Noticias en idioma armenio

Ereván: Los rehenes fueron liberados, pero la toma del edificio policial continúa

Crisis política en Armenia

toma rebeldes 1Ereván (Fuentes diversas).- La crisis desatada en la madrugada del domingo 17 de julio pareció atenuarse cuando este viernes se conoció la noticia que los rehenes estaban siendo liberados paulatinamente. Sin embargo, en los días previos las movilizaciones de los manifestantes ocuparon la atención de la población, especialmente porque la inmensa mayoría de los medios de comunicación brindó una cobertura inusual para un hecho que en primera instancia fue calificado como policial.

Varias agencias de noticias transmitieron y transmiten hasta el momento en directo desde las inmediaciones del edificio policial que permanece en poder del grupo armado que lo tomó causando la muerte del coronel de policía Artur Vanoyan.

Mientras que las autoridades comunicaban a través del Servicio de Seguridad Nacional que “… el estado armenio continúa operando con normalidad y las fuerzas policiales siguen protegiendo el orden público y la seguridad de la población”, Nikol Pashinyan, abogado y parlamentario autoproclamado opositor se reunía con los secuestradores para, según sus palabras, “iniciar negociaciones que impidan el derramamiento de sangre”.

toma rebeldes 4En tanto, ya varios medios de prensa informaban sobre las pretensiones del grupo armado que reclamaba en primer término, la liberación del activista Yirair Zefilian, un excombatiente de la guerra de liberación de Artsaj, devenido en político. Zefilian se encuentra detenido, acusado de posesión de armas de guerra e intento de sedición. “Exigimos además la inmediata renuncia del presidente Serge Sarkissian y todo su gobierno”, agregaban los captores a través de la cuenta de uno de los líderes de la toma de rehenes, Varuyán Avetisian; en su cuenta de la red social Facebook.

Manifestaciones y fuerte presencia policial

La libertad de comunicaciones fue aprovechada por los ocupantes que también publicaron un video en las redes sociales más frecuentadas donde las imágenes mostraban un grupo de hombres fuertemente armados con fusiles kalashnikov y chalecos antibalas. “Hacemos esto por ustedes, ganen las calles y pidamos juntos la liberación de los presos políticos. Únanse a nosotros”, decían los asaltantes en las filmaciones.

toma rebeldes 5El miércoles 27 la tensión fue creciendo entre los manifestantes y los policías apostados en la avenida Jorenatsí, donde se había improvisado una barrera de contención con vehículos y camiones. Poco antes del amanecer, como muestra de una acción articulada, unos veinte individuos comenzaron a hostigar a los policías, primero con patadas e insultos y después arrojando botellas y piedras.

Los agentes del orden reclamaron que se despejara el área, pero los activistas no escucharon la advertencia policial y continuaron con su violenta protesta. Las escaramuzas se extendieron hasta entrada la tarde cuando la policía antidisturbios comenzó a lanzar granadas de aturdimiento a la multitud. Recrudecieron entonces los choques con el resultado de numerosos detenidos y una veintena de detenidos.

Estados Unidos condenó el ataque

Un portavoz del Departamento de Estado de los Estados Unidos condenó la acción del grupo atacante e instó a las autoridades policiales a mostrar moderación en su accionar respecto a la toma de rehenes. “Ofrecemos nuestras oraciones por las familias del policía muerto y de los agentes que resultaron heridos en el incidente armado. Obviamente, condenamos enérgicamente la utilización de la violencia como método para lograr cambios políticos en Armenia o en cualquier otro lugar”, dijo el vocero Mark Toner.

Anuncian detenciones

El Servicio de Seguridad Nacional (SSN) dijo el viernes 22 de julio que se había procedido a la detención de varias personas vinculadas con los hombres armados que ocupaban la dependencia policial de la capital armenia. El SSN no especificó el número de aprehendidos ni sus identidades. De acuerdo a esa dependencia de seguridad, uno de los detenidos tenía en su poder una granada de mano, mientras que otro transportaba bombas molotov a la escena de las manifestaciones en las cercanías del edificio tomado.

De acuerdo a una declaración del Servicio de Seguridad, los detenidos eran cómplices de los atacantes y actuaban de acuerdo a sus instrucciones.

Comienza la liberación de rehenes

Aparentemente como consecuencia de las negociaciones anunciadas por las autoridades a través de un mediador, los captores se dispusieron a liberar a dos de los rehenes. Vitaly Balasanian, un alto jefe militar retirado que luchó por la liberación de Karabagh, fue el encargado de dar la noticia a una estación de televisión local. Poco después, recuperaron la libertad los dos policías de menor rango. Los otros dos, Vartán Yeghiazarian y Valery Osipinian, ambos jefes de alto rango, siguieron el mismo camino horas más tarde.

“Zona neutral”

toma rebeldes trBalasanian dijo también que una de las condiciones de la liberación fue la posibilidad de mantener un encuentro con los periodistas en una “zona neutral” fuera del recinto policial capturado. A última hora de la tarde, unos cuarenta periodistas, fotógrafos y camarógrafos de televisión fueron transportados hacia el sitio acordado en varios minibuses. Pero, ninguno de ellos pudo transmitir en directo la rueda de prensa con los asaltantes.

Trascendió que el acuerdo fue alcanzado en una reunión promovida por Balasanian en la que tomaron parte dos líderes del grupo armado y Georgi Kuyoyan, director del Servicio de Seguridad Nacional. “El proceso de negociaciones prosigue por lo que no podemos dar más detalles”, explicó Samsón Galstyan, vocero de la SSN.

Hablan los captores

Varuyán Avetisian y Pavel Manukian, parecen ser las cabezas visibles del grupo atacante. Durante su conversación con la prensa insistieron en que no renunciarían a sus demandas y dijeron estar preparados para resistir un posible avance de las fuerzas policiales sobre el edificio en que se encuentran atrincherados. Manukian agregó que tenían más activistas dispuestos a seguir su ejemplo tomando otras sedes gubernamentales.

A pesar de la supuesta firmeza de ambos líderes, el general Balasanian dejó entrever que Zefilian ya no demandaba la renuncia del jefe de estado armenio y podría pedir a sus seguidores armados entregarse a las autoridades si se cumplieran una serie de otras demandas. El militar retirado se negó a comentar sobre los nuevos reclamos. Balasanian aseguró también haber recibido garantías del presidente Sarkissian de que las fuerzas de seguridad no intentarían recuperar por la fuerza la dependencia tomada.

Enfrentamiento entre opositores al gobierno

Desde los primeros días de la toma fue evidente la intención de varios políticos opositores de participar de la supuesta rebelión tomando partido por los asaltantes, denunciando primero agresiones contra los manifestantes y luego redoblando la apuesta política agregando nuevas reivindicaciones a los reclamos iniciales.

toma rebeldes, PashinianUno de ellos el diputado Nikol Pashinian (foto) se dirigió a los manifestantes en varias ocasiones con un discurso de doble mensaje. Por un lado intimaba el cambio de régimen de gobierno y por el otro solicitaba evitar los enfrentamientos que condujeran a un choque entre hermanos. El opositor se mostró muy activo durante los primeros días ganando un protagonismo que no les cayó bien a Avetisian y Manukian.

El viernes 22 de julio Pashinian se puso a la cabeza de la manifestación instando a la población a salir a las calles y exigir la renuncia de Sarkissian. Dijo que él y su partido Contrato Civil, extenderían la campaña a todo el país. Enterado de las intenciones de Pashinian de liderar el movimiento opositor, Avetisian acusó al parlamentario de promover su propia agenda política valiéndose de la acción emprendida por su grupo armado.

“Hemos puesto en marcha este movimiento por intermedio de este levantamiento armado que Pashinian y otros políticos armenios objetaron y que no son capaces de hacer. El hecho concreto de que Pashinian intente hacerse cargo de este movimiento popular y utilizar el curso y resultado de los acontecimientos con fines personales, partidistas o de otro tipo es indignante y condenable”, expresó Avetisian.

Respuesta de Pashinian

Ante un auditorio en constante descenso, Pashinian respondió con un airado discurso. “Que nadie piense que yo o mi partido estamos compitiendo por el liderazgo”, dijo y añadió que nadie podría obligarlo a renunciar a sus principios y creencias políticas. El parlamentario insistió que sólo una campaña nacional y pacífica, apoyada por la mayoría de la ciudadanía podría forzar la renuncia de Sarkissian.

El Presidente dispuesto a reunirse con Zefilian

El domingo 24 de julio ya se podía observar cierta desconcentración de los manifestantes que en los primeros días se mostraban en gran número, pero que con el transcurso de los días dejaron de participar masivamente de las protestas. De todas maneras, el volumen de los mítines políticos jamás fue demasiado significativo. Es más, algunos canales de televisión difundieron imágenes de personas que decían ignorar lo que sucedía y otras que afirmaban no estar interesadas en ese tipo de acciones políticas.

En ese contexto, una nueva declaración del general Balasanian consignó que el presidente Sarkissian estaría dispuesto a mantener un encuentro con Yirair Zefilian si sus seguidores depusieran las armas. El mediador dijo que el mandatario podría escuchar personalmente a Zefilian y discutir algunos conceptos de la realidad política.

En cuanto al hecho que los integrantes de grupo sedicioso hicieron ostentación de armas y efectuaron varios disparos al aire mientras la prensa los entrevistaba, Balasanian dijo que fue una “actitud inaceptable”.

Otro actor interesado en ganar espacios públicos es Alek Yenigomsian. El exactivista del ASALA, ahora socio de los líderes de la toma de rehenes, habló a un grupo de manifestantes que se reunieron en el centro de Ereván. Allí, aseguró que el grupo autodenominado “Héroes de Sasún”, no tiene intenciones de rendirse.

Al cierre de esta edición, el comando que tomó el edificio policial seguía ocupando ese lugar.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora