Noticias en idioma armenio

El gobierno evalúa un impuesto a las ganancias fijo

Reformas tributarias

pashinyan_econEreván (RFE/RL).- El primer ministro armenio Nigol Pashinian sugirió el jueves 6 de septiembre al menos dos opciones para abordar el problema de los altos impuestos sobre los ciudadanos y de la mala legislación fiscal actual, la que según sus palabras “alienta a la evasión”.

En una transmisión por Facebook luego de la reunión del gabinete de gobierno, el premier pidió por un sistema impositivo “fijo”, el cual sería justo para todos, disminuiría las posibilidades de que los empresarios evadan sus obligaciones y estimularía al mismo tiempo el aumento salarial.

Actualmente Armenia tiene un sistema tributario de tres niveles, el cual que implica que los trabajadores que reciben un salario mensual de hasta 150.000 dram pagan un 23%, aquellos cuyos salarios mensuales están en el rango entre 150.000 y 2 millones de dram abonan un 25%, y los que tienen ingresos todavía más altos un 36%.

Según el mandatario, inicialmente habían considerado una decena de variantes para reformar esta legislación, pero finalmente se llegó a dos posibilidades. La primera es la introducción de un modelo de dos niveles, bajo el cual pagarán un 23% quienes tengan un salario de más de 250.000 dram (unos quinientos dólares) y un 25% todos aquellos que superen esta cifra.

“La lógica de esto es la justicia social. Aquellos que obtienen más, pagarán más. Por otro lado, los empleadores podrían estar más predispuestos a aumentarle el sueldo a sus trabajadores”.

Por el contrario, según el premier, la estipulación de un pago fijo del 23 por ciento para todos, ayudaría a resolver varios problemas, incluida la simplificación de las leyes fiscales sobre los posibles inversores extranjeros.

El líder armenio aseguró que el gobierno espera que con esta reforma los ingresos adicionales de los ciudadanos regresen a la economía del país y ayuden así a desarrollar las pequeñas y medianas empresas.

Al mismo tiempo, Pashinian dijo que también respaldaba la idea de que estas obligaciones tributarias se reduzcan al menos un 0,5% por año. “En cinco años más o menos tendríamos una tasa impositiva del 20 por ciento” detalló y agregó que en su opinión esto proporcionaría un impulso adicional al crecimiento económico.

El primer ministro también anunció planes para reducir los impuestos a los dividendos para los inversores no residentes de forma que sean iguales a los pagados por los de Armenia. “Creemos que no debemos discriminar entre inversores locales o extranjeros, por la sencilla razón de que entre los últimos hay muchos armenios de la diáspora. Además, estamos seguros que esa diferenciación no es un buen mensaje en términos de mejorar el ambiente de inversión “, explicó.

Para finalizar comentó que está listo para escuchar propuestas de todas las partes interesadas y prometió continuar presentando a la gente todas las ideas que el gabinete tiene en términos de reformas tributarias.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora