Noticias en idioma armenio

Hay alternativa

Yanik-1La  globalización parece haber provocado, entre otras cosas, que el poder real quede separado de la política como consecuencia de que los estados modernos se han sometido a los criterios de una concepción neoliberal absoluta.

Esto no tiene que ver con postulados ideológicos académicos, sino que está relacionado, por ejemplo, en dónde y cómo el estado interviene (o no); está relacionado sobre cómo el estado puede hacer aportes teniendo como prioridad la salud, el trabajo (o no); se trata sobre cómo el estado promueve la construcción colectiva versus los intereses particulares.

Es decir que se trata de lo que nos pasa día a día en Armenia y en cualquier parte del mundo.

Mientras tanto, y como consecuencia inevitable de este paradigma, pareciera a veces que nos vemos alejándonos de las soluciones, que no podemos modificar la realidad en la que vivimos y que no hay alternativa.

Todos sabemos y somos conscientes que los funcionarios corruptos, aquellos que ofrecen dinero a cambio del voto como práctica habitual, la utilización del poder para el beneficio de pocos, el “éxito” de la oligarquía visible; solamente aumentan la desesperanza, el descontento y logran que la gente no se involucre.

Esto es exactamente lo opuesto a lo que buscamos y queremos.

Para nosotros Zarkanal significa justicia social, significa el fortalecimiento de Armenia y Artsaj desde todos sus aspectos, significa igualdad de oportunidades, funcionamiento pleno de la justicia y las instituciones del estado. Es fomentar la formación de la conciencia ciudadana y su participación en la sociedad.

Hay cuestiones objetivas como el ardakajt, la falta de trabajo y oportunidades, en las que la clase dirigente de tantos años tiene su porción de responsabilidad, y sabemos que el descontento existente es justificado.

También hay cuestiones subjetivas, hay sentimientos que uno cree que son privados, como la desilusión, la falta de esperanza, que de repente, en algún momento, pasan a un estado público cuando invisiblemente se sincronizan simultáneamente, y así, tal vez, eso se pueda traducir en un voto hacia algo distinto a lo que viene ocurriendo desde hace años, cambiando a quienes han estado en los distintos periodos del poder ejecutivo, un voto que esté anclado en las causas que son del bien común, un voto que dé mayor protagonismo a quienes hasta ahora no lo tuvieron.

Entiendo que la falta de respuestas, que la ausencia de soluciones a los temas, tenga como consecuencia el descreimiento y el escepticismo. Tener optimismo en estos tiempos suena romántico. Sin embargo, no todo es volátil. O construimos con proyectos que infundan la esperanza y muestren que es posible, o caemos en lo opuesto. No veo que haya algo intermedio.

Nuestros proyectos tienen que ver con lo realizado, con nuestras ideas y actitudes coherentes y claramente visibles a través del tiempo, y esto no sólo se ve en los aspectos que todos reconocen en relación al incansable trabajo por el reconocimiento del Genocidio o la independencia y defensa de la República de Nagorno Karabagh.

El aporte de la FRA-Tashnagtsutiún para la construcción del estado de Armenia tiene como resultado relevante de muchos años el cambio constitucional. Es desde esta piedra fundacional que propusimos el cambio de un sistema quebrado en su funcionamiento y en los valores en los cuales se sustenta.

Es esta herramienta que trasciende el tiempo, la que va nos va ayudar a lograr que el cambio en el poder actual, que está en un modelo presidencialista centralizado, se transfiera hacia un parlamento más equilibrado y con mayor protagonismo de la gente, en donde la oposición tendrá mayor rol y, de esta forma sostenida a través de los años, el estado de Armenia se verá fortalecido.

Este hecho parecería como algo todavía lejano, como algo que no tiene que ver con lo cotidiano y con las necesidades actuales de la gente. Probablemente a través de una nota ni siquiera podamos transmitirlo bien, y sé que de ninguna forma será suficiente leer algo y creer en ello.

Pero no es una cuestión de fe. Esta nueva Constitución y los cambios promovidos van a tener una influencia directa en la vida de la gente.

Lo que diariamente se realiza desde Ministerio de Educación, la cartera de Administración y Desarrollo Territorial y finalmente del de Ecología son muestras concretas de que se puede impactar positivamente en la vida y necesidades de la gente, y es ahí claramente en donde aparecen nuestras prioridades, con programas responsables en el corto y mediano plazo, muchos de ellos ya realizados y que están a la vista.

Es a través de estos ejemplos que pretendemos ser un vehículo de cambio para el pueblo, con sus imperfecciones y con los errores que tienen inevitablemente los que hacen.

No se trata de “juntar” los votos como sea, acumulando lo que se pueda y armando alianzas sin programas ni contenido, como estamos viendo en estos tiempos. Sabemos muy bien que éste no es el camino. Debemos exigir la ejemplaridad para poder lograr el esfuerzo compartido.

escudo-FRA-grande-ENo hay alternativa más allá de la política, y nuestra creencia en ella no está vacía de realismo, no significa un acercamiento de quien no conoce lo cotidiano.

Creemos que es posible una buena política, aquella que desafía el statu quo, que promueve el progreso individual y colectivo, en un marco en donde se hace compatible la libertad con la justicia social.

Tal vez pareciera que estamos lejos para poder opinar sobre las elecciones en Hayasdán, ya que no vivimos la realidad diaria allí. Pero tenemos familia, amigos, conocidos, que viven allá, algunos que han venido recientemente hasta aquí, seguimos a distancia física lo que sucede, pero nos sentimos cerca de las preocupaciones y necesidades de la gente, como una parte indisoluble y esencial nuestra.

También es cierto que militamos en una organización atípica, que actúa en muchos países del mundo y con una mirada panarmenia, siempre buscando como único objetivo  lograr lo mejor para Hayasdán en cada lugar donde nos toca estar, con nuestros defectos y virtudes, con las convicciones, el trabajo y con la coherencia que sostenemos desde hace 126 años.

Creemos que votar es un medio para lograr cambios, es un medio para generar poder en el sentido de “poder” hacer cosas, y también porque sabemos que no basta solamente con alzar la voz.

Votar es un medio para transitar desde la protesta hacia la propuesta, y ahí es donde nuestros programas son una realidad visible.

Desearía que todos voten con la convicción de que es posible construir un país mejor para todos, y que la FRA-Tashnagtsutiún sea esa alternativa.

 

Farm. Yanik Ketchian

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora