben la importancia que tienen el enseñar al que viene dando sus primeros pasos en la rama. “Elévate y eleva”, dice el lema de Homenetmen. Caída la tarde, algo muy especial se avecina. Llegó la hora de que dos ieghpair den un gran paso en su vida scout. Los ieghpair Lucas Keshishian y Guillermo Bokhdjalian pasan de forma oficial de la Manada a la Tropa. Los dirigentes de Manada los despiden diciendo que ellos han sabido aportar mucho a la rama y que sin duda, los van a extrañar mucho y la dirigencia de Tropa recibe a los ieghpair estando seguros de que también así será en su nueva rama, cosa que ya están demostrando con sus ganas de aprender, de avanzar en su plan de adelantos, de crecer junto a sus compañeros y dirigentes. Pero no son recibidos todavía, no sin antes ser puestos a prueba. Así, dejaron a un costado su vieja promesa de la Manada (aquella que conservarán y que mucho representa para cada uno) hicieron equilibrio por un ratito sobre un tronco, seguido de un cuerpo a tierra y se subieron a una lona para volar por los aires.

Campamento-1Una vez superada la prueba, un fuerte abrazo de toda la rama los espera, un abrazo que dice “Ieghpairner, sean bienvenidos a la Tropa”. Inmediatamente llega la hora de reconocer el fruto del trabajo de otro ieghpair. Un ieghpair que cumplió con su tercera especialidad en la rama.

Religión es el campo elegido. Hinduismo es la religión que al ieghpair le interesó e investigó, evaluado de cerca por un experto en el tema y llevando a cabo su tarea con mucha curiosidad y con responsabilidad. Se trata del ieghpair Ignacio Meyoyan. ¡Felicitaciones ieghpair! Cae la noche, el cálido y luminoso fogón permanece encendido para alimentar el alma de cada scout. Cada rama presenta su sketch. La Tropa no es la excepción. Ellos lo idearon, se repartieron tareas, se llenaron de valor y salieron al fogón a divertirse y a divertir. Comieron chocolate, escucharon la leyenda y antes de que se les cierre la persiana ocular, se fueron a dormir sabiendo que el día siguiente también iba a ser intenso.

La mañana los encontró con todas las energías. Choque de palmas con sus dirigentes y a empezar a disfrutar el día. El desayuno es lo primero. Primero a comer, luego a filosofar dice el dicho. Es que de eso se trata. La mañana los encontró pensando, usando su ingenio, su conocimiento, en equipo, disfrutando de un juego que preparó un ieghpair. El ieghpair Francisco Derghougassian pensó un juego que, valga la redundancia, los haga pensar a sus compañeros y preparó una serie de preguntas que pusieron a prueba a los troperos. Preguntas de todo tipo de temas, juego que contó con el aval previo de la dirigencia y el posterior pulgar arriba de la rama. ¡Misión cumplida ieghpair Fran!

Seguidamente, sentados y relajados, los arí escuchan una charla sobre el Análisis F.O.D.A., una herramienta que permite analizar fortalezas, debilidades (que son propias) y oportunidades y amenazas (que son externas) que se presentan dentro de un grupo y/o una persona ante una determinada situación. Una herramienta que la dirigencia de la Tropa enseña y pone a disposición para que les sea de utilidad a los chicos en su vida cotidiana.

A la charla le sigue una dinámica. Se trata de una situación hipotética de campamento con la consigna de realizar un F.O.D.A. de aquella situación. Un tema que no se puede explicar sencillamente en pocos renglones pero básicamente de esta forma, ellos aprenden a reforzar y valorar lo positivo, a aprovechar las oportunidades que se presentan para encarar aquello que se debe mejorar y a estar preparados de ante mano para tratar de resolver una situación adversa de la mejor manera posible.

La tarde siguió a puro juego, a pura diversión, algarabía, espíritu tropero hasta que llega la hora de desarmar las carpas y realizar la formación para la ceremonia de cierre, donde la agrupación luce su flamante remera azul. Este momento trae una mezcla de emociones. Empecemos por la tristeza, porque se termina el campamento, porque pasó rápido, porque le decimos hasta luego a esta experiencia con la naturaleza y por otro lado, felicidad, porque de esta experiencia se aprendieron cosas nuevas, se conoció más al de al lado, se compartió. Y así llegaron de regreso al club, con la mochila más cargada y más pesada, con cara de cansados pero contentos, con ánimos de compartir nuevas experiencias y con un gran abrazo grupal que dice “no es más que un hasta luego, no es más que un breve adiós, muy pronto junto al fuego, nos reuniremos”.

La dirigencia de la Tropa quiere agradecer a los padres, valorando el esfuerzo que realizan para que sus hijos participen de las actividades que se realizan, confiando a la dirigencia la responsabilidad más linda de todas: formar a sus hijos a través de los valores del scoutismo y de Homenetmen.

El objetivo principal de la Posta para este año, fue trabajar sobre nuestra identidad como armenios y homenetmenagan, para lo cual se charló sobre los objetivos de Homenetmen, de la agrupación, se recordó la Independencia de Armenia y se cantaron canciones armenias que elevaron el espíritu.

En este campamento también se realizaron las ceremonias de pases de las kuir Martina Torosian y Camila Ohanesian, dos kuir que desde que arrancó el año ya han tomado grandes responsabilidades en la rama y se adaptaron de la mejor manera, ¡Felicitaciones barmanuiner!

A la noche, la Posta armó el fogón, que entre bailes y canciones disfrutaron, como es costumbre en los campamentos de Ararat. El último día, disfrutaron de una charla con la kuir Emilia Djubelian quien dio un panorama sobre la estructura de la mente humana, que fue muy interesante. Más tarde se divirtieron jugando al Pictionary en armenio, que les permitió recordar palabras que creían olvidadas.

Entre otras actividades, también realizaron una lista de los valores de cada uno, enumerándolos de mayor a menor importancia en sus vidas y eso les permitió conocerse un poquito más interiormente. La dirigencia de la rama considera que éste fue un campamento productivo, donde todos se integraron todos un poquito más, aprendiendo de ellos mismos.

La rama Clan trabajó en la organización del Campamento de Primavera. El desarrollo de esta tarea forma parte de la planificación anual de la rama y es así como las kuirer realizaron la planificación del campamento bajo la supervisión dirigencial. Durante el campamento participaron de charlas brindadas por los jefes de rama de la Manada y la Cabaña, quienes transmitieron la forma de pensar, programar y ejecutar un campamento de primavera en cada una de esas ramas. También, recibieron una charla del jefe de agrupación con relación al funcionamiento de la jefatura, sus responsabilidades, tareas y sobre los canales de comunicación interna y externa.

La rama realizó un relevamiento de todas las carpas con el objetivo de que estén en óptimas condiciones y con la intención de optimizar tiempos  contribuyendo a su mantenimiento. Las actividades realizadas forman parte de la capacitación permanente que reciben los rovers durante su paso por el Clan y del servicio que brindan a la agrupación.

Y el regreso al club y reencuentro con las familias, encontró a las kuirer y los ieghpairner de la agrupación con la mochila más cargada de todo lo que vivenciaron, compartiendo actividades y experiencias junto con sus kuirer iev ieghpairner y en contacto con la naturaleza y bajo el cálido abrazo del gran fogón, cantando todos juntos, elevando una vez más el espíritu scout, armenio y homenetmenagan en cada uno de ellos.

La dirigencia de la agrupación, una vez más, quiere agradecer a los padres por brindarnos la responsabilidad más grata de todas, poder compartir junto a los chicos un campamento más. Ellos son el motor que continúa moviéndonos e inspirándonos cada vez más para seguir aprendiendo y creciendo como dirigentes y como personas, junto a ellos.

Mishd badrasd

Dirigencia de la Agrupación Scout Ararat

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora