Noticias en idioma armenio

Firma estadounidense a punto de poner en marcha una mina de oro

MineríaEreván (RFE/RL).- Una empresa estadounidense-británica confirmó días atrás que espera finalizar el próximo año la actual construcción de una enorme mina de oro en Armenia que aumentará drásticamente las exportaciones armenias de este metal.

La compañía Lydian International comenzó a construir las instalaciones de extracción y fundición en el yacimiento Amulsar en la provincia de Vayots Dzor en agosto de 2016. Desde entonces, ha contratado a más de mil trabajadores armenios para la construcción que, según se afirma, costará 370 millones dólares en inversiones.

“Estamos en la mitad de la construcción. El éxito de Amulsar también será un éxito para Armenia porque el impacto económico para el país será significativo y positivo”, dijo Howard Stevenson, presidente y director ejecutivo de la firma, quien confirmó además que su compañía se convirtió en el 19º contribuyente corporativo más grande de la nación.

Por su parte, Hayk Aloyan, director ejecutivo de la filial armenia de Lydian, afirmó el mes pasado que la compañía planea producir 210.000 onzas de oro por año, que valdrán más de 260 millones de dólares a precio internacional actual.

Según estadísticas oficiales, Armenia exportó alrededor de 100 millones de dólares en oro en 2015. “La mayor parte de este número, que equivale al 6,5% de las exportaciones en general, fue generado por la empresa rusa GeoProMining en Sotk, al este del país.

El gobierno armenio dio luz verde al proyecto Amulsar a pesar de la fuerte oposición de grupos locales de protección ambiental que alegan que el yacimiento representa una seria amenaza para el ecosistema local y los agricultores que viven en los pueblos cercanos.

Stevenson, cuya compañía está registrada en un paraíso fiscal británico pero con sede en el estado norteamericano de Colorado, trató de disipar esos temores. En este punto insistió en que la próxima operación minera es un “proyecto de cero emisiones” que utilizará tecnología avanzada y cumplirá con los estándares ambientales. “Nuestro proyecto no tendrá ningún impacto en los recursos de agua de la zona”, argumentó.

El empresario descartó también cualquier posible riesgo para el lago Seván de Armenia, que es alimentado por uno de los ríos que fluyen a través de Vayots Dzor: “No hay peligro de que, incluso si tuviéramos un accidente industrial, repercuta allí”.

Levon Galstian, uno de los ecologistas que se resistía ferozmente al proyecto, desestimó estas garantías. Insistió en que con el tipo de tecnología que se planea usar, Lydian no puede protegerse contra la contaminación del suelo y el agua con los desechos tóxicos que producirá la mina. “Eso pondrá en serio peligro a los famosos centros turísticos y la industria de agua mineral de Jermuk”, expresó a RFE / RL.

Los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña apoyan firmemente el proyecto Amulsar. El embajador norteamericano en Armenia, Richard Mills, dijo a principios de este año que se consideró a la firma como “totalmente compatible” con los estándares de protección ambiental establecidos por el Banco Mundial y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD).

Un alto ejecutivo del BERD dijo en agosto de 2016 que Lydian se había comprometido a cumplir “las condiciones ambientales más estrictas” establecidas por esta institución crediticia con sede en Londres.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora