Noticias en idioma armenio

Hrant Markarian: “La democracia no tendría que estar en peligro”

Representante del Buró de la FRA-Tashnagtsutiún

Hrant-repo-3Ereván.- En una entrevista concedida a “Radio Libertad”, Hrant Markarian, representante del Buró del Tashnagtsutiún se refirió a los acontecimientos del 1° de marzo calificándolos como tragedia, sobre sus responsables y la necesidad de tomar lecciones de aquel evento y buscar su esclarecimiento sin generar un ambiente hostil en la población. Hizo hincapié en que la nueva Armenia debería estar al servicio del bienestar de las personas y definir la identidad nacional de un país que debe recorrer el camino de la unidad y solidaridad, logrando así una comprensión total de la democracia.

Markarian confirmó que la FRA va a cooperar con todos y aseguró que no existe una decisión de colaborar con el expresidente Robert Kocharian en la actual agenda del partido, pero que ello no significa que dicha decisión no pueda ser tomada en el futuro.

Radio Libertad: Sr. Markarian, el Tashnagtsutiún formaba parte del gobierno de turno en 2008, se considera responsable de lo sucedido aquel 1° de marzo y de las diez víctimas de ese día.

Hrant Markarian: Creo que lo sucedido en el país es responsabilidad de todos, directa o indirectamente, sin importar dónde haya acontecido. En primer lugar, debo recordar que estábamos a una distancia considerable del problema porque en esas elecciones participamos con nuestro propio candidato, y en ese sentido en los procesos electorales todos nos consideramos rivales.

En segundo término, sentimos en ese momento que las cosas iban en dirección a un enfrentamiento, entonces, previo a los hechos del 1° de marzo, dimos a conocer una o dos declaraciones pidiendo que las partes no siguieran ese camino, que el final de ese sendero no es bueno. Al mismo tiempo, nuestra organización femenina organizó una acción frente a las sedes del Congreso Nacional Armenia y el Partido Republicano donde se soltaron palomas como símbolo de paz. Lo ocurrido el 1° de marzo es nuestra tragedia de la que somos todos responsables. Fue responsabilidad de los dos bandos.

No coincido con la afirmación que cuando se investigaron los hechos del 1° de marzo, sólo una de las partes fue detenida e interrogada y los arrestados sólo fueron del mismo bando. No es posible realizar ese tipo de examen, pero ese trágico día fue una lección para todos. ¿Cuál fue la lección?

Aquel día, quienes hicieron las protestas querían hacer una revolución de ese modo, querían hacer una revolución como si estuviéramos en el Siglo XVIII. Al concretarlo, se dieron cuenta que estaban equivocados. Aquella vez las autoridades hicieron fuego, ahora todo cambió, todo transcurrió sin derramamiento de sangre. Ello significa que hemos aprendido la lección del 1° de marzo.

Sin embargo, nuestro presente es la nueva Armenia a quien debemos servir para el bienestar de la población, definir la identidad del país. Debemos ir en busca de la solidaridad, de la definitiva unidad de los armenios. El 1° de marzo no debe perturbarnos. Hoy, el 1° de marzo no debe ser un símbolo de enemistad entre nosotros. Incluso, debemos examinar la cuestión, aclarar lo sucedido, encontrar los responsables, pero debemos hacerlo de tal manera que el proceso no provoque un nuevo enfrentamiento entre la gente, que no haya un clima de enemistad. Si nosotros amamos a nuestra patria, entonces antes que nada deben estar esta patria y su pueblo.

No tenemos el derecho de lastimar ese trágico acontecimiento con cuestiones colaterales. No podemos dañar con ello el concepto de la nueva Armenia. ¿Cuál es el tema? Esa página del pasado estaba cerrada. No es posible retornar al pasado. Esto debemos comprenderlo todos. La nueva Armenia debe construirse, debe ser creada, ser constituida sobre la total comprensión del concepto democracia. Incluso si hay cuestiones que requieran un proceso de investigación legal, deben abordarse de tal manera que la democracia no sea comprometida. Necesitamos hacerlo para crear una atmósfera de confianza.

Entonces no es necesario volver a repetir lo mismo, en aquel momento se hicieron las cosas de una manera, hoy se hacen de otra forma. Esto no trae ningún beneficio para nuestro país, ni para el actual gobierno, ni para el propio pueblo.

R.L. Sr. Markarian, usted sugirió que el anterior gobierno hizo fuego, concretamente piensa que el antiguo gobierno hizo fuego aquel 1° de marzo.

H.M. No estamos en un tribunal, no entremos en ese tipo de diálogo. Ni usted es juez, ni yo estoy obligado a defenderme. Hablo de las circunstancias. Finalmente, fueron asesinados ocho civiles y dos policías. Alguien disparó, a mi no me concierne quién disparó. A mí me preocupa que fuimos a ese enfrentamiento con total conocimiento de lo que iba a suceder y no logramos encontrar en nosotros la voluntad, la sabiduría, o la conciencia de no llevar al país a ese escenario. Es por eso que pienso que todos somos responsables. Pero en aquellos días nosotros no tomamos partido por un bando u otro. Mantuvimos la postura de decirle a las partes que se detengan, que lo que estaba sucediendo no era correcto. Que ese proceso conducía a un enfrentamiento. Pero lamentablemente no se nos escuchó.

R.L. Luego de aquel 1° de marzo el Tashnagtsutiún formó parte del gobierno.

H.M. Sí, luego de ese día, cuando tuvimos pérdidas en Artsaj por primera vez, cuando la situación del país era realmente mala, inestable, y consideramos que podíamos tener nuevos fracasos, formamos parte del gobierno. Formamos una coalición para nuestra patria. No necesitamos justificar esa decisión. Hoy nos critican por haber firmado pidiendo un cambio en la medida preventiva contra Kocharian. ¿Pero en aquel momento no habíamos actuado de similar forma? ¿Por qué se olvidan de ello? En aquel tiempo el Tashnagtsutiún rubricó una petición a través de sus diputados solicitando una medida similar para Aleksander Arzumanyan, Ararat Zurabian y el propio Nigol Pashinian. ¿Por qué se olvidaron de ello?

R.L. Sr. Markarian no puede evitar platearle esta cuestión. Se dice que las autoridades salvaguardaron al poder de turno mediante el uso de las armas, diez personas murieron, nadie hasta el momento ha sido responsabilizado de esos asesinatos y finalmente el Tashnagtsutiún era parte de ese mismo gobierno. ¿Qué puede decirnos acerca de ello?

H.M. Nosotros no nos acercamos al tema de esa manera. Su enfoque es parcial. Vimos que el liderazgo político era irracional y llevaba al país a un sitio de mucho peligro, de extrema debilidad, inseguridad e inestabilidad. Vimos que en el frente externo, en el frente de Artsaj teníamos pérdidas, tomamos partido por el país. No dijimos entonces que una parte tiene razón, y la otra está errada. A nuestro parecer, ambos lados estaban equivocados.

R.L. ¿Usted quiere decir que en ese momento tanto Kocharian como Sarkissian debilitaron al país con sus gobiernos?

H.M. También lo hizo Levón Ter Petrosian, así como el Congreso Nacional Armenio, esa interrelación causó esa situación. Hoy hablamos de una supuesta intervención militar. ¿Recuerda cuando en la Plaza de la República se gritaba Manvel, Manvel? ¿Qué era eso?, yo recuerdo ese día, cuando los yergrabah vinieron armados frente a la Casa de Gobierno. Ese ambiente era en extremo peligroso. Esos muchachos no tenían la culpa, esos muchachos incluso eran patriotas, ese juego político generó el estado de inseguridad vivido entonces.

R.L. Sí, pero finalmente formaron parte del gobierno.

H.M. Sí, lo hicimos en nombre de la nación y su pueblo.

R.L. Sr. Markarian, piensa usted que en tiempos de los presidentes Robert Kocharian y Serge Sarkissian, el poder político presionó sobre la Justicia para que no se aclarara lo sucedido el 1° de marzo. Hoy vemos que después del cambio de gobierno los estrados judiciales entraron en acción y encontraron nuevas evidencias. ¿Acaso esto no significa que, en realidad, en los pasados años, en las presidencias de Kocharian y Sarkissian, esos gobiernos frenaban la investigación? ¿Qué opinión tiene al respecto?

H.M. No sé nada al respecto. Es cierto, en términos de lógica pura, es posible que así sea. Pero no tengo pruebas de ello. Respondiendo a su pregunta. ¿El poder político actual presiona de otra forma para que el problema se revele? No logro entender desde el punto de vista legal que si hay dos lados en una cuestión, ¿cómo es posible que sólo uno de ellos pueda interceder para lograr un resultado?

Hrant-repo-2Nigol Pashinian por entonces estaba del otro lado de las barricadas, era el creador de ellas, no digo que él sea el culpable, pero si examinamos el hecho, debemos hacerlo en todas direcciones, sin parcialidad. El proceso legal debe infundir confianza, la acusación que se formuló contra Robert Kocharian, con la utilización de prácticas legales poco normales, no genera esa confianza. Ésta es la verdadera tragedia. Ésta es la instancia de peligro que no debe plantearse contra Kocharian ni contra ningún otro, porque en realidad va en contra de la existencia de la nueva Armenia. Porque debemos creer que tenemos una justicia imparcial, tenemos que lograr entender que la democracia es un valor que hay que respetar, aún si es perjudicial para alguno de nosotros. Si no podemos discernir de esta manera, le estaremos devolviendo el pesimismo a nuestro pueblo, lo que es una lástima, porque en todo este proceso quien realmente está esperanzado es el pueblo y éste no debe ser desengañado.

R.L. Sr. Markarian, ¿cree usted que Kocharian sufre persecución política?

H.M. Pienso que no es bueno que la figura presidencial deba ser tan deshonrada, no por cuestiones del pasado, sino a expensas del futuro. Creo que eso no está bien. No me importa si Robert Kocharian es capaz de defenderse a sí mismo. No gano nada saliendo en su defensa. Defiendo los principios institucionales. Defiendo la figura institucional del presidente que es lo que hay que respetar. Por tal motivo, si hacerlo implica pagar un precio, estamos dispuestos a hacerlo. En 1996 Levón Ter Petrosian sacó los tanques a la calle. Si somos imparciales, ¿porqué no revisamos ese hecho? No digo que lo hagamos, afirmo que no debemos revolver el pasado porque de hacerlo estamos poniendo en peligro nuestro presente. Nuestra vida de hoy y de mañana.

R.L. Sr. Markarian, vea usted, diez años atrás tuvo lugar una tragedia en nuestro país y nadie ha sido responsabilizado por ese hecho.

H.M. No estoy en contra de la investigación, pero ella debe ser conducida de modo tal que inspire confianza. Independientemente de sus resultados que luego se darán a conocer.

R.L. Pero, ¿entonces no debe ser interrogado el jefe de estado de entonces?

H.M. Sí, debe ser inquirido, pero tal interrogatorio no puede estar teñido de persecución política, debe ser hecho en un ambiente de seguridad. Hablo de la impresión que causa el proceso, no sé si realmente hay una persecución. Eso debe decirlo el propio Kocharian.

R.L. ¿Usted piensa que es realmente una persecución política?

H.M. Tengo esa preocupación, en la declaración dije que tengo esa preocupación, esa sensación existe en la realidad.

R.L. Sr. Markarian, en los últimos días fuimos testigos de un debate a distancia entre Pashinian y el Tashnagtsutiún. Haciendo referencia a la postura del Tashnagtsutiún con relación al caso Kocharian, el primer ministro dijo que su gobierno no era de coalición sino de consenso, asegurando que no mantenía cautivo a ningún partido político.

H.M. Pashinian tiene razón, el no puede detenernos ni guardarnos. Pero hay un detalle. Él nos invitó a formar parte del gobierno nacional, no estamos atrapados. Primer punto. Y él dice que no puede retenernos y realmente no puede hacerlo. Cuando lo dispongamos, saldremos. ¿Cuál es el problema? Trabajamos es un país donde nada está claro. ¿Por qué no está claro? Decimos que nos preocupa que el arresto de Kocharian en estas condiciones puede parecer persecución política y eso es realmente peligroso para la nueva Armenia.

Pashinian no nos responde. Miles de usuarios de Facebook nos atacan, maldicen, nos tildan de deshonestos. Pero no discuten, no dicen por qué estamos equivocados, no dicen por qué no deberíamos estar preocupados, no inician un debate con nosotros, y no sólo en este tema nos insultan y degradan. El terrorismo de opinión ya fue creado. A eso me refiero. ¿Quién es el autor de la campaña? No lo sé. Me da la impresión que Pashinian está en otra en cosa al igual que su gente.

Digo lo mismo sobre la política con Rusia. Moscú probó conquistar a Pashinian, probó mantener vínculos normales, pero el círculo del premier prefiere la agitación antirrusa y destruye la labor de Pashinian. No tengo problemas con Pashinian, tengo inconvenientes con la atmósfera que su círculo está formando en su nombre. Pero él no reacciona. Qué significa que a la primera cosa que digas, te responden con agravios, te dicen cosas poco amables. ¿Qué significa este ambiente?

¿Para esto se hizo la revolución? ¿La nueva Armenia significa esto? En otras palabras, nadie puede expresar una opinión. Yo no dije que Pashinian que está sembrando terror. Hablé sobre el terror vigente. Sí, existe ese fenómeno. ¿Quién es su creador? No puedo atribuirlo al primer ministro, pero tampoco puedo hablar. Somos sinceros y no queremos que Pashinian falle en su gestión. Hoy tiene gran predicamento y en un país sin sacudidas puede liderar. Y lo que hemos aportado como partido en el programa de gobierno, él ha declarado que se implementará porque hay posibilidades para que así sea.

Hrant-repo-1Pero esta ridícula atmósfera que creamos puede tornarse en la causa de su fracaso. Tal vez nuestra opinión esté equivocada, no tenemos la palabra de Dios, pero es nuestra opinión, la expresamos. Discutan con nosotros, demuéstrennos que nuestra postura es errónea, pero no nos maldigan. Porque cuando lo hacen, automáticamente se crea la reacción y porque eso es peligroso debe ser evitado por Pashinian. Si quieren crear una Armenia solidaria, ¿cómo lo harán en medio del mutismo?, ¿silenciando a los tontos? El más básico principio de la democracia es el ejercicio libre de la palabra. ¿No tenemos derecho a expresar nuestra opinión?

Si Robert Kocharian regresa a la arena política, en primer término será un perjuicio para nosotros porque actuamos en el mismo segmento. Nos quitará votos, no lo hará de Pashinian. Pero no nos guiemos por tales cosas, hagámoslo por el bien del país. Hemos dicho democracia, entonces permanezcamos fieles a esos principios. Decimos que la amistad de Rusia es importante para nosotros, y luego nos rodeamos de personas que apenas ayer han tenido un sitio web para maldecir a Rusia. ¿Por qué debería creer Rusia en nuestra palabra? Este es el problema de Nigol Pashinian.

Este también es mi problema, porque no quiero que el premier fracase. Porque sé que no hay retorno al pasado. Mientras más estables nos mantengamos y nos encaminemos a la democracia, el desarrollo y la adopción de medidas para resolver los problemas del pueblo, más fuerte será Armenia. Pero, mientras más nos ocupemos de otros asuntos, más arriesgamos nuestro curso de acción, y eso puede conducir al desaliento popular. La gente puede esperar un mes, dos meses, cuatro meses o más, pero luego querrá ver resultados tangibles que puedan mejorar su vida.

R.L. ¿Cuando habla de fracaso, qué es lo que tiene en cuenta, aclárenos por favor?

H.M. Si nuestro objetivo es elevar el nivel de vida de nuestro pueblo, lograr una mejor calidad de existencia, instaurar la democracia, la libertad de expresión, si es importante lograr estabilidad, lograr insertarnos en el mundo, tener éxitos o evitar los fracasos. Si esas son las llaves del triunfo, esas no deben ser puestas en peligro. Muéstrenme entonces que vamos en esa dirección, o no lo hacemos.

R.L. Sr. Markarian, ¿el Tashnagtsutiún se está preparando para retirarse del gobierno?

H.M. No, no estamos preparándonos, así como no lo hacíamos para ingresar en él. Frente al pedido, formamos parte, para no decir otra cosa.

R.L. ¿El pedido de quien?

H.M. De Nigol Pashinian. Todavía estamos en el gobierno porque tenemos la esperanza de que podamos ser verdaderos interlocutores y plantear nuestras preocupaciones para salvaguardarlo (al gobierno), para salvaguardar a Armenia. Si no tengo la posibilidad de encontrarme con él y conversar, entonces debo hacerlo públicamente.

R.L. Entonces usted ha solicitado audiencia y se negaron a recibirlo.

H.M. No se negaron, pero tampoco aceptaron. Así es el sistema estatal de desorganizado. No me muero por encontrarme con Pashinian o no hacerlo, porque eso no nos traerá ningún beneficio. Pero como socios, formalmente no tenemos cuestiones para no permanecer en el gobierno. Allí debemos quedarnos para ser útiles. Queremos ser útiles, porque nos duele cuando vemos que algo no anda bien, porque además no pensamos que sea posible presionar a todo el mundo o asfixiarlo. No es posible pensar así, incluso si eres dueño de una plaza (de la República), incluso si tienes la venia del pueblo, no tienes el derecho a pensar de esa manera.

R.L. En la Armenia de hoy hay alguna fuerza política que reciba presiones, o esté siendo sofocada.

H.M. ¿Quién presiona? Presiona Facebook y las redes. Presionan los activistas que no permiten se lleve a cabo una conferencia de prensa.

R.L Se critica a la FRA asegurando que en tiempos de otros gobiernos las personas que actuaban y pensaban diferente eran encarceladas, pero su partido no reaccionaba. Ahora lo hace.

H.M. Siempre lo hicimos. Durante las presidencias de Kocharian o Sarkissian siempre hemos dicho nuestra palabra. Que hablen, ya que ahora somos parte, en esas épocas también formábamos parte. Pero hay una diferencia, en esa época éramos respetados, escuchados, podíamos expresar nuestro parecer. Nunca hemos ocultado nuestro punto de vista.

Debo decir que Serge Sarkissian gobernó por ocho años. De ese período fuimos opositores seis años. Integramos su gobierno un año al principio de su mandato y otro al final de él. En el último tiempo, cada dos o tres meses hemos mantenido discusiones abiertas donde evaluamos nuestra participación en la administración estatal, resaltando lo positivo y lo negativo. Hemos planteado nuestras diferencias tanto por televisión, como por medio de la prensa gráfica. Díganme si la oposición se ha manifestado más que nosotros. Simplemente no insultamos, son otros los que lo hacen.

R.L. ¿Ha hecho alguna declaración el Tashnagtsutiún con relación a los presos políticos en tiempos de Sarkissian?

H.M. Su concepto de preso político es diferente al nuestro. Y también es diferente de acuerdo a las normas internacionales. Comprueben cuáles son las normas, cuáles son las disposiciones que establecen esa condición y luego compárenlo con las nuestras y luego convengamos sobre cuáles son las correctas.

R.L. Una última pregunta. Se asegura que Kocharian regresará a la arena política, ¿tiene el Tashnagtsutiún la intención de cooperar con el expresidente?

H.M. Tenemos la intención de colaborar con todas las fuerzas políticas.

R.L. ¿En esa intención ingresa Robert Kocharian?

H.M. Estamos listos para cooperar con todos los armenios, pero no tenemos la decisión, ni está en nuestra agenda la cooperación con Kocharian.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora