Noticias en idioma armenio

Jorge Kaloustian: “Armenia debe apuntar a lograr la soberanía energética”

Experto en energía renovable

Jorge-KaloustianPoco desarrollada y hasta en ocasiones dejada de lado, la energía renovable sigue siendo un recurso viable, ecológico y con un gran potencial para paliar la crisis energética que ha repercutido tanto en países como Argentina. Diario Armenia habló con Jorge Kaloustian (foto), presidente de Oil Fox S.A, una empresa de capital argentino con presencia internacional dedicada a la producción de combustibles sustentables como el biogás y el biodiesel.  

¿De qué se trata el trabajo que realizan en relación a la energía sustentable?

Básicamente procesamos biomasa, esto es, material orgánico de desecho (estiércol animal, FORSU -fase orgánica de residuos sólidos urbanos-, desechos industriales orgánicos, etc.) y con ello, a partir de un proceso denominado biodigestión anaeróbica, obtenemos biogás, el cual está compuesto en un 60% aproximadamente de gas metano (natural). Es una tecnología muy antigua que a causa de las crisis energéticas mundiales y los desastres del cambio climático por el uso indebido de energía fósil, ha tomado auge como fuente de generación de energía renovable. Además a través del aceite obtenido por el cultivo de algas, realizamos biodiesel. Sin embargo este último actualmente está congelado debido a la crisis referente a los mercados.

¿Cuál es el potencial que tienen estas técnicas en torno a la producción energética?

Una tonelada de residuo orgánico genera 100 metros cúbicos de biogás diarios y cada metro cubico de gas metano genera a su vez dos kilovatios de energía eléctrica. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires produce alrededor de 2000 toneladas diarias de residuos orgánicos, que equivale a 200.000 metros cúbicos de biogás o 400.000 kilovatios por día.

¿Junto a qué tipo empresas trabajan?

Estamos asociados con varia compañías. Una de ellas es Cat Ambiental, de origen alemán, que tiene una tecnología de tratamiento de basura conocida como EMB (Estabilización mecánica biológica), que hace más eficiente el proceso de separación, tanto en la fase orgánica como de la inorgánica.

¿Cómo es la situación de la energía renovable y el biocombustible en Argentina?

Argentina está despertando de un largo sueño en relación a la crisis energética. Basta ver los valores de importación de energía que tenemos en este momento y nos daremos cuenta que casi llegamos tarde. Con nuestros vientos patagónicos, con nuestra radiación solar, con nuestra biomasa proveniente de la agricultura, podríamos generar mucha energía renovable y con eso combatir el déficit, bajar los costos energéticos o generar garrafas sociales. Además, por el proceso mismo de biodigestión, se podrían generar miles de toneladas de fertilizantes orgánicos no tóxicos y más baratos que mejorarían nuestra balanza comercial.  Por otro lado, creo que por ciertas políticas equivocadas sobre todo en la última etapa del gobierno anterior se perdió la posibilidad de un desarrollo más extenso del biodiesel, fundamentalmente orientado al mercado interno. Estamos a tiempo de revertir todo si somos capaces de buscar más y nuevos mercados.

¿A qué otros sectores puede ayudar su trabajo?

Hoy está de moda hablar de economía circular y nosotros hace 20 años que trabajamos con ella. Recibimos los residuos sólidos domiciliarios, reciclamos la parte inorgánica y con la parte orgánica generamos biogás. Además de la digestión anaeróbica se obtienen biofertilizantes y con ello creamos un suplemento dietario orgánico de calidad internacional denominado spirulina, considerado por la ONU como el “alimento más antiguo del futuro”. Tiene muchas proteínas y minerales, por lo que actualmente esta organización la está destinando a la lucha contra la desnutrición infantil en África. En 2018 sacaremos al mercado cosméticos, sopas, yogures, jugos, postres, pastas complementadas con spirulina. Tenemos el objetivo de llegar a ser en el 2019 la empresa más grande del mundo en producción de este suplemento.

¿Piensa que este tipo de energía tiene trabas externas para su desarrollo? 

No, creo que se está incrementando la competencia y eso hará además que bajen los costos. En cuanto al biodiesel, hay que mejorar los procesos para ser más competitivos. No se puede tapar el sol con las manos. Tarde o temprano necesitaremos más energía renovable por más trabas que pongan países como Estados Unidos al biodiesel. Actualmente estamos importando gasoil. Pues bien, sustituyamos ese gasoil con biodiesel argentino y luego busquemos más mercados.

¿Es posible que en un futuro cercano se puedan usar mayoritariamente este tipo de metodologías en el país?

Jorge-Kaloustian_Empresa-Oil-Fox

Ciertamente que sí. En realidad pasa más por una cuestión de necesidad. Necesitaremos más y mejores energías, y las renovables estarán a la cabeza. En los próximos cinco años alcanzaremos una producción sustentable que ira reemplazando cada vez más a la energía fósil. Habrá que pensar entonces que haremos con Vaca Muerta. En nuestros planes está que durante 2018 y 2019 podamos construir ocho plantas de tratamiento de basura con generación de energía, fertilizantes, algas y reciclados. Aspiramos entonces a obtener “basura cero”. Tenemos la tecnología y las inversiones disponibles, solo faltan algunas decisiones políticas para implementarlos.

En los últimos años Armenia viene trabajando para aumentar su producción de energía renovable. ¿Cómo es su situación actual y cuál es el potencial de este desarrollo en la región? 

Tanto Armenia como todos los países de la región deben apuntar a la soberanía energética. Las energías renovables son una oportunidad para esta república principalmente por el origen de la materia prima para generarla: el sol, la basura y el viento. Esto le dará desarrollo, estabilidad y competencia. Nosotros estamos dispuestos a invertir allí y tenemos los recursos financieros como para hacerlo. Solo haría falta tener garantías para la operación financiera pero por lo demás, las intenciones están. Es más, ya lo hemos hecho en Colombia, Nicaragua, México, Italia, Australia y China. Solo habrá que tener los canales adecuados para orientar rápida y eficazmente las inversiones.

Todo esto es tal vez nuestra empresa no es ultra conocida ni multimillonaria. Puede ser porque nunca entramos en ninguna rosca ni trabajamos con intermediarios. Aborrecemos la corrupción, prefiero perder negocios a hacerme millonario a costa de prácticas deshonestas. Esta conducta la tenemos desde hace 34 años cuando se fundó la empresa y así seguiremos. Mis hijos y nietos llevan con orgullo el apellido armenio Kaloustian y les trasmití a ellos los valores de la honestidad y el trabajo.

Teniendo en cuenta esto, ¿cómo es tu relación con Armenia y la colectividad?

Yo estaba enojado con la colectividad. Sentía que no valoraban la Argentina que fue la que cobijo a mis abuelos, pero una charla con Carlos Seferian, me demostró que la colectividad armenia ha hecho más por nuestro país que muchos argentinos y eso hizo que me reconciliara con mis antepasados. Entre otras tantas cosas de Armenia, hoy disfruto de su comida, no como un ritual gastronómico, sino pensando en mis abuelos.

Teniendo en cuenta sus planes de poner una planta en África ¿qué lugar ocupa la labor benéfica y la ayuda social dentro de la empresa?

Como he dicho la ONU pone su foco en la spirulina. En los planes de la ONU está abastecer a África para combatir la desnutrición infantil.

Hace poco fui convocado a Italia por el alto comisionado de la ONU para los refugiados. Nuestras plantas allí están muy cerca de África y estamos viendo esa realidad muy de cerca. Pues bien, hemos firmado un acuerdo con África Sub Sahariana para construir directamente una planta allá. Con eso se daría trabajo para evitar, aunque sea un poco, que emigren. A su vez, se ayuda a que generen su propio suplemento dietario a base de spirulina y el excedente puedan exportarlo a Europa.

En Argentina también tenemos desnutrición infantil, lo que pasa es que aún no he dado con los canales adecuados para poder ayudar a combatirla. Veremos si durante el 2018 podemos encontrar estas vías.

Entrevistó Santiago Tarrío

Redacción Diario ARMENIA

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora