Noticias en idioma armenio

Críticas a la TV pública de Armenia

Ridiculizan a detenidas en un programa televisivo

Programa-quejasEreván (RFE/RL).- Un informe emitido en un programa de la televisión pública de Armenia provocó una serie de críticas entre activistas de derechos humanos por la inclusión de mujeres presas, que según estos últimos fueron usadas como blanco de burlas.

Como parte del programa “Fine Evening”, emitido el 8 de marzo en el Día Internacional de la Mujer, una joven haciéndose pasar por una ingenua periodista entrevistó a siete reclusas condenadas a prisión en Apovian, ciudad ubicada a quince kilómetros al noreste de Ereván. La entrevistadora formuló una serie de preguntas frívolas, como si “había hombres lindos entre los guardias”, cuyas respuestas iban acompañadas con risas fuera de la pantalla.

Zaruhí Hovannisian, miembro del grupo público dedicado a la vigilancia de las prisiones, dijo que el programa planteaba algunos interrogantes que necesitaban ser respondidos por el Ministerio de Justicia.

“¿Estaban las mujeres al tanto de cómo se editarían sus palabras y sabían que le agregarían risas de fondo? ¿Tuvieron esas mujeres la posibilidad de elegir si responder o no, o fue la propia administración de la cárcel la que eligió a las entrevistadas?” cuestionaron desde la agrupación.

El programa causó sorpresa en la comunidad periodística, ya que se saben las dificultades que tienen los trabajadores de los medios para ingresar a este tipo de establecimientos para filmar en Armenia, esperando meses en muchos casos durante meses para que la solicitud termine siendo rechazada.

“Resulta que el acceso a las cárceles para periodistas de investigación está prohibido y para quienes filman con fines de entretenimiento no lo está”, se quejó Grisha Balassanian, una periodista que escribe para la revista Hetq.

Esta investigadora confirmó que había esperado el permiso para filmar en el hospital de los presos desde hace un año: “Hice una solicitud al jefe del penal y también recurrí al ministro de Justicia. Durante el último año recibí periódicamente la misma respuesta con la explicación de que estaban demasiado ocupados para tomar una resolución.

El diario Hrabarak encontró la misma actitud por parte del departamento penitenciario ya que su solicitud de filmación dentro de una prisión ubicada en un suburbio de Ereván con el fin de familiarizarse con las condiciones de las celdas, la biblioteca y la cocina institucional, fue rechazada.

“Hacemos una solicitud para visitar a algún preso en alguna cárcel y recibimos la respuesta cínica de que no pueden dejar entrar a un periodista porque el personal administrativo está ocupado”, dijo la editora de Hrabarak, Arminé Ohanian, y agregó que desde la Defensoría del Pueblo le confirmaron oficialmente que la negativa era ilegal.

Por su parte, el servicio armenio de RFE / RL (Azatutyun.am) solicitó al Departamento Penitenciario del Ministerio de Justicia que aclarara la situación y todavía no ha obtenido una contestación. Vale aclarar en relación a este tema que desde la Televisión Pública de Armenia no han aún referencia alguna a las duras críticas.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora