Noticias en idioma armenio

Larisa Alaverdyan: “Los pogromos fueron un crimen cuidadosamente planificado y organizado por Azerbaidján, no muy distinto al genocidio cometido por Turquía”

Matanzas de Bakú

baku 1Ereván (Panorama).- “Las matanzas contra los armenios de Bakú fueron cometidas en tres etapas contenidas entre la serie de acciones genocidas llevadas a cabo contra los armenios que vivían en territorio de la Azerbaidján soviética”, expresó Larisa Alaverdyan, directora de la de la Fundación en Contra de la Violación de las Leyes, durante la entrevista brindada a esta agencia de noticias. 

Recordó que las matanzas de los armenios de Sumgait fueron cometidas a fines del mes de febrero de 1988 luego del anuncio realizado por Mijail Gorgachov durante una reunión con los prominentes intelectuales armenios Silva Gabudikian y Zori Balayan, donde dijo que los reclamos armenios serían zanjados. “En el transcurso del mismo día en que se pidió a los armenios regresar a sus domicilios con la promesa de una rápida solución, comenzaron las masacres de Sumgait.

El conocido conferencista ruso Andrei Nuykin dejó oportunamente en claro que la masacre de Sumgait debió haber sido un alerta no sólo para los armenios que vivían allí, sino también para la comunidad armenia de toda Azerbaidján soviética. Sin embargo, los armenios no tomaron nota. Pensaron que el problema era temporal y que las trágicas acciones eran producto de vándalos.

Alaverdyan asegura que la primera etapa de las matanzas de Bakú y la mayor oleada de refugiados se produjeron en el otoño de 1988.

De acuerdo a su pensamiento, el momento elegido para cometer las atrocidades contra los armenios se basó nuevamente en incidentes políticos como el juicio contra uno de los asesinos de Sumgait que tenía lugar en ese momentoen Moscú, mientras en Azerbaidján se glorificaba a los criminales.

baku 2“Desde fines de octubre y durante noviembre de 1988 un total de 200.000 armenios huyó de Bakú y otras localidades azeríes a Armenias y otros países de la entonces Unión Soviética. Más tarde, algunos grupos de armenios retornaron a Azerbaidján tomando en cuenta la proclama formulada por el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Azerbaidján, Abdurahman Vezirov. Sin embargo, como las autoridades azeríes ya habían tomado la decisión de llevar a cabo la limpieza étnica de los armenios en verano de 1989, la segunda etapa de las matanzas se corporizó de manera muy cruel en agosto de ese año. Una nueva oleada de refugiados compuesta especialmente por aquellos armenios que habían confiado en 1988 que esos ataques no se repetirían. La mayoría de ellos se dirigió a Armenia”, continuó Alaverdyan.

“La tercera etapa de las crueles matanzas de Bakú tuvo lugar entre el 13 y el 20 de enero de 1990, en momento en que los armenios aún se encontraban celebrando el nuevo año y el nombramiento de Nuestro Señor Jesucristo. Una vez más, la fecha elegida no fue casual.

Ésta fue la tercera etapa de las masacres de Bakú, pero cuando hablamos de las matanzas de los armenios que vivían en el territorio de Azerbaidján es preciso señalar que se registraron una cuarta y hasta una quinta etapa de crímenes que se llevaron a cabo cuando ya la guerra de liberación había estallado”, dijo la exparlamentaria.

“Todos debemos percatarnos que las atrocidades cometidas por Azerbaidján contra los armenios fueron implementadas y llevadas a cabo paso a paso, tal como se planea un crimen de genocidio.

Hasta el momento continuamos llamándolos masacres, asesinatos o matanzas, sin embargo, estos hechos se basan en la misma política que implementó Turquía en 1915. Azerbaidján puso en práctica un programa destinado a la limpieza étnica de los armenios para culminar el genocidio iniciado por el Imperio otomano-turco”, continuó.

“Éste es el concepto que por alguna razón ha quedado fuera de consideración. Consideramos estas atrocidades como acciones separadas, mientras, me repito que fue un crimen cuidadosamente planificado y organizado, no muy distinto al crimen de lesa humanidad cometido por las autoridades turcas”, dejó en claro Alaverdyan.

baku 3Ante la pregunta acerca si Armenia logró exponer claramente lo acontecido a la comunidad internacional, Alaverdyan respondió: “No, en absoluto. Desde el principio las autoridades armenias adoptaron la postura de no politizar los problemas de los refugiados. Empero, no sólo existieron los refugiados, sino también las personas que fueron obligadas a abandonar sus hogares y casi no sobrevivieron a las matanzas. Hace poco tiempo, un funcionario armenio de alto rango hizo una declaración afirmando que su gobierno no politizaría la cuestión de los refugiados.


¿Por qué esta decisión? Como defensora de derechos humanos apoyo la política humanitaria hacia los refugiados o los desplazados con el uso de la fuerza. Pero esto es sólo un elemento. Otra cuestión es la que se refiere a los derechos de estas personas, independientemente del hecho de si se les ha concedido la ciudadanía de un país o no.

Muchas personas, incluyendo a algunos expertos generan la equivocada idea de que si a los refugiados o los desplazados se le concede la ciudadanía armenia, deben abandonar las demandas. Es una información falsa. El derecho internacional de los refugiados establece que el país que los admite, asume, conjuntamente con los organismos internacionales correspondientes, ciertas responsabilidades como las de proveerles vivienda, trabajo y la integración a su sociedad.

Sin embargo, no priva a los refugiados de sus derechos y reivindicaciones tales como el poder retornar a sus antiguos lugares de residencia y la devolución de sus bienes (materiales e inmateriales) confiscados por la fuerza.

La nación armenia posee derechos sobre los valores materiales establecidos sobre el territorio de la moderna República de Azerbaidján. Pero estas cuestiones no se plantean.

Durante años el Grupo de Minsk y sus copresidentes se han referido en repetidas ocasiones sobre el retorno de los azeríes a las zonas liberadas. Extrañamente, la parte armenia jamás ha planteado la contrapartida, es decir, los derechos de los armenios que abandonaron sus viviendas en Azerbaidján. ¿Quién va a defender sus derechos o cómo sus bienes perdidos van a ser recuperados?

Desde ese terreno comenzó el manejo de Bakú que desde años trata de instalar que es Armenia el agresor, hablando de un millón de refugiados, cifra que se probó que era totalmente falsa.

baku 4De acuerdo a la activista Alaverdyan, ya es hora de comenzar a exponer todas estas cuestiones. “Éste es el momento de adecuado para expresarlas, cuando Azerbaidján compite abiertamente con la organización terrorista ISIS. Es posible comparar las actividades azeríes sólo con los hechos que protagoniza el ISIS. De todas maneras, muchas veces Azerbaidján supera a estos fanáticos, ya sea en forma de retórica oratoria, asesinatos, encarcelamientos, etc. No existe otro estado que como Azerbaidján ponga en práctica  por tantos años una política basada en la persecución racista y la propaganda contra los armenios. Pero esta realidad jamás se ha planteado en los debates políticos.

No hemos podido obtener ninguna decisión de condena internacional a Bakú por una política de este tipo. La Unión Europea, alguna comisión del Consejo de Europa y varias ONG han formulado algunas declaraciones, pero la política antiarmenia de Azerbaidján jamás recibió una condena grave.

El pueblo azerí es la primera víctima de esta política, ya que sufre de la misma manera que sufrieron los alemanes la consecuencia de la política nazi. Somos consciente de dónde llevó al pueblo alemán la política implementada por Hitler. Nuestro vecino y adversario ha adoptado la misma política y no sabemos por qué motivo, presumimos de no politizar el tema de los refugiados. Ellos no son refugiados, sino armenios que fueron sometidos a un genocidio. Ya es hora de que mostremos todas nuestras cartas”, finalizó Larisa Alaverdyan.

 

Resumen de lo sucedido

Luego del pogromo de Sumgait (26 al 29 de febrero de 1988), las persecuciones, golpizas, homicidios brutales, burlas públicas, incautación de bienes, despidos ilegales y expulsión de personas, fueron sólo algunas de las duras circunstancias que debieron atravesar los armenios de Bakú.  En enero de 1990 permanecían todavía en Bakú unos 40.000 armenios de los 250.000 que vivían allí años atrás. Muchos de ellos eran personas mayores, discapacitados y sin medios económicos, a cargo de los familiares que los cuidaban.

Los nuevos pogromos tuvieron un carácter organizado, selectivo y masivo desde el 13 de enero de 1990. Existe una enorme cantidad de evidencias sobre los vejámenes y asesinatos cometidos con una crueldad excepcional, incluyendo violaciones en grupo y quemas de personas vivas,

El número exacto de las víctimas del genocidio de los armenios en Bakú sigue siendo desconocido. Según diversas fuentes, entre 150 y 400 personas fueron asesinadas y cientos quedaron imposibilitadas. Los pogromos continuaron durante una semana en medio de una total inacción de las autoridades de Azerbaidján y la URSS que por entonces tenía una guarnición militar del ejército soviético en Bakú. Los que lograron evitar la muerte fueron deportados. Recién el 20 de febrero se desplegaron las tropas soviéticas para establecer el orden en Bakú.

¿Quién es?

alaverdianLarisa Alaverdyan nació en Bakú el 21 de septiembre de 1943. En 1966 se graduó en el Instituto Pedagógico Estatal de Azerbaidján.

Poco después trabajó como profesora de matemáticas y dibujo. Fue miembro fundador de la “Unión de Compatriotas de Artsaj”, fundada en 1988, siendo su secretaria ejecutiva. Entre 1991 y 1995 fue experto jefe del Comité de Asuntos de Artsaj del Consejo Supremo de la República de Armenia.

Fue durante largos años directora de la ONG “Fundación contra la Violación de las Leyes”. En tanto, entre 2004 y 2006 fue designada ombudsman de derechos humanos de Armenia. En 2007 fue electa diputada de la Asamblea Nacional.

Alaverdyan ha tenido responsabilidades en diversas áreas como relaciones exteriores, derechos humanos, personas desaparecidas, secuestradas o prisioneras, migraciones, etc.

Es autora de numerosas publicaciones de su especialidad y habla con fluidez los idiomas, ruso, inglés, francés y azerí. Es casada y tiene dos hijas.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora