Noticias en idioma armenio

Se perdieron millones de dólares en compras sin licitación

Un organismo regulador denuncia despilfarro

reguladoresEreván (Nané Sahakyan para RFE/RL).- El gobierno de Armenia desperdició millones de dólares en fondos presupuestarios como resultado de contratar proveedores de modo directo en lugar de hacerlo mediante selección de precios, algo establecido en las disposiciones que regulan los monopolios.

El estado viene subvencionando desde hace mucho tiempo el precio de los fertilizantes, además del costo del combustible diésel que utilizan los agricultores armenios. Todos adquieren esos insumos a empresas privadas favorecidas por el Ministerio de Agricultura.

La Comisión Estatal para la Protección de la Competencia Económica (SCPEC) alegó el mal uso del dinero de los contribuyentes destinado al esquema de fertilizantes en un estudio dado a conocer hace pocos días. Se señaló que la cartera de Agricultura contrató sólo una empresa para el suministro de abonos a distribuir en zonas rurales a precios reducidos.

El organismo actuante aseveró que la empresa Berrityun no tenía competidores en el proceso de selección y establecía precios desproporcionadamente elevados. Sólo en 2015, el gobierno armenio pudo haber ahorrado unos 3,3 millones de dólares si hubiera abonado precios basados en el mercado de fertilizantes. Y de acuerdo a ese parámetro, los agricultores podrían haber pagado un 36 por ciento menos por ellos.

Medios de prensa locales afirman que dicha compañía es propiedad de un familiar de GaguikKhachatrian, un exministro de Hacienda denunciado por corrupto por la oposición y varios periódicos independientes.

Al hacerse eco del informe del SCPEC, el actual ministro de Agricultura, IgnatiArakelian, se comprometió a revisar el proceso de entrega de fertilizantes. Sin embargo, tuvo cuidado de no criticar a su predecesor, Sergo Karapetian, que estuvo al frente de esa cartera durante el período alcanzado por el informe.

“En años anteriores hubo una decisión del gobierno sobre cómo manejar el esquema de fertilizantes”, dijo Arakelian a la prensa. “Ahora estamos pensando qué y cómo vamos a hacer el próximo año”.

“Estamos negociando con todos los proveedores del área para entender qué impacto en los precios puede haber en el mercado”, dijo. “En consecuencia, desarrollaremos un mecanismo de subsidios que será más transparente y más específico”, concluyó.

El informe del SCPEC planteará más interrogantes sobre la honestidad de las adquisiciones estatales en Armenia. El Centro Anticorrupción (ACC), socio armenio de Transparencia Internacional, indicóa principios de este año que siguen existiendo prácticas estatales que implican graves “riesgos de corrupción”.

La ONG referidaaseveró que varias agencias gubernamentales armenias adquirieron muchos bienes y servicios a precios artificialmente altos el año pasado. El gobierno adjudicó sin licitación el 70 por ciento de sus contratos, aseguró.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora