Noticias en idioma armenio

Sarkissian dice que los Iskander son un arma de persuasión

Frente a las quejas de Azerbaidján

iskanderEreván (RFE/RL).- Armenia considera que los sofisticados misiles que acaba de adquirir de Rusia actuarán como en elemento de disuasión contra los posibles intentos de Azerbaidján de intentar aplicar una solución militar al conflicto de Nagorno Karabagh. En una entrevista concedida a la agencia de noticias Rusia Today, el jefe de estado armenio reiteró que su gobierno sigue comprometido en la búsqueda de un acuerdo paz con Bakú, basado en los principios clave defendidos por los mediadores del Grupo de Minsk de la OSCE.

Sarkissian agregó que Ereván compró los misiles Iskander en un esfuerzo por apuntalar el equilibrio militar en la zona en disputa. “No es secreto para nadie que Azerbaidján en estos últimos años ha estado equipando sus fuerzas armadas con armamento de vanguardia. No tenemos el tipo de recursos financieros que tiene ese país, pero constantemente tratamos de balancear la situación con revulsivos como éstos”, afirmó.

“Pienso que los Iskander son un antídoto. Estamos seguros que no es aconsejable una carrera armamentista y no la deseamos en absoluto. ¿Pero qué podemos hacer si nos amenazan con la guerra y el exterminio diariamente?”, concluyó el presidente armenio.

Con un campo de tiro de al menos unos 300 kilómetros, los sistemas de misiles Iskander son conocidos por su precisión y capacidad para superar los escudos de defensa de misiles modernos. Los militares armenios los mostraron por primera vez el 21 de Septiembre durante el desfile de la conmemoración de la Independencia en Ereván.

Hasta hace poco el ejército armenio sólo disponía de los misiles Scud-B y Tochka-U, bastante menos avanzados. Los expertos en temas militares afirman que ahora las instalaciones de gas y petróleo de Bakú podrían tornarse en blanco de los Iskander si Azerbaidján desata una nueva guerra.

Sin embargo, el presidente azerí renovó sus amenazas de acciones militares contra Armenia durante los ejercicios militares que las fuerzas armadas de ese país llevaron a cabo hace pocos días. Aliev advirtió específicamente sobre la repetición de las acciones ofensivas ejecutadas por sus tropas a comienzos de abril pasado.

“Si los armenios desean un acuerdo pacífico y sin víctimas, deben abandonar nuestras tierras”, dijo Aliev, agregando “Tampoco queremos la guerra, sólo pretendemos recuperar lo nuestro”. Sarkissian rechazó terminantemente la retórica azerí en declaraciones al periódico Golos Armenii de Ereván. “Bakú debería darse cuenta que no podrán lograr una solución militar”, subrayó.

Sarkissian manifestó que Azerbaidján es reacia a cumplir con los acuerdos que él y Aliev alcanzaron durante sus dos últimas reuniones celebradas luego de la guerra de cuatro días. El jefe de estado afirmó además que su gobierno está dispuesto a negociar con ese país el acuerdo de paz propuesto por los copresidentes del Grupo de Minsk. Dicho planteo se basa en principios universalmente reconocidos como la integridad territorial de los estados, el derecho de sus ciudadanos a la libre determinación y el no uso de la fuerza. “Estamos listos para una resolución de la cuestión sobre la base de estos tres principios, pero sólo sobre la base de ellos”, dijo Sarkissian.

El presidente armenio dijo que ya una vez se estuvo a punto de firmar la paz en una cumbre que se llevó a cabo en 2011 en Kazán, Rusia. Aliev rechazó ese avance de las negociaciones con inadmisibles exigencias de último momento, afirmó Sarkissian.

Los así llamados Principios Básicos para la paz en Artsaj se presentaron por primera vez en 2007 y se han ido modificando periódicamente desde ese entonces. Entre otras exigencias, imponen la retirada de Armenia de los siete distritos adyacentes. A cambio de esa concesión, la población de Artsaj determinaría el estatus del territorio mediante un futuro referendo.

Luego de los frustrados intentos de los últimos años, Sarkissian dijo a la prensa: “Si no hay progresos, si nos reunimos pero los acuerdos alcanzados no se cumplen después; ¿para qué sirven estos encuentros?”.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora