Noticias en idioma armenio

Todavía es Navidad en Armenia

Se recuperan las tradiciones de antaño

Armenian-ChristmasEreván (smithsonian.com).- Mientras en varios países del mundo, el año nuevo marca el fin de las vacaciones y la época de fiestas, en Armenia recién anuncia su comienzo. De hecho allí primero llega el Año Nuevo y luego la Navidad. El primero inicia dos semanas de vacaciones en las cuales se celebra la natividad de Cristo, su bautismo y la epifanía. Desde el 31 de diciembre hasta el 13 de enero, las familias armenias se reúnen, intercambian regalos, beben y comen

Justo antes de la medianoche del 31 de diciembre, Ruzanna Tsaturyan, delegada del programa del Festival Smithsonian Folklife 2018, se reúne junto a amigos y allegados alrededor de la mesa para comenzar la cuenta regresiva. Después de besos y brindis varios comienza el banquete, que cuenta con una amplia variedad de fiambres, repollo relleno, quesos, embutidos, pasteles y mucha bebida.

“La mesa debe estar tan cubierta de comida que ni siquiera puedes bajar la mano. Todos deben comer un poco de todo”, admite. El postre especial llamado darehats (“pan de año nuevo”) es una parte importante de la celebración. Similar a una torta de tres reyes, se hornea junto a una especie de moneda o frijol. Según la creencia, el que encuentre la baratija en su porción disfrutará de buena fortuna el próximo año.

“El abuelo de invierno”, una figura similar a Papa Noel, también hace su aparición en esta fecha. En los hogares más tradicionales, los niños despiertan junto a regalos al lado de sus almohadas. Algunos le piden a un amigo o vecino de la familia para que se disfrace y entregue regalos a sus pequeños. En el caso de Ruzanna, se comporta de manera diferente, tocando el timbre y dejando los regalos en la entrada.

Durante las épocas de la Armenia soviética, las prácticas religiosas estuvieron prohibidas, hecho que según ella influyó enormemente en la forma en que la gente celebra las fiestas. En sus esfuerzos de secularización, el estado intentó cambiar el enfoque de la navidad hacia el año nuevo, para mantener alejadas las connotaciones religiosas. De esta manera, muchas familias mantuvieron sus oraciones y prácticas cristianas discretamente dentro de sus casas.

Luego del colapso de la Unión Soviética, las tradiciones más antiguas, muchas de las cuales habían estado inactivas durante los últimos setenta años fueron reavivadas. Las iglesias de toda la nación comenzaron a organizar liturgias y a enseñar a los feligreses a observar días santos y fiestas religiosas.

La Iglesia Apostólica Armenia adoptó el cristianismo en 301 después de Cristo, convirtiéndola en una de las comunidades cristianas más antiguas del mundo. Hasta el siglo IV, la mayoría de los armenios celebraban el nacimiento de Cristo a principios de enero. La Iglesia Católica Romana cambió la fecha al 25 de diciembre, para coordinar con las celebraciones paganas del solsticio de invierno, sin embargo los armenios al pertenecer a otra iglesia, continuaron con su celebración habitual.

En la víspera de navidad, el 5 de enero, se encienden las casas e iglesias con velas para iluminar el final de los días oscuros y las noches largas. La navidad en Armenia es conocida también como el Día de la Bendición del Agua, para conmemorar el bautismo de Cristo. Es por esto que el agua bendita se comparte entre las familias de la comunidad. “Nos lavamos las manos con esta agua y la ponemos en las partes de nuestro cuerpo que necesitan cuidado”, dice Ruzanna.

El agua limpia el cuerpo y el hogar, y su bendición brinda protección contra la enfermedad o la desgracia en el año entrante. A veces, los sacerdotes son invitados a las casa para bendecir sus rincones, así como los alimentos básicos como el pan y la sal. Después, las familias se sientan junto a una comida especial de pescado, generalmente trucha, y arroz pilaf con pasas, acompañado con vino tinto, que simboliza la sangre de Cristo.

El día después de Navidad es un día para recordar a los seres queridos que fallecieron durante el año, visitando las piedras sepulcrales, o Jachkar, de amigos y/o familiares, adornándolas con flores u ofrendas de la misma mesa navideña.

Las vacaciones finalizan el 13 de enero dando comienzo al “viejo” año nuevo, fecha que es un remanente del calendario juliano que fue reemplazado por el gregoriano en la mayoría de los países.

En Armenia las tradiciones de Navidad y Año Nuevo se entremezclan, con un saludo estándar de “Feliz Año Nuevo y Navidad”. No se trata del fin, sino de comienzos: el nacimiento de Cristo y los inicios de un nuevo año.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora