Noticias en idioma armenio

Karabagh: los refugiados sirios huyen de una zona de guerra a otra

Nueva vida para muchas familias

artsaj-1Cerca de veinte mil refugiados sirios se establecieron en Armenia y Nagorno-Karabagh desde que la guerra civil siria estalló en 2011. La mayoría de ellos son armenios sirios, descendientes de aquellos que huyeron del Imperio Otomano hace un siglo en medio del genocidio contra su pueblo. 
 
Cerca de treinta familias de refugiados sirios viven en Karabagh. Algunos de ellos se mudaron aquí con la ayuda de organizaciones caritativas como Artsakh Fund, que ayuda a los colonos ofreciéndoles viviendas y préstamos a bajo interés para el alquiler de tierras y equipos agrícolas. 
 
artsaj-3Otros se sintieron atraídos por Artsaj por razones patrióticas. “Este es nuestro hogar, finalmente somos independientes y conservaremos esta tierra sea cual sea el precio”, dijo Antranik Chaushyan, de 36 años, un labrador que viajó a una aldea de Karabagh en Berdzor.
 
Artsaj es una república autoproclamada y controlada por los armenios que se separó de Azerbaidján en una guerra de liberación a fines de la década de 1980 y principios de la de 1990. Desde que se firmó un alto el fuego en 1994, Bakú ha invertido fuertemente en sus fuerzas armadas y prometido recuperar el control del territorio, por la fuerza si fuera necesario. 
 
El reasentamiento en una potencial zona de guerra puede parecer temerario, pero los armenios sirios dicen que Karabagh la sienten más como “su” guerra que la que de la que huyeron en Siria. Chaushyan luchó en la llamada “Guerra de los Cuatro Días” en abril de 2016, la pelea más dura de las luchas contra las fuerzas de Azerbaidján desde el acuerdo de alto el fuego de 1994, y su segundo hijo nació mientras estaba en primera línea. 
 
artsaj-2“Tuve una buena vida antes de venir a Armenia, pero quería que mis hijos crecieran en su patria histórica, con sus compañeros armenios”, dijo.
 
Muchos de los colonos eran agricultores de Siria y ahora viven en casas recientemente construidas para ellos por el gobierno local. Los grupos benéficos ayudaron a financiar la construcción. Otros recién llegados han restaurado viviendas que fueron abandonadas por sus anteriores propietarios azeríes. 
 
El conflicto entre Armenia y Azerbaidján provocó la expulsión de cientos de miles de personas por cada lado, y muchos azeríes que se vieron obligados a huir de Karabagh aún tienen esperanzas de regresar a sus antiguos hogares. El gobierno armenio ha aceptado en principio el regreso de todas las personas desplazadas del conflicto, aunque todavía no hay claridad sobre cómo se implementará dicho plan. En medio de esa incertidumbre, el asentamiento de los armenios sirios en Karabagh es un tema polémico en Bakú.
 
artsaj-6Los colonos, sin embargo, no están preocupados por eso. Sus principales quejas sobre la vida en la región son el aislamiento y la pobreza existente, incluidas las altas tasas de desempleo. 

Pero dicen que eso se ve compensado por la capacidad de estar cerca de otros armenios y sus hijos que pueden recibir una educación de calidad sin costo alguno. 
 
“Siempre he sido agricultor, así que para mí venir a Karabagh fue algo natural, ya que esta es nuestra tierra histórica y había un programa que brindaba alojamiento a los reasentados”, dijo Sarkis Alishán, de 41 años. “Queremos vivir a la altura de los sueños y anhelos de los mártires que lucharon para ver una Artsaj independiente, fuerte y próspera. Solo desearía que todos tuvieran un trabajo, para poder mantener a su familia”.

Eurasia.org

artsaj-5

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora