Noticias en idioma armenio

Oración comunitaria de agradecimiento en la Catedral Metropolitana

Manifestación de gratitud al Papa Francisco, por su histórico reconocimiento del Genocidio Armenio

misa-2BUENOS AIRES (Diario ARMENIA).- Una ceremonia de oración en agradecimiento al Papa Francisco, convocó a los feligreses de la Iglesia Católica Armenia y de la Iglesia Apostólica Armenia, el miércoles 24 de junio, pasadas las 19 horas, en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires. El encuentro comenzó, según el programa convenido, con los cánticos religiosos interpretados por el Coro de más de 100 voces, dirigido por la Prof. Diana K. de Sarafian, con la Prof. Florencia Halladjian en teclados. Interpretaron varias piezas de la liturgia de la Iglesia Armenia.

Previamente, ante un grupo de dirigentes institucionales, dos scouts colocaron una ofrenda floral ante el jachkar instalado en el altar armenio de la Catedral Metropolitana.

Oraciones y rogativas

misa-3-PoliDe espaldas al altar, se ubicaron el anfitrión cardenal primado Arzobispo Mario Poli, el arzobispo primado de la Iglesia Apostólica Armenia Kissag Mouradian y el exarca de los Armenios Católicos Obispo Vartán Boghossian. Luego de la lectura de textos del evangelio por el clero de ambas iglesias, los dignatarios se dirigieron al pueblo.

En primer término habló Monseñor Boghossian, informando detalladamente como sucedió el histórico reconocimiento del Papa Francisco y anunció la próxima emisión de una estampilla vaticana conmemorativa; luego Monseñor Mouradian, expresó el agradecimiento argentino-armenio por ese gesto, que destaca a la justicia como camino para la convivencia entre los pueblos armenio y turco y el Cardenal Poli, en su homilía, dando la bienvenida a los hermanos armenios, explicó los perfiles espirituales de la profética actitud del Jefe de la Iglesia Católica en el día de la Misericordia del 12 de abril, cuando hoy persiguen a los cristianos, al condenar tres de los genocidios del Siglo XX: los perpetrados por Turquía, por el stalinismo y por el nazifascismo.

misa-5-KissagRecordó que el papa Francisco, respondiendo a un pedido del Catolicós armenio católico Nersés Bedrós XIX (recientemente fallecido), celebró ese día la Santa Misa en la Basílica de San Pedro, en Roma, en la que calificó el genocidio del pueblo armenio como el primero del Siglo XX. Expresó que Dios gobierna la historia con Su providencia, con amor y misericordia, e instó a los armenios a seguir adelante, a vivir con esperanza, “que nos viene de la misericordia divina”. Los mismos dignatarios leyeron rogativas que fueron compartidas por los fieles.

Presencias destacadas

Asistieron el Nuncio Apostólico monseñor Emil Paul Tscherrig (ubicado a un costado del altar), el subsecretario de Culto de la Nación, Juan Landaburu; el director general de Culto Católico de la Cancillería, Luis Saguier Fonrouge; el director de Cultos de la Ciudad de Buenos Aires, Alfredo Abriani; el subsecretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Ciudad, Claudio Avruj, otros funcionarios nacionales y metropolitanos, los embajadores de Armenia, de Bielorrusia, del Líbano, de Lituania, de Palestina y otros diplomáticos, el Dr. León Carlos Arslanian, altos dirigentes de la comunidad, diversas personalidades y numeroso público.

misa-4-VartanPor los laicos Carlos Manoukian dio lectura a la carta de agradecimiento de la Comunidad Armenia (ver más abajo), que fue enviada el 1° de junio al Santo Padre y que figuraba en un folleto repartido de la Comisión Conmemorativa del Centenario del Genocidio Armenio.

El encuentro de oración argentino-armenio de agradecimiento al Papa concluyó con otra interpretación del Coro, acompañado por instrumentos folklóricos nacionales, de un fragmento de la Misa Criolla.

 

Carta de la comunidad armenia al papa Francisco

Querido Santo Padre:

Tenemos el alto honor de dirigirnos a Su Santidad en nombre de su querida comunidad armenia de la República Argentina, que este año vive con emoción y fervor patriótico el centenario del Primer Genocidio del Siglo XX, causa de la desaparición de la milenaria Nación Armenia de sus territorios ancestrales.

Los argentinos de origen armenio, descendientes de los refugiados que al amparo de la generosidad de la Nación Argentina hallaron en este suelo patrio el respeto y la consideración que el destino les había negado en su tierra, han sido testigos conmovidos de sus autorizadas palabras de condolencia y solidaridad.

Misa-1La inolvidable Misa Pontifical del domingo 12 de abril en la Basílica de San Pedro y la aceptación de la figura de San Gregorio de Narek entre los doctores de la Iglesia Universal fueron hechos históricos que llevaron consuelo y reforzaron los dolidos corazones de la armenidad en el marco de la conmemoración del Centenario.

Sus palabras, querido Santo Padre, resonaron desde el altar de San Pedro para recordar a la humanidad que la adhesión a los principios cristianos de misericordia y perdón constituye el capital más preciado de la Iglesia, y que los mismos no son resignados por sus representantes ni después de alcanzar la máxima jerarquía.

La Nación Armenia, cuya irrenunciable fe en Cristo le valió la persecución y el repetido martirio en el transcurso de su historia de continuo testimonio, estuvo representada por sus más altos dignatarios civiles y religiosos en la inmortal jornada del 12 de abril. Millones de armenios de todo el mundo la siguieron por televisión.

Pero nadie como los armenios de la Argentina y los argentinos de origen armenio vio en el altar al Cardenal Bergoglio, a Monseñor Jorge Mario, al querido Padre Jorge al que todos amamos y admiramos desde nuestra identidad espiritual de católicos practicantes o armenios apostólicos, que siempre nos sentimos amados y respetados por usted.

Los débiles y postergados, los que no podemos exponer más que la fuerza de nuestro espíritu, de nuestra fe y de nuestras convicciones, los que no podemos ostentar nuestro poder terrenal, político o económico, nos sentimos reconfortados por su afecto y su valor para defender la verdad.

Nuestra presencia masiva en San Pedro, junto con nuestros obispos Kissag Mouradian y Vartán Boghossian, y dos figuras tan importantes de la Iglesia Argentina, como el cardenal arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mario Poli, y el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, constituyó una vivencia única e irrepetible.

Gracias, querido Santo Padre, por estar con nosotros y alegrar nuestros corazones en un aniversario tan doloroso. Gracias por elevar su voz en apoyo de esta Nación pequeña pero valiosa, que ha dado testimonio de fe a través de los siglos y ha sido escarnecida y martirizada, aunque renacida de las cenizas, que espera su visita para recibir sus bendiciones a la vera del bíblico Monte Ararat.

El 24 de junio, en la ceremonia de Acción de Gracias que presidirá el Cardenal Poli en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, rezaremos por Usted, Santo Padre, y elevaremos nuestras oraciones por la paz en el mundo y el cese de la persecución de los cristianos.

Con el amor y la admiración que siempre le hemos dispensado y dirigiendo nuestras oraciones al Altísimo, fuente de toda razón y justicia, lo saludamos con el deseo de que Dios le dé fuerzas para continuar con su histórico apostolado.

Comunidad Armenia de la República Argentina.
(Según fue difundida por AICA)

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora