Noticias en idioma armenio

Con el corazón y desde el alma: Felices 90… HOMENETMEN

Edgar D´Armain

Homenetmen-logoYa tienes 90 años. Y aunque sea la edad de los abuelos, seguís siendo joven, como en aquellos días de tu fundación.

Desde aquella casa alquilada de Villa Crespo en la calle Jufré en 1927, hasta este presente, fuiste sumando escalones gracias al esfuerzo y el compromiso de quienes pusieron todo de sí, para tu engrandecimiento.

Querido HOMENETMÉN, tuviste varias mudanzas que te llevaron primero  de Palermo a Olivos en los años 40 y que después  la inundación te obligó a ir a Ramos Mejía, para comenzar todo de nuevo.

Me veo bajando del colectivo en la esquina de Mármol y la avenida después de bordear el Colegio Ward, y caminar hasta tu puerta e ingresar a ese mundo mágico de amistad, hermandad y orgullo de ser homenetmenagán.

Querido HOMENETMÉN, aquí la canchita de “papi fútbol”, allá las de tenis, arriba la pileta, abajo el salón, y el bullicio propio junto a las mesas de tavlí, rogando por un doble seis, para no perder por “mars”.

Me veo con las medias caídas y los pantalones cortos, tratando de llevar la “pulpo” hacia el arco contrario, mientras los equipos de vóley y básquet buscan hacer historia llenando de copas tus vitrinas, y los de patín dibujan figuras artísticas sobre ruedas.

Con los pantalones largos y peinado a la gomina, me veo en los bailes de carnaval llenos de algarabía, mezclando el rocanrol con el tamará y el karún-karún con los Wawancó.

Me veo compartiendo mesas en los asados criollos o en las cenas americanas de fin de año con fuegos de artificio y las risas de Papá Noel.

Querido HOMENETMÉN, cierro los ojos y veo el glorioso uniforme scout de Ararat desfilando ante la  ierakúin ondeando en lo alto del mástil.

Me sumo al homenaje a nuestros mártires de abril en los madagh e inflo mi pecho de armenidad, cada vez que veo a mis nietos recorrer el mismo camino que ahora desandamos juntos. 

Querido HOMENETMÉN, tus Navasartian, tus campamentos y tus Hamahomenetmenagán jagher hicieron de esa pertenencia, un refugio para nuestra identidad armenia lejos del Ararat, pero cerca de nuestros corazones con el lema “elévate y eleva”.

Querido HOMENETMEN, ya… sos parte de mi alma.

Felices 90 años.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora