Noticias en idioma armenio

Giro Manoyan “En cada aniversario de la FRA rendimos cuentas a nuestro pueblo”

125_6El Día de la Federación Revolucionaria Armenia – Tashnagtsutiún es un día de rendición de cuentas. Rendición de cuentas sobre lo realizado, sobre lo no realizado y sobre lo que se realizará. Rendición de cuentas al propio pueblo, que es la única fuente de sustento de los objetivos y de los medios del Tashnagtsutiún.

El día anual de rendición de cuentas no puede ignorar el pasado partidario, en especial cuando dicho partido político tiene una historia de 125 años. Una historia que es parte indivisible de la historia del propio pueblo y del propio país. Una historia llena de ejemplos del sacrificio de decenas de miles de militantes, de iniciativas políticas y amplia difusión.

En el año 2015 se conmemora el 125° aniversario de la Federación Revolucionaria Armenia – Tashnagtsutiún y el 25° aniversario del resurgimiento de Armenia y de Artsaj en el mundo. Debemos referirnos a estos dos aniversarios, pues brindan un importante significado, en ellos existen importantes lecciones que debemos tener en cuenta.

En el año 2015 también se conmemora el 100° Aniversario del Genocidio Armenio. También haremos referencia a ello, principalmente a las propuestas y a los logros de la FRA-Tashnagtsutiún.

Durante 125 años el Tashnagtsutiún ha sido no sólo testigo de los episodios más relevantes en la historia del pueblo armenio, ha sido no sólo partícipe, sino que muchas veces ha sido también protagonista, en los frentes ideológicos, bélicos y políticos, luchando desde las primeras filas. Para poder evaluar en forma correcta el rol del Tashnagtsutiún, es suficiente dar una mirada a los últimos 125 años de la historia del pueblo armenio: ¿qué cosas hubieran sido diferentes en esa historia de no haber existido la FRA-Tashnagtsutiún?

Desde el primer día de su nacimiento, el Tashnagtsutiún ha luchado por la liberación económica y política de nuestro pueblo, residente en la Patria. En un principio, la extensión geográfica sujeta a dicho objetivo abarcaba sólo la “Armenia Otomana”. Luego, cuando los armenios de Transcaucasia también corrieron peligro, la lucha del Tashnagtsutiún incluyó la defensa de los derechos de aquel sector de nuestro pueblo. Y cuando la política turca de aniquilación de los armenios llegó al punto de ser un genocidio, el Tashnagtsutiún defendió la vida del pueblo lanzándose a una lucha desigual en contra del enemigo. Y cuando la gran mayoría de la Patria fue masacrada y los fragmentos de armenidad que sobrevivieron al Genocidio se dispersaron por el mundo, el Tashnagtsutiún también se ocupó del renacimiento de dichos fragmentos y de la preservación de su armenidad. Y ello pudo lograrlo gracias a las legiones de simpatizantes como ustedes que tuvo a su lado, que lucharon por los mismos ideales de liberación, y a las distintas estructuras hermanas, deportivas, culturales, femeninas, u otras.

125_5Las letras y la escuela no eran una novedad para el Tashnagtsutiún. Incluso durante los momentos más intensos de su lucha revolucionaria, el Tashnagtsutiún instaló el tema de la iluminación de la mente del pueblo como uno de los principales medios en la lucha de liberación. Uno de los ejemplos más claros de ello es el hecho de que Rostom, uno de sus fundadores, ocupara el cargo de director de colegios armenios en Garín. Al mismo tiempo, en una lucha de diversos frentes, acorde a las características del Tashnagtsutiún, cuando en la década del ’20 como resultado del esfuerzo y el apoyo del Tashnagtsutiún se sembraban en la Diáspora las simientes de los esfuerzos educativos y culturales, el Tashnagtsutiún no ignoró los levantamientos kurdos que se producían en el país y tuvo activa participación en los mismos.

Con el propósito de lograr la liberación económica y política de los armenios, el Tashnagtsutiún llevó su lucha a todos los frentes, adoptando el socialismo como ideología. Incluso en el año 1906, en su Plan de Trabajo para el Cáucaso el Tashnagtsutiún exigía el derecho de voto para todos los habitantes del Cáucaso, sin discriminación de sexo; exigía el derecho de trabajar ocho horas diarias; exigía la inviolabilidad de las personas. El Tashnagtsutiún tuvo la posibilidad de hacer realidad todas estas exigencias al asumir el gobierno de la República de Armenia el 28 de Mayo de 1918. Y de ese modo el Tashnagtsutiún comenzó a hacer realidad cada una de aquellas exigencias, una por una.

Una de las mayores conquistas en los 125 años del Tashnagtsutiún es, sin lugar a dudas, el rol protagónico que asumió en el renacimiento del Estado armenio, la creación y el fortalecimiento de la República de Armenia. Es innegable que de no haber sido creada la República de Armenia en el año 1918, no hubiéramos tenido una Armenia Soviética ni tampoco una República de Armenia independiente en el año 1991. Jamás hemos negado la posibilidad de la existencia de errores en los pasos dados. Sin embargo, hemos declarado y declaramos con la mayor de las responsabilidades que la dedicación brindada por el Tashnagtsutiún y los tashnagtsagán para la concresión del Estado armenio ha sido sincera. Un Estado que desde el primer día se autodefinió como Patria para toda la armenidad, mientras que 28 de Mayo del año 1919 se declaró la Armenia unificada.

125_4Una prueba de la apreciación del rol trascendental del Estado en la preservación y el desarrollo de la nación es la decisión del Tashnagtsutiún del 2 de diciembre del año 1920, según la cual era preferible que “el Estado fuera rojo antes que muerto”.

Incluso durante el período en que desarrolló su labor en la Diáspora, el Tashnagtsutiún contagió a sus seguidores con el ideal de la Armenia independiente, pero a la vez consideró en la justa medida el rol y el valor de la Armenia Soviética.

Veinticinco años atrás, el Tashnagtsutiún declaró oficialmente el regreso de su organización a la Armenia Soviética de aquel entonces y a Artsaj. Es cierto que dicha decisión fue tomada en el año 1988, pero la labor comenzó en 1989, mientras que la declaración oficial sobre la presencia organizativa se dio a conocer el 8 de agosto del año 1990.

En los veinticinco años pasados, la labor del Tashnagtsutiún en Artsaj y en la República de Armenia atravesó distintas etapas, cada una de las cuales brindó nuevas experiencias al partido. En un principio, la única meta del Tashnagtsutiún como organización que había regresado a la Patria era la liberación de Artsaj. Y aquella tarea hubiera sido mucho más difícil de no haber existido cientos y miles de militantes que en aquellos días se unieron a las filas del Tashnagtsutiún o bien a su lucha. Así como sucedió 125 años atrás, en los días de la creación del Tashnagtsutiún, también tras una ausencia involuntaria en suelo patrio de aproximadamente sesenta años, al momento de su resurgimiento existían de personas ideológica y organizativamente tashnagtsagán, incluso aún cuando no se contaba con una estructura partidaria. Pagando con la vida de muchos de ellos, la semilla sembrada por el Tashnagtsutiún en tierra patria creció rápidamente, y ya en el año 1991 el pueblo de Artsaj dio su voto de confianza al Tashnagtsutiún, que de ese modo se convirtió en gobierno en la República de Nagorno Karabagh. En aquel entonces el Tashnagtsutiún no pudo participar lo suficiente en la reconstrucción del Estado en la recientemente independizada República de Armenia, que por otro lado, gracias al MNA gobernante, con frecuencia también dio lugar al robo oficial de gobierno.

Después de 1990, el Tashnagtsutiún vivió en el propio país independiente la experiencia de estar sometido a persecusiones por parte del gobierno de dicho país. Calumnias infundadas, exilios, encarcelamientos, confiscación de los bienes del partido y de sus organizaciones hermanas, clausura de los diarios, utilización de los métodos más diversos para obstaculizar la labor partidaria, listado de personas indeseables para ingresar al país. Estos eran aquellos items relevantes que el gobierno de aquel entonces, encabezado por el MNA, aplicó contra el Tashnagtsutiún, a partir del mes de junio de 1992; es decir, a menos de dos meses de haberse producido la liberación de Shushí. Esta situación se prolongó hasta 1997 y en 1998, cuando el presidente en ejercicio finalmente se alejó de su cargo.

En aquellos días, la lección más importante que dio el Tashnagtsutiún a la intelectualidad política armenia fue que, sin perjuicio de la actitud de enemistad del gobierno, en el frente externo el Tashnagtsutiún jamása dejó de brindar su apoyo en aquellas cuestiones que estaban relacionadas a la seguridad nacional del país, a los intereses nacionales, y a la existencia y valorización del Estado.

125_1El cambio de gobierno de 1998 brindó nuevas posibilidades al Tashnagtsutiún para desarrollar su labor en la Patria. En el año 1999 el Tashnagtsutiún participó por primera vez en su carácter de partido político en las elecciones parlamentarias de Armenia, independizada ocho años atrás. Por consiguiente, con el propósito de superar en forma unánime los peligros internos y externos que amenazaban al país, el Tashnagtsutiún fue formando parte del gobierno en diversos momentos, con distintos alcances. El 27 de octubre y el 1° de marzo fueron dos de los mayores peligros existentes durante este período.

En esta etapa el Tashagtsutiún logró introducir una novedad en la cultura política de la República de Armenia, que fue la conformación de un gobierno de coalición, de alianza. Si bien desde el primer día de la independencia de Armenia y hasta ese momento muchos de los sucesivos gobiernos eran multipartidarios en su conformación, de ahí en más y con frecuencia fueron de coalición, en base a acuerdos interpartidarios y en la aplicación de programas políticos definidos.

En cuanto a la salida de la coalición política, una declaración del Kerakuín Marmín de Armenia de la FRA-Tashnagtsutiún del 27 de abril de 2009 puso fin a un período de casi diez años en los que el Tashnagtsutiún formó parte del gobierno de diversos modos. De hecho, el partido desde hace ya más de seis años que se desenvuelve en otro contexto y actúa desde la oposición. Teniendo en cuenta los cambios de posición y del protagonismo de la estructura de la FRA-Tashnagtsutiún en Armenia, el partido ha hecho pública su apreciación respecto al camino recorrido, señalando tanto los logros como lo que quedó pendiente.

Como partido político opositor en la República de Armenia, a la par de toda la labor relacionada a los distintos aspectos de la Causa Armenia, el Tashnagtsutiún mantuvo las mismas prioridades: - construir un Estado nacional con cambios cualitativos, - con el propósito de asegurar un gobierno eficiente, lograr un cambio total de gobierno, de sistema, - establecer justicia, - garantizar una vida libre y honrosa a los ciudadanos de la República de Armenia, - no permitir limitaciones a la soberanía estatal, - dar fin a la intensa emigración, - reducir la pobreza.

El Tashnagtsutiún logró convertir el tema de las nuevas reformas constitucionales en la principal cuestión política del momento en la República de Armenia, sobre las cuales la población del país expresará su posición determinante en los próximos días. Para el Tashnagtsutiún estas reformas constitucionales son vitales, con el propósito de introducir cambios sociales, económicos y políticos en el país. El Tashnagtsutiún siempre ha apoyado el sistema parlamentario con representación proporcional. El Tashnagtsutiún no sólo ha sido el promotor de estas reformas desde hace décadas, no sólo ha intentado en todo este tiempo llegar paso a paso hasta esta etapa, sino que también ha tenido un protagonismo cotidiano y continuo en la elaboración de este proyecto.

He aquí una prueba más de que el peso real del Tashnagtsutiún en la realidad política de la República de Armenia no queda limitado a las cinco bancas que ocupa en el seno de la Asamblea Nacional. El peso real del Tashnagtsutiún es mucho más, pues el Tashnagtsutiún es la única fuerza que tiene estructura también en la Diáspora, como asimismo en los territorios armenios situados fuera de la República de Armenia, incluida Artsaj.

La posición programática, estratégica y práctica del Tasnagtsutiún respecto a Artsaj ha sido crucial para el Tashnagtsutiún, en general en el marco de la realidad política armenia, pero en especial con relación a su postura en el campo político de la República de Armenia. Preservar todos los logros de los armenios en la lucha de liberación de Artsaj, asegurar el reconocimiento internacional de los mismos, han sido aquellas cuestiones decisivas que han determinado las posturas políticas del Tashnagtsutiún antes que nada en la República de Armenia.

125_12El Tashnagtsutiún, todo el Tashnagtsutiún en pleno, ha dispuesto medidas para impulsar el desarrollo de la Artsaj liberada, de todo su territorio, con esfuerzos mancomunados de toda la armenidad. Nuestras victorias en Artsaj pueden tener el esperado carácter político-legal sólo en caso de que la presencia armenia sea una realidad en todo el territorio de Artsaj. Con el propósito de asegurar dicha presencia, el Tashnagtsutiún incentiva en forma activa proyectos de inversión para todos los armenios, incluso en aquellos territorios de Artsaj considerados políticamente riesgosos.

El Tashnagtsutiún se ha propuesto asegurar el reconocimiento internacional de la República de Artsaj, en la medida de lo posible y en todos los niveles. Son resultado de esta política el reconocimiento del derecho de autodeterminación del pueblo de Artsaj por parte de algunos Estados de los Estados Unidos y de Australia, y el llamamiento a las autoridades centrales para reconocer la República de Nagorno Karabagh. Sin embargo, entre estos resultados el más importante que se ha obtenido en este período es el que han logrado ustedes, es decir lo realizado en Uruguay. Paralelamente a los esfuerzos por superar los obstáculos creados en esta senda, el Tashnagtsutiún ha dado un nuevo impulso a la labor política y de difusión en el frente externo, con el propósito de hacer recordar la esencia de la cuestión de Artsaj y la política por lo general anti-armenia de Azerbaiján.

Algunos pueden considerar esta actividad del Tashnagtsutiún como tareas naturales de un partido político. Sin embargo, en la realidad, con su presencia pan-armenia, sus objetivos y su estructura mundial, el Tashnagtsutiún es más que un simple partido político, y ésta es aquella diferencia fundamental que existe entre la FRA-Tashnagtsutiún y todos los demás partidos políticos que operan en la realidad armenia.

Enumeraré las iniciativas de la FRA-Tashnagtsutiún en los últimos 15-20 años, siendo el objetivo principal de las mismas sembrar simientes de nuevas ideologías y de trabajos en ese camino de lucha:

- Búsqueda de alternativas socialistas con el propósito de solucionar las cuestiones socio-económicas internas de la República de Armenia. Durante los seminarios organizados y los estudios realizados con este propósito, y también durante las campañas electorales legislativas y presidenciales, no ha sucedido siempre que los conceptos presentados por el Tashnagtsutiún hayan sido aceptados con gran entusiasmo por las diferentes fuerzas políticas y en especial por el gobierno. Aún así, especialmente el gobierno trata de aprovechar estas ideas, aunque al distorcionar con frecuencia las soluciones presentadas, se producen conclusiones erradas.

- También las cuestiones de los armenios de Djavajk fueron manifestadas principalmente por el Tashnagtsutiún. Unos 15-20 años atrás, cuando en la Diáspora no se tenía tanto conocimiento sobre Djavajk, en primer término el Tashnagtsutiún publicó un libro y mapas de aquel territorio históricamente armenio y sobre los diversos problemas que sufren los armenios que habitan allí. Fue la FRA-Tashnagtsutiún la que colaboró para que aquellos problemas llegaran también a cautivar la atención de los Estados interesados en el progreso de Georgia, colocando el tema en su orden del día. Hay que aceptar que las cuestiones de los armenios de Djavajk hoy forman parte del orden del día de los armenios del mundo. La preservación de la identidad armenia de Djavajk con una estructura federal dentro de Georgia tiene que ver no sólo con los intereses de los armenios de Djavajk, no sólo de los imperativos relacionados con la seguridad nacional de la República de Armenia, sino por la necesidad de afianzar y profundizar las relaciones entre Armenia y Georgia, y entre los armenios y los georgianos.

- La otra iniciativa de la FRA-Tashnagtsutiún, que tambien entusiasmó a muchos y hoy forma parte del orden del día armenio mundial, es la difusión del interés del pueblo armenio sobre los armenios ocultos que habitan Armenia Occidental, Guiliguiá y Turquía en general, los armenios secretos, a veces también aquellos que tienen alguna relación con la armenidad. Por un lado la búsqueda de identidad en los círculos de armenios conversos, por el otro lado el interés surgido entre los armenios con relación a dichos círculos, ha dado nacimiento a un terreno apto para todos, tendiente a retornar a sus raíces. Algunos hacia la armenidad y otros hacia Armenia Occidental.

Todo esto ciertamente convierte a la FRA-Tashnagtsutiún en algo más que un mero partido político.

Conmemoramos el Centenario del Genocidio Armenio a nivel nacional en un ambiente sin precedentes. Uno de los logros más importantes en el marco de las conmemoraciones internacionales y de las propuestas elaboradas fue la declaración pan-armenia dada a conocer el 29 de enero de este año. Declaración que con su contenido y su forma de elaboración realmente tiene carácter pan-armenio. Declaración pan-armenia que se refiere a las reparaciones y desde ese punto de vista valoriza “el Tratado de Paz de Sevres del 10 de agosto de 1920, como así también el rol y el significado del laudo arbitral del Presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson del 22 de noviembre de 1920″. El Tashnagtsutiún tuvo un papel fundamental en el proceso de elaboración de esta declaración y asimismo en la organización de los actos conmemorativos que se llevaron a cabo en la Diáspora. El Tashnagtsutiún siempre ha deseado actuar con iniciativas pan-armenias; el Centenario también fue exitoso en ese sentido. En ocasión del Centenario del Genocidio Armenio es necesario referirse especialmente a las relaciones armenio-turcas.

Con motivo de los hechos ocurridos en los últimos años, a través de su política el Tashnagtsutiún dio forma e hizo público por medio de numerosas declaraciones su posición con relación a las evidentes propuestas turcas. Dicha posición se resume con las siguientes aseveraciones:

- Con motivo de ser países vecinos, Armenia y Turquía finalmente deberán tomar medidas tendientes a normalizar las relaciones. Sin embargo, sólo pueden establecerse relaciones de buena vecindad entre ambos países en caso de que Turquía reconozca el Genocidio Armenio y de que se restauren los derechos del pueblo armenio. El establecimiento de relaciones diplomáticas sin condiciones previas y el levantamiento del bloqueo son, sin dudas, los primeros pasos en este camino.

- La propuesta de restablecer las relaciones sin condiciones previas por parte de la República de Armenia es de por sí la mayor concesión.

- Es inaceptable la normalización de las relaciones con Turquía a costa del sometimiento y la sustentabilidad de nuestro Estado, y de los derechos soberanos de las futuras generaciones.

- Nosotros continuamos manifestándonos en contra de la ratificación de la versión firmada de los Protocolos entre Armenia y Turquía, y exigimos que el gobierno de la República de Armenia retire su firma.

- Las declaraciones oficiales de Turquía sobre tener diálogo con la Diáspora Armenia son una trampa, y lo que buscan es la desunión de la Diáspora. Los grupos u organizaciones turcas que deseen tener diálogo con la Diáspora Armenia previamente deberán haber reconocido el Genocidio Armenio. Mientras que para un diálogo con los representantes del gobierno de Turquía es menester que este país asuma su responsabilidad.

- Las causas judiciales impulsadas por individuos armenios con el propósito de recibir indemnización por los daños individuales sufridos no deben ser obstáculo para nuestros reclamos nacionales, para que la lucha de liberación no sufra un vaciamiento paulatino de su contenido político y no se transforme en un mero reclamo económico.

Para el Tashnagtsutiún es inaceptable y es una aproximación artificial contraponer la nación con el Estado, sin perjuicio de quién impulse esa contraposición.

Cualquier posición que tome el gobierno armenio, cualquier postura con lineamiento nacional, no puede ignorar los intereses de la nación. Y al hablar de los intereses nacionales, no es posible ignorar el verdadero significado que tiene la existencia del Estado nacional para la supervivencia de la nación. En otras palabras, los intereses nacionales son los mismos intereses del Estado y recíprocamente.

Es con este entendimiento que el Tashnagtsutiún insiste en afianzar la identidad nacional de la Diáspora y organizar su rol político, con el propósito de dirigir sus capacidades hacia el fortalecimiento del Estado de Armenia y el seguimiento de la Causa Armenia. Para el Tashnagtsutiún las comunidades armenias de Medio Oriente tienen una importancia estratégica, y también por esa razón el Tashnagtsutiún siempre brindó un especial cuidado hacia aquellas comunidades.

La postura del Tashnagtsutiún respecto a la comunidad armenia de Siria es una exteriorización de este cuidado. Para el Tashnagtsutiún es prioritario preservar la seguridad y la existencia de los armenios que se encuentran en Siria. Al mismo tiempo, el Tashnagtsutiún ha tratado de ayudar, y continúa ayudando, a todos aquellos que habiendo emigrando de Siria elijen establecer su residencia permanente en Armenia. Sea cual fuere la proporción de quienes emigran de Siria, jamás habrá que desviar la atención a las cuestiones de la existencia y la seguridad de los armenios que viven en Siria. La exteriorización de esta posición es la labor de ayuda humanitaria impulsada por el Tashnagtsutiún o a instacias suyas a lo largo de la Diáspora.

Además de todo esto, no he hablado acerca de las tareas “habituales” del Tashnagtsutiún: desde la prensa y los medios de prensa, hasta las comisiones y las oficinas de Hai Tad, las relaciones con partidos políticos de otros países y con organizaciones internacionales, y a veces también la cooperación.

La red de comisiones de Hai Tad de la FRA-Tashnagtsutiún en más de treinta países cumple un rol ireemplazable a favor de los intereses y los derechos de Armenia y de los armenios, en defensa de la Causa Armenia. Y esta realidad es aceptada por todos. No es casual que cuando en Ereván se lleva a cabo una reunión de organizaciones armenias de lobbying, la mayoría de los allí participantes haya sido representantes de las comisiones de Hai Tad. También es una realidad que los objetivos perseguidos por las comisiones de Hai Tad de la FRA-Tashnagtsutiún son adoptados por círculos sociales, políticos y gubernamentales cada vez más amplios.

Algunos nos consideran al Tashnagtsutiún y a los tashnagtsagán como soñadores, idealistas. Si ello se expresa en sentido negativo, habrá que responder que el Tashnagtsutiún no es soñador, sino que tiene visión y, como dije, antes que nada es un movimiento ideológico. Con su biografía de 125 años, el Tashnagtsutiún ha demostrado que cuando con convicción y trabajo se demuestra al pueblo que tu visión es factible, como así también el camino para llegar a ello, el pueblo estará a tu lado para la concreción de aquella visión.

Es necesario que las fuerzas políticas sean sinceras antes que nada con ellas mismas, y luego con el pueblo. Y que presenten aquella visión que tienen para nuestro pueblo y nuestra Patria. Esa visión es necesaria para que la República de Armenia logre superar no sólo las dificultades de hoy, sino también para que esté preparada para los desafíos de mañana.

Queridos presentes,

Hoy son realmente muchos los peligros y los desafíos a los que nos enfrentamos. Ellos son muy variados. Incluso a veces parecen invencibles. Pero la historia de los pasados 125 años evidencia que nuestro pueblo ha podido superar días mucho más graves y difíciles, y contando con mucho menos posibilidades. Hoy tenemos un Estado nacional independiente, tenemos a Artsaj liberada, y tenemos una Diáspora políticamente organizada y que continúa organizándose. Sin perjuicio de todos los peligros, todo ello nos brinda fundamento de que en caso de seguir el camino correcto y la lucha correcta, nosotros estaremos en la senda correcta.

Si cada uno de nosotros participa en la lucha, entonces sin dudas llegaremos a nuestro objetivo, que ya se ha concretado en parte. Sin dudas llegaremos a tener una Armenia Libre, Independiente y Unificada. Si no lo vemos nosotros, lo verán quienes nos sucedan.

Muchas gracias.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora