Noticias en idioma armenio

Quince días de servicio militar para la diáspora armenia

Una opción para sentir la patria desde las filas

Cons-1Ereván (Mediamax).- Los actos de las Fuerzas Armadas armenias siempre fueron una fuente de inspiración para historias sobre el heroísmo, especialmente luego de la guerra de abril de 2016. Sin embargo, los desafíos y obstáculos actuales combinan estos sentimientos con el descontento, representando una imagen contradictoria para esta institución. Es por esto que desde el Ministerio de Defensa, en cooperación con la Fundación Arar, lanzaron el programa Marar, que permite a las diásporas armenias participar por dos semanas en el ejército.

Diez hombres armenios de todo el mundo fueron “convocados” para realizar el servicio militar el 21 de agosto. Durante quince días, vivieron la realidad militar haciendo ejercicios, practicando tiro y visitando unidades militares, posiciones de combate y comunidades limítrofes.

El director ejecutivo de Arar, George Tabakyan, expresó que este proyecto está dirigido a fomentar la repatriación, así también como en crear una conexión entre los jóvenes de la Diáspora y las fuerzas armadas del país. Las autoridades encargadas esperan que los participantes deseen formar parte de las mismas, a través de las cuales descubrieron Armenia.

Col_diasp-1“La diáspora armenia tiene principalmente esta percepción emocional de nuestro ejército, aunque todavía no ha entendido lo que es verdaderamente y por qué atribuimos tanta importancia en tenerlo. Siempre han admirado a los fedayí (voluntarios). Armenia los necesitó en algún momento de la historia, y por supuesto, les estamos agradecidos a todos ellos. Sin embargo, ahora es necesario fortalecer al ejército y el servicio militar profesional es una herramienta importante para lograr que este objetivo sea realidad. El trabajo de los militares debe ser atractivo y exigente”, dijo el directivo.  

El programa  incluirá a jóvenes sanos de 20 a 35 años sin condenas previas y que no eludido el servicio militar. Poco después de la finalización del registro, los encargados estudian todas las solicitudes en detalle. Más tarde, los ingresantes aceptados viajan a Armenia y pagan un arancel que cubre alojamiento, comidas, uniforme y seguros de vida. En lo que va del año, el proyecto recibió un total de quince solicitudes.

David Sargsyan, de 32 años, quien abandonó Armenia a los ocho años y visita por primera vez el país desde entonces, explica con respecto a su inscripción en este proyecto: “En primer lugar, quería visitar mi tierra. En segundo término, deseaba conocer sus fuerzas armadas, vivir como un militar y ver los monumentos históricos”.

Si bien los organizadores aún no han hecho una evaluación con respecto al Marar, ya hablan de un éxito. Según comentan, los participantes entendieron el ejército y cómo funciona el mismo, e incluso uno expresó el deseo de obtener la ciudadanía armenia.

Col_diasp-2Según Tabakyan, la diáspora ha estado muy interesada en las fuerzas armadas armenias después de la guerra de abril en 2016. Se organizaron campañas de recaudación de fondos, destinadas a apoyar al sector militar y a las familias de los caídos en acción. De hecho, según afirma el mismo, muchas personas llegaron a cuestionarse su lugar y responsabilidades en caso de que la situación se repita.

“Alrededor de 800 y 1000 familias se repatrían a Armenia cada año. Inician negocios, crean empleos y realizan inversiones. Tenemos la esperanza de que muchas estén listas también para involucrase militarmente. No se trata de dinero, se trata de la necesidad de desarrollar esta profesión en nuestro país. Debemos asegurarnos de que si las diásporas quieren alistarse, puedan hacerlo fácilmente “, comunicó el director ejecutivo de Arar.

Hasta ahora la iniciativa no solo inspiró a los solicitantes sino también a los militares. En relación a esto, el mayor Vazkén Kocharyan, que ya piensa en dar la bienvenida a un nuevo grupo sin haber despedido todavía al primero, comenta: “Mis colegas y yo inspiramos mucho a nuestros familiares y amigos, cuando les contamos las historias de estos hombres de diversas profesiones y de distintas partes del mundo que vienen a Armenia a participar por quince días del ejército”.

“Los postulantes también pueden contar sus historias a todos sus conocidos, describir lo que los militares usan o comen y las enseñanzas que reciben, para que estos también deseen participar”, agregó el oficial.

El 3 de septiembre las autoridades del plan iniciaron una primera recapitulación de esta primera parte y anunciarán a continuación el inicio de la siguiente etapa. Los intervalos entre cada período estarán determinados por la cantidad total de inscriptos en el Marar.

Las unidades militares todavía no están listas para aceptar a mujeres, pero los organizadores planean su “convocatoria” en el futuro, probablemente en grupos que sean íntegramente femeninos.

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora