Noticias en idioma armenio

Ante un nuevo 8 de Marzo

Opinión

dia-mujer-8-de-marzoDurante las sesiones del 33°. Congreso Mundial de la FRA- Tashnagtsutiún realizado en enero de este año en Artsaj y que contó con la presencia de más de cien delegados, se aprobó la incorporación de un cupo femenino que se definirá en proporción a los afiliadas de cada región para participar en los órganos dirigenciales de todas las estructuras partidarias.

Si bien el porcentaje de las mujeres presentes en ese Congreso no superó el 10 % de los presentes, en un accionar que podemos calificar como progresista se debatió y aprobó la importancia de la participación femenina como forma de garantizar una toma de decisiones más justa y ecuánime que esté transversalizada por una mirada de género.

El camino trazado con esta aprobación será arduo y necesitará tiempo para cristalizar el anhelo de equidad social ya que la ausencia de mujeres en las esferas de decisión y liderazgo pone de manifiesto un indicador clave y visible de la desigualdad de género que aún prevalece. Sin perjuicio de ello esta decisión es un excelente comienzo para nuestro partido que siempre ha contemplado las minorías, la lucha de los trabajadores, los derechos de los niños y las niñas, el apoyo a las clases más vulnerables, al campesino, al obrero…. desestimando cualquier índice de favoritismo hacia los más poderosos.Si bien en el mundo entero ha aumentado la participación política de las mujeres en los ámbitos locales, ya sea a nivel rural como urbano, la misma aún hoy no es muy perceptible en los cuerpos de toma de decisiones. La participación de las mujeres en estos procesos es clave para romper con el ciclo de discriminación, de exclusión y pobreza en la que viven gran parte de las mujeres del planeta.

Si nos limitamos a la realidad de la República de Armenia, es claro que el continuo flujo migratorio de los hombres hacia lugares donde puedan encontrar un trabajo redituable y seguro, ha contribuido a agravar más la situación de la mujer sobre todo en el área rural donde la misma ejerce el rol de padre, madre y es a su vez el sostén económico del núcleo familiar. Si las mujeres pudieran hablar con voz propia, participar activamente en los procesos de decisiones que conciernen a sus vidas, además de sentirse representadas y a su vez representen a sus poblaciones, sin dudas estas desigualdades serán menores.

Debemos además recordar que la falta del derecho a voto de las mujeres aún en muchos países sigue siendo “el talón de Aquiles” del movimiento feminista del mundo.

En el año 1995 entre los compromisos asumidos por los gobiernos que suscribieron la Plataforma de Acción de Beijing estuvo el “de promover, dar seguimiento y evaluar los avances respecto a la presencia, participación y representación de mujeres en relación a los hombres en todos los espacios y niveles de toma de decisiones en los ámbitos gubernamental y no gubernamentales”.

Cabe recordar que en esta instancia tan importante para el desarrollo de la Humanidad en cuanto refiere a equidad e igualdad -HOM- (ARS) estuvo presente con sus delegadas marcando un hito de participación en estas plataformas sociales.

La historia contemporánea de nuestro pueblo muestra cómo la participación de las mujeres en las diferentes etapas por las que atravesó nuestro pueblo fue fundamental para alcanzar los objetivos trazados. Desde 1910 nuestro partido ha tenido en cuenta a la mujer a través de su participación en HOM, instrumento de la sociedad civil que permite a las mujeres organizarse y crear actividades de reflexión, difusión y participación política. Pero todo ello no implica que efectivamente la voz y la plataforma de lucha de las mujeres muchas veces se vea cristalizada.

A partir de enero de 2019 se ha abierto una nueva instancia de trabajo, de diálogo y porque no de lucha para las mujeres armenias, debemos cuidar ese logro y demostrar una vez más que la óptica de género sin dudas nos llevara a una sociedad más justa y solidaria.

Isabel Kuyunjian-Attarian              

Montevideo                              

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora