Noticias en idioma armenio

Shushí: La antigua capital de Artsaj, celebra el 26°aniversario de su liberación

Páginas gloriosas de la resistencia

Cada 9 de mayo, las fuerzas armadas de la República de Nagorno Karabagh festejan, junto al gobierno y al pueblo del Artsaj liberado la partida definitiva del inicuo opresor turco-azerí.

Más de un siglo de resistencia

Sushi-foto-antiguaEl primer ensayo de persecuciones a los armenios fue realizado por los entonces llamados tártaros entre los años 1905 y 1907. Desde Bakú se extendió a otras zonas del Cáucaso imperial zarista habitadas por los armenios. Ciudadanos cabales de sus tierras ancestrales, los karabaghíes de Shushí debieron defender sus hogares y sus bienes de los atacantes, estimulados por la política de Moscú.

Pasados estos enfrentamientos la población de Shushí llegó a tener casi 44.000 almas, en el año 1916.

En el mes de septiembre de 1918 los turcos volvieron a intentar atacar Shushí, pero –disuadidos- debieron retirarse el 31 de octubre del mismo año. Los ingleses que apoyando el proyecto panturánico entraron a Shushí, designaron como representante de Azerbaidján al conocido represor Josrov Pek Sultanov con la esperanza de lograr facilidades para la explotación petrolera.

2_shushi_CatedralInstalado el 10 de febrero de 1919, con elementos facilitados por Bakú y con la ayuda de oficiales turcos organiza “formaciones especiales” que se instalan en lugares arrebatados a los armenios. A principios del año 1920 llegan a siete mil los efectivos invasores, que habían participado de una nueva masacre de armenios el 6 de junio de 1919.

Estos hechos criminales vuelven a repetirse el 22 y 23 de marzo de 1920. Contra estos nuevos genocidios perpetrados por los turcos azeríes se organizaron manifestaciones de protesta en Tbilisi, Ereván, Armavir, Rostov del Don, Alexandropol, Tashkent y otras ciudades.

Finalmente, el Comité Regional de Cáucaso del partido bolchevique, encabezado por el dictador José Stalin, resolvió ilegalmente entregar Karabagh a la Azerbaidján Soviética.

En las sucesivas décadas del régimen soviético Shushí fue decayendo notablemente. En 1921 vivían 9.223, en 1923 redujeron a 6.976, en 1925 a 5.000 y a fines de la década de los años ’20 quedaban 3.000 habitantes mayormente azeríes. A comienzos de los años ’60 los ocupantes azeríes resolvieron construir nuevas edificaciones sobre las ruinas de los barrios armenios destruyendo las iglesias apostólicas armenias que todavía existían, y la única iglesia ortodoxa rusa. La iglesia apostólica armenia de Karabagh contaba con centenares de templos, conventos, capillas y cementerios; también cerca de treinta escuelas parroquiales y otros monumentos arquitectónicos. La diócesis fue disuelta ilegalmente por el régimen stalinista en 1930.

 

Shushí, culminación de la liberación de Artsaj

Desde el mes de febrero de 1988 la cuestión de la liberación de Nagorno Karabagh figura en el orden de las cuestiones claves para solucionar a escala internacional. La descolonización de los países de Asia, África y América Latina fue una de las fuentes de inspiración de la nueva etapa de la Causa Armenia, a partir del cincuentenario del Genocidio Armenio.

El Consejo Nacional Armenio, los partidos políticos nacionales armenios y muchas otras organizaciones desplegaron una intensa actividad a favor del derecho a la autodeterminación de Karabagh.

El 5 de marzo de 1991 la cuestión fue analizada en el seno de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, donde se confirmó la violación que sufrían los derechos humanos de los karabaghtzí. El 2 de septiembre de 1991 se proclamó la independencia de la República de Nagorno Karabagh.

A pesar de la negativa de Bakú, los triunfos del ejército de autodefensa de Nagorno Karabagh obligaron a Azerbaiján a tratar directamente con las autoridades genuinas de Stepanakert y establecer un armisticio en mayo de 1994. El 9 de mayo de 1992 las fuerzas armadas estaban preparadas esperando la orden del Parlamento, con la consigna “libertad o muerte”. Los ocupantes azeríes no pudieron resistir la determinación de los karabaghtzí.

En la mañana del 8 de mayo habían llegado cerca de las murallas. A pesar de la artillería la acción era imparable.

Por la noche los invasores azeríes (únicos existentes en Shushí, ya que los habitantes habían partido mucho antes) se fueron, escapando por el camino indicado para su retirada. Es una fecha digna de ser celebrada por todos lo armenios del mundo. Los karabaghíes sacudieron para siempre las cadenas del imperialismo turco azerí.

Hoy la antigua capital de Artsaj vuelve a florecer en libertad.

 

Carlos Luis Hassassian

Nota de nuestros archivos

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora