Noticias en idioma armenio

Rusia aumentará el número armenios en sus academias militares

Formación castrense

tropas-armenias-rusiaEreván (RFE/RL).- En un nuevo impulso a sus estrechos vínculos con Armenia, Rusia asumió el compromiso de elevar el número de cadetes y oficiales que estudian en las academias militares de aquel país.

“El aumento del cupo de formación de personal militar corresponde a las necesidades actuales de las fuerzas armadas armenias”, manifestó  Nikolay Bordyuzha, secretario general de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) liderado por Moscú. “Vamos a capacitar a mayor cantidad de militares armenios”, dijo Bordyuzha durante una conferencia de prensa en la capital rusa.

Luego del colapso soviético, fue Rusia quien proveyó de enseñanza y formación militar gratuita a los integrantes del ejército armenio. A partir de 2014, casi 250 armenios fueron recibidos en las academias militares de ese país. Esta cifra es comparable con el número total de cadetes que se gradúan de las escuelas militares de Armenia cada año.

Serguei Shoigu, ministro de Defensa ruso, se reunió con su par armenio Seyrán Ohanian en Ereván el pasado 16 de agosto. Luego de ese encuentro se comprometió a intensificar la asistencia militar. “Por el momento son 203 los soldados armenios que estudian de forma gratuita en las 24 academias militares de Rusia”, informó el asistente de Shoigu, Anatoly Antonov, agregando: “Este año vamos a admitir otros 211 estudiantes. Todos ellos recibirán educación calificada”.

Moscú es también el mayor proveedor de armamentos del ejército armenio. La pertenencia de Armenia a la OTSC, una alianza de defensa que agrupa a seis repúblicas exsoviéticas, le otorga el derecho a importantes descuentos o incluso recibirlos de modo gratuito.

Al referirse a la formación gratuita de militares armenios, Bordyuzha dijo que Rusia tiene también vínculos similares con muchos de sus aliados de la antigua Unión Soviética.

Sin embargo, la relación militar armenia con Rusia se vio empañada en los últimos años por la permanente venta de sofisticado armamento valuado en miles de millones de dólares a Azerbaidján. Ereván intensificó tales críticas a la provisión de armas rusa a Bakú durante la reciente guerra de cuatro días iniciada por los azeríes en sus límites con Artsaj, que casi desembocó en una guerra total.

El presidente ruso Vladimir Putin rechazó públicamente las críticas de Armenia después de mantener conversaciones en Moscú con el presidente Serge Sarkissian el pasado 10 de agosto. Al respecto, Putin también se refirió a la ayuda militar de Rusia a Armenia.

A pesar de su incomodidad por los acuerdos militares entre Moscú y Bakú, Ereván continuó con la cooperación militar con Rusia. En particular, se hizo presión sobre las autoridades militares rusas a fin de acelerar la entrega de nuevas armas para las tropas armenias, financiadas a través de un crédito de doscientos millones de dólares proporcionado por Rusia.

Hace pocas semanas el Parlamento armenio ratificó un polémico acuerdo con Moscú relativo a la creación de un nuevo sistema de defensa aérea conjunta. Voces críticas prooccidentales del gobierno de Armenia calificaron el pacto como una grave amenaza de seguridad para la independencia del país.

El Ministerio de Defensa armenio rechazó esas acusaciones diciendo que un general del ejército armenio estará a cargo del mando de todas las fuerzas que compondrán el nuevo sistema. Entre el armamento que administrará Armenia se encuentran sofisticados misiles S-300 y Buk, además de los Mig-29 que forman parte de la base militar rusa en Armenia. De acuerdo al Ministerio de Defensa, Armenia tendrá asimismo acceso a los datos que proveen los satélites espías rusos.

Las partes planean alcanzar en los próximos meses un nuevo acuerdo sobre el contingente conjunto de tropas rusas y armenias que operan en el país desde hace más de diez años. Los detalles del acuerdo discutidos por Shoygu y Ohanian en Ereván aún no se han dado a conocer.

 

El Ejército armenio busca disminuir los suicidios de reclutas

Ereván (Hetq).- Es frecuente que cuando un soldado muere en un incidente no relacionado con la guerra, los mandos militares cataloguen esa muerte como suicidio. En muchas ocasiones frente al reclamo de los familiares, la respuesta oficial aparece insuficiente y queda la sospecha que se estaría frente a un hecho de encubrimiento. Sin embargo, los soldados no siempre se suicidan por sus problemas con compañeros o superiores, sino porque directamente no están en condiciones para enfrentar su etapa militar.

Buscando minimizar la cantidad de hechos luctuosos, el Ministerio de Defensa de Armenia a través de su viceministro Ará Nazarian, anunció la implementación de una serie de medidas en cooperación con diversos organismos, destinadas a crear las condiciones que mitiguen las causas subyacentes de suicidios e intentos de suicidio dentro de las filas castrenses.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora