Noticias en idioma armenio

Agencia estatal impositiva niega haber pagado bonos tan elevados

Controversia ante el otorgamiento de “premios” en efectivo

David AnanianEreván (RFE/RL).- El Comité de Ingresos Estatales (SRC) de Armenia negó rotundamente el jueves 24 de enero el informe de los medios de comunicación que aseguraba que funcionarios de alto rango de esta oficina habían recibido bonos de fin de año que superaban sus salarios mensuales.

El sitio Yerevan.Today afirmó en una publicación que el titular de este ente David Ananian (foto derecha) y su vice Rafik Mashadian habían recibido 8.6 y 9.6 millones de dram (17.000 y 22.000 dólares) respectivamente como premios de fin de año. A su vez, de acuerdo a la nota, hoy en día ambos ganan 6.5 millones de dram cada uno.

Desde el SRC explicaron que las sumas no son tan exageradas como se plantean. A su vez, hablando con la prensa, Ananian rechazó el informe catalogándolo como falso: “Estos montos tan exagerados simplemente no son posibles”.

Sin embargo, el funcionario se negó a revelar de cuánto fue el pago adicional que recibieron él y el resto de empleados de este órgano, manifestando que dicha información era una violación a la privacidad. Lo único que admitió es que el bono más alto era de un millón y medio de dram.

En contraposición con estos números, vale aclarar, que según datos oficiales del gobierno, el salario promedio mensual en Armenia fue de 169.000 dram (unos 350 dólares) a noviembre de 2018.

Este informe llega en medio del alboroto mediático alrededor de los bonos más pequeños, pero no menos importantes, que recibieron los tres gobernadores provinciales. El primer ministro Nigol Pashinian y otros destacados funcionarios defendieron los premios explicando que se vienen realizando hace varios años y ya han beneficiado a muchos empleados del sector público. En este sentido, el mandatario se quejó también de los problemas que tiene el gobierno para atraer profesionales calificados de las empresas privadas, ya que en las mismas los salarios son mucho más elevados.

El gobernador de Ararat admite su error por los bonos de fin de año

Garik Sarkissian, gobernador de la provincia de Ararat, admitió que cometió un error al pagarse a sí mismo y a otros funcionarios importantes generosos premios a fines de diciembre de 2018.

Este, junto a otros dos gobernadores, habían sido muy criticados por los medios de comunicación, políticos opositores e incluso algunos legisladores oficialistas. Según la investigación de Heqt.am, Sarkissian recibió 690.000 dram, 30 mil más de su sueldo mensual.

En tanto, el ministro de gobierno local, Surén Papikian, quien supervisa las administraciones provinciales, dijo que los bonos no deberían haber excedido los salarios. Aun así defendió a los otros dos gobernadores y sus subordinados, diciendo que las recompensas financieras adicionales eran legales.

“Admitimos nuestro error”, expresó el político de Ararat, agregando que en un esfuerzo por enmendar esto donarán parte de sus ingresos de enero a familias de bajos recursos de la región.

Varuyán Hoktanian, director de programas de la filial armenia de la organización anticorrupción Transparencia Internacional, también expresó su preocupación por los bonos. En este punto, resaltó que los funcionarios autopremiados habían asumido en sus cargos solo hace unos meses, por lo que no deberían haber obtenido ningún dinero extra.

También argumentó que esto podía levantar sospechas de que los funcionarios fueron recompensados por hacer campaña para la alianza oficialista Mi Paso en las recientes elecciones parlamentarias.

El gobernador Sarkissian, quien es un importante miembro de esta coalición descartó esta posibilidad: “No creo que hayamos cometido un acto criminal o que haya un hecho de corrupción en juego aquí”.

Consultado acerca de si esperaba todas estas críticas, el gobernador aseguró: “No, en absoluto porque en el pasado nadie prestó atención a lo que hicieron otros líderes provinciales. Algunos eran tan millonarios que ni siquiera se daban cuenta si las tarjetas con sus salarios se las quedaban sus hijos, asistentes o amantes”.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora