Diego Derderian: “La operación de repatriación y los vuelos sanitarios a China son un hito histórico para Aerolíneas Argentinas”

13 de mayo de 2020

Diego Derderian es ingeniero aeronáutico y desde el 2001 forma parte del equipo de Aerolíneas Argentinas. El trabajo de la aerolínea de bandera es fundamental durante la pandemia para la repatriación de los argentinos varados en las distintas partes del mundo y para traer material sanitario desde China.

Fue dirigente de la Agrupación Scout Ararat de Homenetmen y varich (dirigente) de Badanegan Miutiún. Diego Derderian fue de la camada que viajó al primer Jamboree en Armenia en 1994. Su armenidad está muy presente en todos los ámbitos de su vida.

—Contanos sobre tu familia.

—En la casa de mis abuelos maternos nos inculcaron el ser armenio a través de la música, la comida y largas charlas en la que nos contaban lo que habían pasado para escaparse del Genocidio y lo dificil que fue empezar de nuevo en Argentina. Los domingos los compartíamos entre todos en las largas mesas. Mi hermana y yo nos formamos en el colegio San Gregorio desde jardín hasta terminar la secundaria. Este año cumplo 25 años de egresados y con la cuarentena se volvió a formar un grupo de WhatsApp con mis compañeros. A su vez fui scout de la Agrupación Ararat desde 1985 donde transité por todas las ramas y llegué a ser sub jefe de Tropa. En 1986 fue mi primer campamento. Al scoutismo y a la agrupación Ararat los llevo siempre en el corazón. Tuve la fortuna de haber sido elegido en 1994 para viajar al primer Jamboree en Armenia. Siempre es importante un viaje de este tipo pero en este caso lo era aún más por ser la primera vez que se realizaba en Armenia. Fue una experiencia espectacular. Todos volvimos muy movilizados porque hacía poco que Armenia se había independizado de la Unión Soviética y era la primera vez que estábamos en la madre patria. Tuve la suerte de poder ir con mis amigos. La mayoría de mis amistades son del scoutismo. Las enseñanzas de la agrupación siempre las he llevado a todos lados. Mientras fui scout e iba al colegio fui a Badanegan Miutiún y más tarde volví como varich.

Un objeto. Siempre llevo conmigo este Jachkar (cruz armenia) que me compró mi mamá en Etchmiatzín porque me conecta con mi armenidad y es el recuerdo de mi abuelo. Siempre en los momentos difíciles me da fuerza para salir adelante.

—¿Cómo fue tu recorrido profesional?

—Terminé el secundario como perito mercantil y quería seguir algo que tuviera que ver con la tecnología. Averigüé en las distintas carreras de ingeniería y me decidí por Ingeniería Aeronáutica en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). El ingreso me costó mucho y el transcurso de la carrera es bastante duro. A la mitad de la carrera surgió una pasantía en Aerolíneas Argentinas donde de 500 personas quedamos 29 seleccionados. Elegí trabajar en Ingeniería en Motores, un área que pertenece al mantenimiento. Nos encargamos de seguir el cuidado de los motores y el monitoreo. Controlamos “on time” las performances de los motores, evaluamos cuándo se debe desmontar y qué mejora se le puede hacer. También hacemos el desarrollo de nuestro taller en Argentina donde reparamos algunos modelos de motor y otros los mandamos al exterior. Siempre tratamos de desarrollar la mayor cantidad de tareas en el país. Me da un gran orgullo porque es una compañía argentina donde uno puede aportar sus ideas, siempre trabajando con los ideales y todo lo que me enseñaron de chico en mi familia: el esfuerzo, ser humilde, lucharla y ponerle garra a todo lo que uno comienza. Siempre llevo el ser armenio conmigo. En el trabajo me conocen como “el armenio”. Tengo una bandera armenia en mi escritorio.

—¿Cómo es tu relación con la comunidad?

—Quizás no estoy tan activo como antes pero siempre estoy. A través de las redes sociales, en las marchas de 24 de Abril. Siempre que hay que aportar algo estoy. Me encanta escuchar música armenia. La armenidad se lleva a donde uno va. Siempre que me preguntan les cuento nuestra historia y es motivo de orgullo. Es el orgullo que siempre mis abuelos maternos nos han inculcado. Ser tashnagtsagán, pelear por los ideales, nos han contado todo lo que han pasado sus familias para llegar a la Argentina y eso lo tenemos grabado a fuego.

—¿Cómo es tu trabajo en Aerolíneas Argentinas durante esta pandemia?

—Durante el aislamiento estoy trabajando desde mi casa. Por más de que los aviones no estén volando, salvo los que están haciendo vuelos de repatriación y vuelos sanitarios, nosotros seguimos las performances de los motores, vemos que durante el vuelo los parámetros estén en orden y brindamos soporte a los mecánicos en caso que tengan algún inconveniente. La operación de repatriación y los vuelos sanitarios a China son un hito histórico para la compañía. A China son 55 horas netas de vuelo donde va una tripulación de 17 personas. Un total de 12 son pilotos porque el vuelo se divide en 4 tramos: Buenos Aires – Nueva Zelanda donde se hace reaprovisionamiento de combustible y de ahí a Shangai. Lo mismo a la vuelta. Son tres pilotos por tramo para que tengan el descanso necesario. También van cuatro mecánicos para hacer una inspección una vez que aterriza en cada aeropuerto y un despachante de aeronaves. Esto es inédito, más allá de que Aerolíneas haya volado alguna vez a China, por las circunstancias y porque se está trayendo material. Ahora vamos por la segunda parte que es sacarle los asientos a uno de los aviones para aumentar la carga. Esto fue gracias a que AirBus, el fabricante, dio la autorización para que las compañías de pasajeros puedan llevar mayor volumen de carga. Es algo inédito y lo estamos haciendo argentinos, eso es lo más importante. Estos vuelos se están haciendo con aviones de dos motores. Aerolíneas antes iba a Australia y Nueva Zelanda con aviones de cuatro motores. Los aviones de dos motores que tengan que atravesar el océano o desiertos tienen que estar certificados bajo la norma ETOPS que lo que permite es operar rutas que estén a tres horas de un aeropuerto de alternativa.

Sofía Zanikian
Periodista
sofi.zanikian@outlook.com

Compartir: