Noticias en idioma armenio

Vanesa Simsir: “Mi primer viaje a Armenia”

Colegio Armenio Jrimian

Jrimian-2Viajar…hay viajes que se realizan para conocer nuevos lugares, para visitar familiares, amigos o para descansar… de los viajes siempre se aprende algo. Este viaje para mí fue muy particular, diferente, y esa diferencia hizo que fuese tan especial. Y fue especial porque además tenía un objetivo más y era profundizar mis conocimientos en relación a la enseñanza del armenio.

Todo comenzó cuando las autoridades de la Asociación Cultural Armenia y del Colegio Jrimian se acercaron a mí y me comentaron que habían tomado la decisión de dar un paso más con el proyecto de capacitación para docentes que se venía llevando a cabo dentro del marco del Centro Cultural, Social y Deportivo de Jrimian.

Primero me sorprendí, después no podía creer haber sido yo la elegida para comenzar esta nueva etapa dentro del proyecto. Iba a ser la primera vez que una oriort de Jrimian viajaba a Armenia para participar de la capacitación organizada por el Ministerio de la Diáspora de Armenia, para docentes de la diáspora, y así conocer el sistema educativo de Armenia, sus métodos de enseñanza, para comparar y ver qué de eso se podría utilizar en su enseñanza diaria en Argentina. Si esta experiencia resultaba provechosa y ampliaba los conocimientos de las docentes de armenio del colegio, cada año viajaría una más.

Jrimian-3El sueño del viaje cada vez era más concreto y ya estaba en marcha. ¡La fecha del viaje confirmada, los pasajes emitidos, solo quedaba esperar a que llegara el día…y llegó! Y con ello se sumaron miles de sentimientos encontrados: felicidad y ansiedad por conocer por primera vez Armenia, nervios por mi primer viaje en avión, y más ser la única representante de Argentina. Pero me daba confianza pensar que los que me eligieron sabían y confiaban que yo podía, y eso me hizo sentir segura, y fui.          

La capacitación se llevó a cabo durante todo el mes de julio. Éramos un total de 65 docentes de todo el mundo: Argentina, Estados Unidos, Francia, Australia, Bulgaria, Turquía, Ucrania, Líbano, entre otros. Las clases teóricas eran de lunes a viernes de 9 a 14hs, y estaban divididas en subgrupos de trabajo, los cuales cada docente optó al momento de inscribirse (yo me encontraba en el grupo de “Jardín de Infantes”). También se incluían salidas didácticas durante la semana a museos, teatros, monumentos (dentro de la capital de Armenia), y los fines de semana las salidas eran más lejanas, generalmente a otras provincias de Armenia, con el mismo fin.  

Aunque todos éramos docentes de diferentes países, con idiomas y culturas muy distintas entreJrimian-1 sí, nuestro vínculo se formó desde el primer día, por lo cual la despedida para todos fue muy difícil, porque sabíamos lo dificultoso que sería volver a reencontrarnos, aunque con las redes sociales podría mantenerse la comunicación y el enriquecimiento post viaje. Esta relación se formó por la pasión que tenemos en común por la educación, la transmisión del idioma y la cultura armenia en nuestros países, y la convicción de que siempre se puede mejorar, siempre hay algo que aprender.

Como en todo viaje…siempre se dan cosas especiales, y ¡este no fue la excepción! Durante mi mes en Armenia, pude presenciar diversas festividades y conmemoraciones: el Vartavar (dia de carnaval, donde se tiran agua unos a otros), el aniversario de la creación de la Constitución Armenia, el festejo de la Independencia Argentina en la Embajada Argentina en Armenia, manifestaciones de protesta de los jóvenes pidiendo mejoras y cambios al gobierno actual…¡una experiencia increíble!

Guardé en imágenes y videos estos momentos inolvidables, para poder compartirlos con otras docentes y con mis alumnos del jardín, ya que siempre que algo se muestra o enseña desde la propia experiencia tiene un tinte diferente, una esencia especial.

La experiencia fue de lo más extraordinaria. Como persona pude formar mis propias ideas y conceptos de Armenia, ya que la experiencia directa es la más enriquecedora. Como educadora pude ampliar mis conocimientos, sacarme dudas, preguntar y repreguntar para transmitir la información en las aulas de manera correcta. Y además pude tener contacto con docentes de armenio de otros países, conociendo su forma de trabajo, sus dificultades a la hora de enseñar, las dificultades de los alumnos, compararlo con nuestros colegios y nuestras experiencias y dificultades. Ahí note que todos tenemos un problema común: falta de un diseño curricular que ordene nuestra enseñanza, los contenidos, los propósitos de cada tema… es esencial para un mejor trabajo de los docentes, por lo cual sería uno de los objetivos que deberíamos plantearnos para realizar.     

Jrimian-4Agradezco infinitamente por esta experiencia, a las autoridades del Colegio Armenio Jrimian por elegirme y confiar en mí, a la Asociación Cultural Armenia por permitir la realización del proyecto, al equipo directivo y docente del jardín, a los directivos del profesorado en el que me estoy formando como docente (IAPE) a mi familia, a mis amigos y profesores porque siempre tuvieron palabras de aliento, dándome valor y energía positiva para ir.

Este proyecto tiene gran relevancia para los docentes y las instituciones educativas. Permite la formación, más allá de lo teórico del educador. Permite ver en qué fallamos al enseñar y en que estamos avanzados en la enseñanza. El contacto directo con formadores de Armenia, la charla con un directivo, con docentes, con alumnos, el contacto con otros docentes del mundo: ¿qué y cómo enseñan? ¿qué recursos utilizan? ¿a qué apuntan a la hora de enseñar? ¿que se enseña y que no? ¿qué dificultades tienen? ¿cómo las solucionan? …ya que los que enseñamos el idioma, la cultura, la historia armenia debemos enriquecernos, y que mejor que en el propio país, para poder traer ideas nuevas, para cambiar, mejorar o seguir por el mismo camino correcto que utilizamos, para solucionar, para aumentar el conocimiento propio y del otro, para formar al próximo educador…

Sin dudas en un gran proyecto, pero todo proyecto necesita su financiación, sin embargo, este es el comienzo y desde acá tenemos que continuarlo, porque no hay cosas imposibles, si nos comprometemos, todo se puede lograr.

No es un simple viaje de placer, es un viaje hacia nuestra formación profesional, para una mejor educación armenia en la Argentina.   

“Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas” Paulo Freire

 

Vanesa Simsir

Docente de idioma armenio

Nivel Inicial

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora