Noticias en idioma armenio

Apoyo al escritor Pablo Katchadjian por “El Aleph engordado”

Pablo-Katchadjian(Agencia Prensa Armenia).- Luego del revés judicial que sufrió el escritor Pablo Katchadjian en la causa por violación de propiedad intelectual del libro “El Aleph” de Jorge Luis Borges, se creó un grupo para apoyar a Katchadjian desde las redes sociales que rápidamente sumó miles de adherentes.

Según relataron sus amigos y conocidos en una gacetilla enviada a los medios, “la Cámara de Casación –en particular los jueces Gustavo Hornos y Eduardo Riggi–, omitiendo la lectura la posdata del libro y argumentando arbitrariamente, le dio la razón a la querella, con lo cual el caso volvió a primera instancia, y Katchadjian fue procesado: el mismo juez que lo sobreseyó en primera instancia, lo procesó el 18 de junio de 2015 con un embargo general sobre sus bienes por la suma de 80 mil pesos. El 22 de junio fue concedida la apelación al procesamiento que será resuelta por la Cámara de Apelaciones”. Ahora, Katchadjian sufrió un embargo de bienes por 80.000 pesos y enfrenta una pena de uno a seis años de prisión, ya que el juez Guillermo Carvajal consideró que él reprodujo la obra de Borges intercalando sus palabras “sin ninguna diferenciación en su impresión que permitiera distinguir qué pertenecía a una obra y qué a la otra”.

Pablo Katchadjian, actualmente profesor de la Facultad de las Ciencias Sociales de la UBA, había publicado en 2009 una reescritura del cuento “El Aleph” en la editorial independiente IAP (Imprenta Argentina de Poesía). En el libro de Katchadjian, “El Aleph engordado” se intercalaban palabras del escritor junto a las de Borges. “Si bien no intenté ocultarme en el estilo de Borges, tampoco escribí con la idea de hacerme demasiado visible: los mejores momentos, me parece, son esos en los que no se puede saber con certeza qué es de quién“, decía Katchadjian en la posdata.

El escritor César Aira había señalado también que Katchadjian “realiza dos operaciones donde parece efectuar una. Aquí, amplía un cuento famoso, pero además el cuento que amplía es El Aleph“. Según Aria, “la elección está justificada” por “la ampliación latente en el centro del Aleph, es decir en el Aleph mismo”, haciendo referencia a la propia definición que da Borges sobre el Aleph: “un punto que contiene todos los puntos del universo”.

En una edición de abril de 2012, la Revista Ñ indicaba que “este procedimiento, intervenir las obras ajenas, tiene una larga tradición en la literatura y el arte“, explicando que “en literatura, a procedimientos semejantes se los llama intertextualidad”.

“Un escritor salvadoreño, Alvaro Menen Desleal, escribió un libro que tituló Cuentos breves y maravillosos”, rescataba la nota de la Revista Ñ. “El primer cuento se llamaba ‘Prólogo de Borges’: el centroamericano tomó frases encomiosas de, efectivamente, distintos prólogos de Borges, las mezcló, cambió los apellidos de los autores encomiados por el propio y listo. Borges terminó enterándose. Y parece que le resultó divertido”.

Quería permanecer en una posición intermedia al engordar: no ser yo ni tratar de ser Borges, es decir, no perderlo a él ni perderme a mí. Sí deslizarme a veces más para uno y otro lado, pero sin llegar a ser paródico –porque no quería eso–  ni tampoco, digamos, hostil y agresivo –ya que el texto me estaba recibiendo, había que ser amable”, explicó Katchadjian en una entrevista al portal La3eraopinion.

En 2011, la heredera de los derechos de autor de la obra de Borges, María Kodama, inició una querella penal contra Katchadjian, quien fue sobreseído en primera instancia y la Cámara de Apelaciones confirmó el sobreseimiento posteriormente, aunque la Cámara de Casación terminó dandole la razón a la querella.

El próximo 3 de julio, el grupo de apoyo al escritor presentará un documento con una serie de apoyos. Las adhesiones pueden enviarse a alephengordado@gmail.com.

En 2012, su abogado, Ricardo Straface, advirtió que Kodama “busca que alguien le lleve el apunte porque la verdad es que se le lleva bastante poco el apunte en el campo literario“. “Todo el tiempo está hablando sobre sus libros que nadie vio, nunca se publicaron, nunca se subieron. Nunca perdí un minuto de mi vida hablando de Kodama hasta esto. Pienso que nadie pierde un minuto de su vida hablando de Kodama y siento que por eso hace los juicios”.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora