Noticias en idioma armenio

Más problemas para Armenia (2)

Opinión

Saliendo un poco del contexto regional donde Armenia debe enfrentar el desafío de tener un socio que acaba de reunion-de-gabineteamigarse con Turquía, uno de sus enemigos, podemos concentrarnos en aquellos problemas internos que desde que se recuperó la democracia han sido un serio obstáculo para poder desarrollarse social y económicamente e impedir la continua  sangría de jóvenes familias que emigran en búsqueda de mejores condiciones de vida.

Hace pocas semanas el gobierno dio un golpe de timón a su tradicional política y desplazó de su cargo de primer ministro a un hombre del riñón del oficial Partido Republicano. En su reemplazo el presidente Sarkissian designó a un tecnócrata que desde hace muchos años estaba fuera del país trabajando en altos cargos de la empresa estatal rusa de gas.

La decisión fue tildada por los analistas como casi sorprendente pues dudan de la capacidad del nuevo funcionario en deponer las estructuras de corrupción que desde hace décadas están enquistadas en todo los segmentos del estado. Karapetian, el nuevo premier, designó a otros funcionarios de su mismo perfil en algunas de las carteras más conflictivas. Incluso tuvo un choque con el Tashnagtsutiún al intentar modificar el acuerdo de cooperación establecido con el Partido Republicano a principios de este año.

Finalmente se conoció el nuevo gabinete donde el cambio más notable fue el reemplazo del ministro de Defensa, el histórico Seyrán Ohanian, por el joven asesor presidencial Vikén Sarkissian. Luego de esbozar los cambios que propone, Karapetian logró su aprobación con un voto de confianza por la Asamblea Nacional de Armenia.

Pero Karapetian deberá comenzar por poner en caja a los propios miembros del Partido Republicano, principal sostén de su designación. No es un secreto para nadie que la mayoría de los empresarios catalogados como monopolistas y dueños de la economía nacional son integrantes del partido que gobierna. Incluso muchos de ellos son también miembros del Parlamento, lugar al que comenzaron a concurrir luego de años de ausencias reiteradas para enfrentar al nuevo premier.

Muchos de estos personajes ya cuestionan a Karapetian al que consideran como un “extraño” que viene a lesionar sus intereses. Sin embargo, algunos expertos de la economía nacional se preguntan si el bisturí del primer ministro alcanzará a extirpar muchos de los tumores de la economía armenia, personificados por empresarios identificados como muy cercanos al presidente Sarkissian.

Un apoyo llamativo y tal vez inesperado recibió Karapetian por parte de Rubén Vardanyan, hombre de negocios afincado en Rusia y titular de la Fundación IdeA, que pronto visitará la Argentina para hacer importantes anuncios. De acuerdo a Vardanyan, el 25° aniversario de la Independencia encontró al país inmerso en una difícil situación provocada por el agotamiento del sistema de gobierno que prevaleció desde 1991.

“Muchos empresarios no se han enriquecido por gestionar sus empresas de modo eficiente, sino a través de la evasión de impuestos, la corrupción o simplemente por ofrecer producto de mala calidad a precios elevados. Pero esta realidad no es sólo propiedad de los oligarcas, una reciente revisión independiente de dos decenas de productos lácteos demostró que no cumplían con los requisitos sanitarios. Esta es una muestra de que es más importante el dinero “fácil”, que la nación o la salud de nuestros hijos. Las irregularidades también pueden observarse en otros alimentos y productos de primera necesidad. Y no todos estos artículos son producidos por las estructuras oligárquicas”, expresó Vardanyan.

El magnate aseguró que el primer ministro y su equipo ministerial no tienen demasiadas alternativas y que está dispuesto para proporcionar los recursos financieros necesarios para el éxito de la gestión de Karapetian.

Dicen que todas las crisis promueven oportunidades de cambio y que en cada una de ellas hay vencedores y vencidos. Armenia vive desde hace décadas en permanente crisis y por desgracia no hubo quien haya podido o querido al menos intentar de sacarla de ella. Hoy el gobierno busca apoyarse en los cambios para sobrevivir políticamente. Ojalá que esos cambios traigan el paliativo que necesitan los sectores menos pudientes  y que finalmente comience a rodar la rueda del progreso en nuestra Madre Patria.

Por una vez debe predominar el interés común en desmedro de los bolsillos de los oligarcas ya repletos del dinero que le sacaron a un pueblo que soportó terremotos, guerras, bloqueo de fronteras y además que unos pocos de sus propios conciudadanos sean responsables directos de sus penurias.

Jorge Rubén Kazandjian

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora