Noticias en idioma armenio

El héroe que evitó el estrangulamiento territorial de Armenia

El general Karekin Nshteh inició en abril de 1921 la epopeya de “Lernahayastán”, cuya eficaz conducción durante varios meses permitió que dicha región no fuera entregada también por Stalin a Azerbaiyán como sucedió con Najichevan y Arstaj.

Karekin Nshteh es una de las figuras más admiradas de la historia armenia y de la FRA-Tashnagtsutiún. Su nombre personifica un compromiso inquebrantable con la justicia para nuestro pueblo y una lucha inexorable contra los enemigos de la nación armenia.

La heroica resistencia de Nshteh contra las fuerzas combinadas turcas, azeríes y bolcheviques en Zankezur permitió la integridad territorial de la actual Armenia, algo que hubiera sido imposible sin la columna vertebral de la región de Syunik, en el sur del país.

Fue un estratega militar respetado hasta por sus enemigos y un líder muy carismático que tuvo siempre el apoyo de su pueblo. Su brillante oratoria y su hábil liderazgo inspiraron a la población armenia a luchar por su terruño con una moral y un convencimiento admirable.

Después del establecimiento de Azerbaiyán en mayo de 1918 las bandas combinadas tártaro (azeríes)-turcas atacaron el sur de Armenia en el verano de 1919 con el objetivo de controlar Najichevan, Zankezur y Artsaj para crear un puente terrestre entre los dos estados turcos y envolver completamente a Armenia.

Enviado a Syunik por el gobierno de la República de Armenia, Nshteh inició la formación de las unidades de autodefensa con voluntarios que fueron entrenados con premura para enfrentarse a las fuerzas azeríes que invadían la región desde el norte y el este. Su fortaleza, la seguridad y la confianza en sus unidades hicieron que hasta pudiera colaborar con los combatientes de Tro en Artsaj liberando la región junto con Najichevan.

Ascendido de rango en febrero de 1920, Karekin Nshteh se preparó para una guerra de largo plazo. Ordenó que se cavaran trincheras alrededor de las aldeas, tarea de la que participaron hombres, mujeres y niños de toda la región de Syunik.

Con el visto bueno de los kemalistas turcos Azerbaiyán se sovietizó el 28 de abril de 1920. A cambio de la sovietización los bolcheviques le prometieron a Bakú incorporar a Najichevan, Artsaj y Zankezur a los límites de la república tártara.

En mayo de 1920, bajo presión de los soviéticos, el gobierno armenio ordenó a Tro que abandonara Artsaj. Dos meses después las bandas combinadas entre bolcheviques y azeríes invadieron Zankezur y ocuparon la estratégica Goris.

El 10 de agosto de 1920 el gobierno de Ereván se vio obligado a ceder el control sobre las tres regiones a los bolcheviques pero Nshteh no aceptó esa decisión y se negó a obedecer la orden de abandonar Syunik impartida por el Ministro de Defensa Rubén Ter Minassian y encabezó la lucha para obligar a los comunistas a reconocer a Syunik como una parte inalienable de Armenia. Habiendo llegado a un acuerdo con Moscú para desintegrar a Armenia, el 23 de septiembre de 1920 Turquía le declara la guerra a la República de Armenia y envía un ejército de 1200 hombres para ayudar a sus aliados. A su paso arrasaron con aldeas enteras masacrando a su población. Por otro lado la propaganda de los comunistas armenios giraba en torno a convencerlos de que rendirse ante los soviéticos y sus aliados azeríes traería paz y prosperidad.

Habiendo ocupado Ghapan en septiembre, los bolcheviques presentaron un ultimátum a Nshteh para que conceda Syunik y, de esa forma, permitir la unificación de Najichevan con Azerbaiyán o bien enfrentar a los ejércitos combinados bolchevique-azerí. Nshteh respondió contraatacando al enemigo y liberando Ghapan, Sisian y Goris (Batalla de Yerablur).

Luego de sovietización de la República de Armenia, en noviembre de 1920, se declaró el autogobierno de Syunik y desde allí Nshteh siguió avanzando militarmente “para salvar al pueblo armenio del represivo régimen bolchevique” según sus palabras, llegando a recuperar gran parte del control de Artsaj.

Estos eventos sumados a las insoportables condiciones de vida en la Armenia Soviética inspiraron el levantamiento de febrero de 1921 encabezados por la Federación Revolucionaria Armenia que duró hasta el 2 de abril del mismo año. Entre tanto se proclama la República Autónoma de Armenia Montañosa en Zankezur (Lernahayastán) que abarcaba un territorio de 15.000 km cuadrados, una región libre de la ocupación bolchevique-tártara, encabezado por Karekin Nshteh como jefe supremo.

Las operaciones militares de autodefensa de Lernahayastán continuaron pero para evitar mayor derramamiento de sangre Nshteh envió una carta a los líderes comunistas armenios de Ereván acordando detener su campaña si los bolcheviques aceptaban, entre otras condiciones, incorporar la región de Syunik a Armenia y evitar el asentamiento de tártaros en la zona. Tras la aceptación de estos términos por parte de los soviéticos, Nshteh cruzó el río Arax y partió hacia la hospitalaria Persia el 12 de julio de 1921. Syunik-Zankezur fue la única región en la URSS donde los bolcheviques fueron derrotados y esa derrota fue infligida por una fuerza militar mucho más pequeña, sin entrenamiento ni armas acordes. La lucha de liberación de Syunik fue el último episodio de la lucha de liberación armenia contra los bolcheviques. Fue uno de los mejores ejemplos de destreza militar en la historia armenia.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora