Noticias en idioma armenio

Pablo Katchadjian, el hombre que doblegó a María Kodama

Luego de varias instancias judiciales

KatchadjianLa heredera universal de la obra de Jorge Luis Borges había demandado al escritor por haber escrito una versión “engordada” de El Aleph. Fue sobreseído.

Las páginas de esta insólita historia comenzaron a leerse allá por el año 2009, tras la publicación de un libro que encendió la furia de María Kodama, que acudió a su abogado al enterarse de la salida de El Aleph engordado, versión libre y extendida del famoso cuento de Jorge Luis Borges. ¿Quién fue el irreverente que se animó a tanto y que sacó de sus casillas a la siempre calmada heredera universal del genial autor argentino? Pablo Katchadjian es la respuesta. Un escritor que entonces mandó a imprimir no más de trescientos ejemplares.

Hoy, la noticia es que Katchadjian acaba de ser sobreseído por segunda vez en lo que va de un juicio que, según su abogado, tendrá un final feliz. Apoyo de sus colegas no le faltó: hace dos años y a las puertas de la Biblioteca Nacional, un grupo de escritores e intelectuales expresó su apoyo al autor demandado. María Pía López, socióloga y doctora en Ciencias Sociales, participó aquella noche del acto. “Apoyamos al autor porque nos pareció inaceptable la actitud de la demandante al considerar a Borges como su propiedad.

Hay algo que es fundamental: se trata de una obra literaria que, como toda otra, es a su vez tomada de otra obra, y Borges nos pertenece porque es un constructor de nuestra lengua. Si no podemos reversionar o tomarnos libertades nos estaremos privando de cosas y, en este caso, nada menos que del gran escritor. Aquí hay una decisión de sancionar la libertad, lo que suena como una advertencia o medida ejemplificadora, y creo que es un conflicto que ni siquiera pasa por lo económico.

Katchadjian imprimió muy pocas copias y las regaló entre la gente y amigos. Hay que festejar su sobreseimiento”.

 Kodama. Siempre atenta a todo lo que roce la obra de Borges.

De las cuatro mil palabras originales de la obra publicada en 1949, la versión “engordada” le agregó otras cinco mil seiscientas. Entonces, la viuda de Borges mandó a motorizar una querella penal por “deformación, intercalando al texto original palabras, frases y oraciones completas sin diferenciarlas, y habiendo quitado palabras del texto original, sustituyéndolas por otras”. Tras tal “atrevimiento”, Kodama pidió al joven escritor disculpas públicas que éste negó. Katchadjian fue sobreseído en primera instancia y ante una apelación, la Sala IV de la Cámara de Casación lo procesó.

Los peritajes llevados a cabo en la Justicia determinaron que la nueva versión “constituyó la creación de un texto nuevo, generado a partir de un procedimiento literario reconocido en el paradigma que guía la literatura contemporánea y que clásicos como el mismo Borges habían aceptado”, y Katchadjian fue sobreseído una vez más.

“La querella fue iniciada porque se interpretó que hubo violación de los artículos 72 y 73 de la Lay 11.723 de Propiedad Intelectual. La explicación que dimos es que existen procedimientos que son inescindibles de la historia del arte y que Borges era un entusiasta y cultor de dichos procedimientos”, explica Ricardo Straface, escritor y abogado defensor de Katchadjian. “También, que el delito tipificado exige una conducta dolosa o de beneficiarse económicamente con la obra ajena y ya desde la portada y hasta la posdata, el autor explica que realizó una intervención sin intención de engañar a nadie. Seguramente los abogados de la heredera van a apelar el sobreseimiento, pero creo que la Cámara va a confirmar la situación actual. Me parece que lo que busca Kodama es que le lleven el apunte. ¿Quién se acuerda de ella salvo cuando hace algún juicio? No tiene otra explicación. Más allá de eso, soy optimista”.

Jorge Repiso

Veintres.com.ar

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora