Noticias en idioma armenio

El pensamiento de los líderes que forjó la República de Armenia, el 28 de Mayo de 1918

Ideas que movilizan, y agrupan

Aram ManukianAram Manukian es reconocido como el dirigente del Tashnagtsutiún que logró unir todas las fuerzas para la creación con grandes sacrificios, esfuerzo y heroísmo de la República de Armenia en 1918. Los armenios ubicados en ambas sobrevivientes del Genocidio iniciado el 24 de Abril de 1915, se habían agrupado en torno al Monte Ararat y a los territorios circundantes para enfrentar al ejército turco-otomano que, vencido en todos los frentes, se decidía a completar su plan genocida. Sergei Hovhannessian (el nombre real de Aram Manukian) había forjado una exitosa trayectoria como un comprometido patriota, identificado con los ideales de la FRA Tashnagtsutiún. Supo, junto con Vramian, Ishján, Bulgaratzí Krikor, los líderes del partido Demócrata Liberal Ramgavar y del Social Demócrata Henchaguian, agrupar a todas las fuerzas sociales y políticas de Van-Vaspuragán, en el corazón de la Armenia Occidental.

En mayo de 1915 habían logrado abrir un espacio para la supervivencia de los armenios, pero la retirada del ejército ruso en 1917, acompañó el ascenso del nuevo poder que desplazó a las fuerzas democráticas que habían derribado al zarismo. El ejército turco seguía avanzando a pesar de la resistencia armenia abandonada por los georgianos y traicionada por los turcos-azeríes, quienes habían formado una efímera república Transcaucásica.

La armenidad estaba colmada de huérfanos; un puñado de sobrevivientes enfrentó a los invasores. La valentía y la organización creada por Aram Manukian y sostenida por todos los sectores, dio como fruto los triunfos de Pash Aparán, Sardarabad y Karakilisé, para apuntalar el Estado que surgió después de nueve siglos de dominación extranjera, el 28 de Mayo de 1918. Para comprender el sentido de celebrar este hecho fundamental, seleccionamos fragmentos de las manifestaciones públicas del gran protagonista de esa historia.

En circunstancias que nos recuerdan aquellas páginas heroicas, tanto en la Madre Patria como en la Diáspora, la armenidad enfrenta unida la agresión turco-azerí. Hoy como ayer, la organización y la unidad es la clave del triunfo de la vida sobre la muerte.  

                                                         Carlos Luis Hassassian

 


 

Voces de la Independencia

 

general antranig
Debemos defender a estos pobladores, que constituyen el único elemento de la Armenia de mañana. No permitamos que el ejército turco, aprovechando la oportunidadamenace nuestro futuro. Nosotros, el pueblo armenio, estamos situados en una página tormentosa de la historia armenia, en la cual, los armenios viviremos, o bien los últimos días, o bien, las vísperas de la libertad.

El día de hoy no presenta un camino intermedio. La respuesta del pueblo armenio será SÍ o NO.

Desde hace siglos hemos asumido el camino de la libertad, en unidad, que fue coronada con nuestra sangre y con las hazañas inenarrables de nuestros jóvenes. Ha llegado la hora de la última lucha”.

                                               General Antranig, diciembre de 1917

 


 

General_NazarbekianSi ustedes desean liberar a sus familias y a sus propiedades, si no desean vivir en una esclavitud como la que durante siglos hemos soportadolos armenios bajo el yugo turco, y si no quieren que toda la amenidad se pierda, vengan con sus armas y con sus municiones, traigan consigo viandas para cinco días, hasta que sea posible organizar las raciones de las tropas. Donen pan, papas y otros víveres.

Recuerden bien que cualquier dilación en este momento, será destructiva. Y sepan bien que si ahora no logramos defender nuestra libertad con armas, entonces no somos merecedores de existir como un pueblo originario y entonces, ¡ay de nosotros y de los que nos sucederán…! Nuestros hijos y nietos ¿cómo nos recordarán?… Debemos confiar solamente en nuestras propias fuerzas. Y si ahora, sin pérdida de tiempo, no ayudamos a nuestra tropa, no nos alistamos en sus filas y no les ofrecemos los víveres necesarios, estaremos perdidos. ¡Sépanlo bien! Si no conquistamos ahora con armas nuestra libertad y si no creamos un futuro feliz para nosotros, ya nunca más lograremos, ni para nosotros ni para las futuras generaciones”.

                            General Nazarpekian, Comandante del Ejército Armenio. 1918

 


 

Patriarch_Zaven_I_Der_YeghiayanAyuda a la reconstrucción de tu patria, al regreso de tus hermanos dispersos, a la reunión y cuidado de los hijos huérfanos.

Desarróllate en tu estudio, en tu profesión y en el comercio. Sé obediente de las leyes de tu patria, respeta a tus dirigentes, ama a tus hermanos y cuida a tus hijos soldados, que son los defensores de tu patria, de tu vida, y de tu honor. La fuerza de los soldados es imprescindible para defendernos.

Solamente así se fortalecerá la nueva independencia.”

 Arzobispo Zavén, Patriarca Armenio de Constantinopla. 2 febrero de 1920

 


mikael-varantian

 “El país necesita la máxima colaboración de todos sus hijos. Ayudemos, sin esperar el maná del cielo, sin mencionar en vano la palabra ‘Armenia’…

Ayudemos, porque no es tarde; ayudemos, porque todavía hay en Armenia un pueblo armenio, que puede edificar la patria”.

 

Mikael Varantian, embajador armenio en Roma.

 


 

Vratzian-Simon “Sobre nuestra patria todavía pende la espada sangrienta del enemigo conspirador. Todavía el fantasma de la masacre y de la esclavitud amenaza a nuestro país, y debemos agudizar todas nuestras fuerzas, permanecer en custodia de nuestra libertad y no permitir que el enemigo traspase nuestras fronteras.

Es una obligación difícil pero honorable, que ha sido confiada y puesta sobre los hombros de nuestro ejército. Junto con nuestros soldados que están en las trincheras en el frente, en unidad y consenso, debemos defender nuestro país y nuestra libertad a tan alto precio conseguida.”

                Simón Vratzian, primer ministro de la República de Armenia

 


 

 

“Cada nación que forme un estado y se proponga fundamentar su nuevo edificio estatal, y perfeccionarlo cada día en más, es imprescindible que antes que nada, emplee en su Estado, su lengua materna. No hay nación en la Tierra, que dejando de lado su lengua materna, emplee una lengua ajena a él, incomprensible para su pueblo.

Ahora, nosotros, como nación dueña de una cultura, letra y literatura y una hermosa lengua, después de un largo intervalo de carecer de un estado propio, cuando nuevamente tenemos la suerte de construir un Estado armenio con el nombre de República de Armenia, tenemos la intransferible y sagrada obligación, -cada uno de nosotros-, de realizar el máximo esfuerzo y poner en práctica todos los recursos posibles para armenizar cuanto antes todas las acciones de nuestro Estado: hablar siempre en armenio, escribir en armenio, dar órdenes en armenio, cantar en armenio, etc.etc…

Por lo tanto, ordeno a la brigada confiada a mí; a todos los oficiales y a todos los soldados, que concreten sus acciones solamente en idioma armenio. Quienes no atiendan mi orden, serán responsables por ello y serán severamente castigados.

Sin embargo, teniendo en cuenta las condiciones que regían hasta ahora, le doy a mi brigada seis meses de tiempo para armenizar, en ese lapso, todas las tareas, y los que no sepan armenio, que aprendan a hablar, leer y escribir. Aquellos que después del citado lapso no lleven a cabo esta orden, serán alejados de sus funciones”.

                    Sebuh, Comandante de Brigada, del Ejército de Armenia

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora