Noticias en idioma armenio

El Centenario del Genocidio Armenio en la Logia Ararat

Acto conmemorativo en el Palacio Cangallo

Logia-AraratCon el título de “Una Deuda Pendiente: a 100 años del Genocidio Armenio”, el pasado 13 de julio a partir de la 20,00 hs. se llevó a cabo un acto conmemorativo, organizado por la Logia Ararat, en el Palacio Cangallo sede de la masonería argentina.

“Con el descabezamiento de la élite intelectual armenia, el gobierno del Imperio Turco-Otomano daba inicio a un plan de exterminio, con el objetivo declarado de eliminar a todos los armenios. La consecuencia de dicho plan sería la terrible matanza de más de 1.500.000 víctimas inocentes, en lo que se convertiría en el Primer Genocidio del Siglo XX”.

Con esas palabras se efectuaba la apertura del acto, que comenzaría con la proyección de un documental histórico, que durante casi una hora presentó los terribles hechos, sin dejar dudas. Con fotos y películas de época, imágenes y testimonios de testigos directos y de estudiosos imparciales.

El orador principal de la noche fue el Ing. Mario Nalpatian, vicepresidente primero de la Internacional Socialista y especialista en la materia, quien en una exposición muy completa, además de analizar los hechos históricos, se refirió al negacionismo como estrategia estatal del gobierno turco. Y destacó el rol relevante desempeñado por los presidentes Alfonsín y Kirchner y por el actual Papa Francisco, reconociendo y condenando el genocidio.

El Arzobispo Kissag Mouradian, expuso en un ameno relato, detalles de la misa celebrada por el Papa Francisco I en el Vaticano y recalcó la coherencia de su actitud. También hizo alusión a que cien años no es un período significativo en la milenaria historia del pueblo armenio.

El joven intelectual uruguayo Marcelo Apardian, autor del libro referido al tema “Con un perdón me basta” de reciente publicación, en la Republica Oriental del Uruguay, explicó el contenido de su obra y su punto de vista respecto de las tratativas a seguir con el pueblo turco. Por último se dio lectura a unos conmovedores versos del poeta Agustín Tavitian.

En el cierre de la jornada el Gran Maestre de la Argentina Dr. Nicolas Orlando Braglia, agradeciendo la realización del acto, valoró los enfoques del tema desde todos los ángulos, reafirmó su solidaridad y repitió la condena de los infaustos hechos.

Los asistentes al acto, que colmaron la capacidad del salón, y que eran en su gran mayoría de origen no armenio, manifestaron a la finalización del mismo, expresiones de sorpresa, conmoción e indignación. Sorpresa, porque si bien tenían noción de lo sucedido, no conocían a ciencia cierta el contexto, el desarrollo y la magnitud de lo acontecido.

Emoción y conmoción, porque no fue posible evitar conmoverse con la visión o la narración de los hechos. Indignación, porque no se pude comprender la crueldad desplegada, sin límites, sin miramientos y sin discriminaciones.

En las antesalas, banners y afiches con la majestuosa figura del Monte Ararat, la consigna internacional “Memoria y Reclamo” y la simbólica flor No Me Olvides, conjuntamente con la distribución a todos los asistentes, de los ilustrativos folletines suministrados por la Comisión de Conmemoración del Centenario, proporcionaron al evento el adecuado marco de referencia, difusión e información.

La masonería es una Institución que se define como filantrópica, filosófica, y progresista. Que enseña y practica la solidaridad, el altruismo, y la absoluta libertad de conciencia, desechando el fanatismo, condenando la intolerancia y repudiando los regímenes de fuerza y violencia. Es fundamentalmente pacifista y la defensa de los Derechos Humanos constituye por lo tanto, uno de sus principales objetivos.

Son innumerables los ejemplos de la obra masónica y de masones ilustres, tanto a nivel nacional como internacional, la propia Revolución Francesa enarboló los principios masónicos aún vigentes de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Fue la Masonería argentina la que consiguió el apaciguamiento de las luchas internas después de Caseros y hasta la organización constitucional. Los masones argentinos al luchar contra la fiebre amarilla y asistir a los heridos de la guerra contra el Paraguay crean la Cruz Roja Argentina. También fueron los que promovieron las leyes del Registro y del Matrimonio Civil.

A modo de ejemplo podemos mencionar en el orden nacional a San Martín, Belgrano, Moreno, Castelli, Sarmiento, Rivadavia, Urquiza, Mitre, José Hernández, Pellegrini, Hipólito Irigoyen, Leandro N. Alem, José Ingenieros, Lisandro de la Torre, Alfredo Palacios, entre muchos otros.

Y en el internacional, Alexander Fleming, Bertrand Russell, Winston Churchill, Salvador Allende, Camilo Cienfuegos, Neil Armstrong y Baden Powell.

Dentro de la Masonería Argentina, se desempeña la Logia Ararat, próxima a cumplir sesenta años de trayectoria ininterrumpida. Sus integrantes son descendientes de armenios y poseen como principio fundacional, la conservación de la identidad armenia dentro de nuestra diáspora.

En el marco de la concreción de ese principio, asumen la organización y realización de actividades como la descripta en esta nota.

                                                                                                                                          Logia Ararat

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora