Noticias en idioma armenio

Rakel Dink: “Diez años. Es fácil decirlo”

Hrant, la víctima 1.500.001

Rakel-1Hace pocos días se conmemoró en Estambul el 10° aniversario del cruel asesinato de Hrant Dink, periodista armenio y director del periódico Agós. Una década después, el crimen no se ha aclarado pues sólo están en prisión los autores materiales, mientras quienes inspiraron y financiaron el magnicidio permanecen aún en la oscuridad por expresa decisión de las autoridades turcas.

El 19 de enero pasado se llevó a cabo un multitudinario acto de recordación frente a la sede de Agós. Allí tomó la palabra la viuda de Hrant, Rakel, quien con sentidas palabras pronunció un vibrante alegato contra la indiferencia del gobierno, la indolencia de la justicia y fundamentalmente contra el odio que aún perdura en muchas mentes.

También agradeció a las miles de personas que recuerdan cada año al malogrado hombre de prensa. Transcribimos a continuación la traducción no oficial de su mensaje.

 

“Exactamente diez años. Sin ti, no fue nada fácil. Sin estar contigo, sin estar con mi amado, especialmente, el ser arrancado de mí por un plan pérfido, provoca más dolor, más pena y pesadumbre.  ¿Y qué decir de aquellos que hace 20, 30 o 40 años llevan este dolor? ¿Qué decir de aquellos, cuyos hijos fueron asesinados?

En diez años aprendí cuán saladas son las lágrimas que bañan mi rostro. Con gran paciencia aprendí cómo es posible luchar contra el odio y la ira. Cuando pienso en tu ausencia, pareciera que el fuego quema y quema mi cuerpo; pareciera como que mi piel quiere estallar en llamas.

Rakel-2¡Cuántas cosas pasaron en el transcurso de estos diez años!  ¡Ay, querido!… la matanza de Malatya, Iskenderún, Sevag Balekcé, Roboski, los hechos de Guezi, Suruch, Diarbekir, Sur, Mardín, Nusaibín, Djizir, Shernak, Tahir Elchí, Ankara, 15 de Julio, Machka, Izmir, Aintab, Ortakiugh, Aeropuerto de Estambul, la guerra de Medio Oriente.

Operativos, terrorismo, ¡y todavía otras cosas…! El país se transformó en un lago de sangre. Algunos quisieron bañarse en sangre humana. Una pesadilla invadió el país. La gente se volvió temerosa hasta de respirar. Fueron pisoteados hombres y mujeres. La dignidad fue mancillada e ignorada. Las madres entierran a sus hijos. Se impulsa la natalidad, pero nadie se ocupa de defender el derecho a la vida. Cada día y cada noche se cometen violaciones a los derechos, se ataca a las mujeres y se ejecutan crímenes políticos. Mientras la gente trabaja y sufre, nadie asume la responsabilidad de detener estos crímenes.

Entre el poder de la subversión y el terrorismo de los poderosos, el que sufre es nuevamente el pueblo. ¿Quién cambiará lo sucedido? El gobierno que dice luchar contra el terrorismo se identifica él mismo con los terroristas por causa de la situación que genera.

Un día, es el gobierno de EE.UU. en Abu Ghraib, después es Rusia en Alepo, otro día es Turquía en el sureste, luego Siria contra los opositores… Un día, el viento que sopla del norte, cosecha el campo de la muerte, otro día, el que sopla del sur… y los que recogemos la maldita cosecha, somos nosotros, nuevamente, el pueblo… En nuestras costas aparecen cadáveres de niños… ¿Existe algo peor?

¡Oh, Cielo y Tierra…! ¡Oh, montañas y mares…! ¡Levántense y sean testigos! Sean testigos de la sangre derramada en estas tierras… Ya que los hombres callaron, o fueron acallados. Murió, fue asesinado. Hasta se agotó la posibilidad de formular e duelo. La dictadura y el homicidio han sobrepasado todos los límites. Las mentes se han paralizado, los inteligentes fueron destruidos.

¡Levántense colinas y mares, cielo y tierra…! (Arenga de las escrituras) ¡Ustedes sean testigos! Den testimonio de la historia y del presente. Del peso de los pecados, de la multiplicidad de los crímenes, del sacrificio de vidas, ¡ustedes sean testigos! De los interminables juegos del diablo, de las bravuconerías y de la falta de respeto, ¡sean ustedes testigos! De los que impugnan la justicia, de la repugnancia que se vive en estas tierras ancestrales, ¡Sean ustedes testigos! “La vanidad de las vanidades”, declaró.

Rakel-3“Engrandecí mis obras, me edifiqué casas, planté viñas para mí; me hice jardines y huertos, y planté en ellos toda clase de árboles frutales; me hice estanques de aguas para regar el bosque con árboles en pleno crecimiento. Compré esclavos y esclavas, y tuve esclavos nacidos en casa. Tuve también ganado, vacas y ovejas, más que todos los que me precedieron en Jerusalén. Reuní también para mí plata y oro y el tesoro de los reyes y de las provincias. Me proveí de cantores y cantoras, y de los placeres de los hombres, de muchas concubinas. Y me engrandecí y superé a todos los que me precedieron en Jerusalén; también la sabiduría permaneció conmigo. Y de todo cuanto mis ojos deseaban, nada les negué, ni privé a mi corazón de ningún placer, porque mi corazón gozaba de todo mi trabajo, y ésta fue la recompensa de toda mi labor. Consideré luego todas las obras que mis manos habían hecho y el trabajo en que me había empeñado, y he aquí, todo era vanidad y correr tras el viento, y sin provecho bajo el sol”. (1)

Balance de esta década

¡Cuántas cosas sucedieron en el transcurso de estos diez años! Pusieron delante de nosotros el proceso de una conspiración. Entramos y salimos de los juzgados. Se rieron de nosotros, también se burlaron. “La aceptas o lo dejas”, nos indicaron. Primero dijeron “No hay una organización detrás del crimen”; luego el Tribunal Supremo dijo: “hay una organización, pero se limita a unos cuantos jóvenes nacionalistas”. Más tarde llegó el día en que se enfrentaron los grupos de dentro del gobierno, que trataban de aprovecharse, -una vez cometido el crimen, tapado encima. La organización compuesta por unos cuantos jóvenes nacionalistas se fue, en su lugar vino FETÖ (Organización Paralela Estatal). Hicieron creer que era el ERGENEKON, pero sólo pasaron por al lado en nuestro juicio. Hasta el estado metió la cola en el lugar de los hechos, y “he aquí el diablo”, dice. No es mentira, ni es verdad. En vez de ir detrás del diablo, ¿cuándo vamos a dejar de jugar con las serpientes del diablo?

La misma pregunta

Nuevamente repetimos la pregunta que hicimos hace diez años. Los que nos identifican como un  objetivo, los amenazadores, los que dicen: “Hrant, eres el blanco de nuestra ira”, los que publican conversaciones del comandante del Ejército: ¿cuándo se van a presentar frente a la justicia? Nuevamente las imágenes del lugar de los hechos se difunden por todos lados. Se dice que hace diez años, por estas horas, estaba presente la policía militar entre el público. Esperemos, veamos cuándo finalizarán los interrogatorios que ya llevan varios años…

Rakel-4Lo hemos dicho anteriormente, lo decimos nuevamente. El autor de este asesinato es famoso. El que cometió este crimen, en apariencia, es el Estado en todos sus niveles. Y si realmente no es el Estado el responsable, es igualmente culpable de echar los dados fuera del tablero de juego. El estado no es sagrado. El hombre es sagrado. La vida es sagrada.

Desde hace diez años el estado agravia las cosas sagradas de este país. Lo hace exactamente igual que hace cien años; hace un siglo que injuria… Sean de la nación, raza o culto que profesen, mientras no santifiquen la vida, no pueden tener una vida digna en estas tierras, queridos míos.

Créanme que hoy, el compartir con ustedes el dolor del décimo aniversario del asesinato de mi marido, el hablar de su juicio, me produce un enorme dolor. Sin embargo, creo que para el pueblo y para la definitiva democratización de este país, esta causa es uno de los juicios más significativos.

Hrant, en la conciencia popular

Mi marido prestaba más importancia a la conciencia popular que a los estrados de la justicia. En todo este proceso que sobrellevamos, nuestra única esperanza es que este crimen sea condenado por la propia conciencia del pueblo. Este juicio es una de las llaves de la democratización de Turquía. Si lo van a utilizar para algo, entonces, háganlo de punta a punta para este objetivo.

Este juicio es también el juicio de nuestros amigos, aquellos que han encontrado la cárcel mientras buscaban la verdad, durante la lucha por la paz y la libertad; es el juicio de los periodistas encarcelados y de los diputados, a quienes se les ha arrebatado la libertad.

Hoy, en este período de tinieblas, hay quienes buscan consuelo diciéndose “por lo menos son los nuestros los que están en el gobierno” buscan. No crean que los que están en el gobierno son de los suyos. Los hombres enviados a gobernar el país, con sus buenos objetivos, eran hijos del pueblo, pero ahora se convirtieron en “Funcionarios del Estado”. Muchos olvidaron sus promesas. Ahora quieren hacerlos cómplices de sus crímenes. Ustedes no merecen eso.

Todos merecemos mucho más. Confío en que lograremos algo mucho mejor. El amor es hacer algo por el otro. Por supuesto, en el camino del amor, sentirás dolor. El amor es la lucha espiritual más poderosa. El amor responde al mal, con bien. Sin amor no hay fe. Arreglados, y con amor.

Si uno dice: “Yo amo a Dios” y aborrece a su hermano, es un mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” (2)

Queridos amigos: hace exactamente diez años que estábamos juntos aquí. Habíamos dicho que nos habíamos transformado en parientes, en familiares en el dolor. Contamos nuestras historias; y las escuchamos. Germinaron tantas nuevas historias llenas de dolor, de pena y de lágrimas… se hicieron tantas… son miles, decenas de miles…

No es simplemente vivir juntos; vivir a la par y con alegría es lo importante. Y vivir con dignidad, libres…

Superemos el temblor de la paloma de este país. No ofendamos a las palomas.  

Primero, entendámonos

Primero, respetemos el dolor de cada uno,

Primero, hagamos vivir el uno al otro”.

 

*Eclesiastés 2:4-11

** 1 Juan 4:20

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora