Noticias en idioma armenio

Armenia da importantes pasos en la prevención de desastres

El clima y riesgos de desastres naturales

granizo armeniaWorldbank.org.- En 2017, los impactos de los desastres naturales generaron más de 300 mil millones de dólares en pérdidas económicas estimadas en todo el mundo, más del doble que en 2016. Reveses financieros de esta magnitud pueden tener consecuencias devastadoras en países como Armenia, que no solo es vulnerable a los efectos del clima cambiario sino también a peligros geológicos tales como los terremotos.

En las últimas décadas, la urbanización y las condiciones climáticas han cuadruplicado las pérdidas económicas en el país, poniendo en riesgo el progreso sostenible del mismo. A su vez, para el casi 35% de la fuerza de trabajo armenia, que trabaja en la agricultura, la frecuencia cada vez mayor de fenómenos meteorológicos extremos podría desestabilizar sus medios de vida y empujar a miles a la pobreza. Dichos riesgos ya están afectando el desarrollo nacional, que tanto costó ganar. Entre 1994 y 2014, Armenia perdió más de mil millones y medio de dólares por desastres naturales como inundaciones, terremotos o sequías.

Para fortalecer la resistencia a tales catástrofes, el gobierno armenio y el Banco Mundial trabajan juntos para mejorar la información sobre estos, reduciéndolos y ayudando a su vez a comprenderlos.

Obteniendo información de los riesgos para proteger las ganancias del desarrollo

Para ayudar al gobierno a comprender mejor los impactos fiscales de estos desastres, el Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción y Recuperación de Desastres ayudaron a producir una Nota de Financiación de País en Riesgo de Desastres, que se utilizará para hacer un inventario de los instrumentos existentes utilizados, y así apoyar económicamente la respuesta armenia y proporcionar opciones políticas para tener un seguro frente a estos problemas.

La nota de país se basa en un conjunto de datos de daños y pérdidas por desastres, recopilados a partir de la información del impacto de las catástrofes mundiales, además de un perfil de riesgo sísmico desarrollado por el Banco Mundial como parte de una iniciativa regional. El análisis encontró importantes brechas de financiamiento para las recurrentes catástrofes a gran escala, y ofreció varias vías -incluidas las opciones de crédito y la creación de una reserva económica- para ayudar al país a fortalecer su protección financiera.

La asociación de Armenia con el Banco Mundial también incluye inversiones específicas para mejorar la información meteorológica. Dado que el 90% de las pérdidas por desastres naturales en el país está vinculada a eventos climáticos severos, los servicios meteorológicos, como los sistemas de alerta temprana, la información meteorológica en tiempo real y la mejora de los datos climáticos, son la piedra angular de la resistencia frente a tales problemas.

El Banco Mundial y el gobierno de la república llevaron a cabo una revisión técnica de las necesidades meteorológicas y de previsión para mejorar los servicios nacionales. Los valiosos datos generados a partir de los mismos guiarán las inversiones clave en la gestión de desastres, mejorarán la toma de decisiones y los tiempos de respuesta para las comunidades afectadas, ayudando a impulsar la producción agrícola.

Junto con las medidas para reducir los riesgos, también se completó recientemente a nivel nacional y en profundidad, una evaluación sísmica para proporcionar al gobierno una comprensión de la situación en todo el territorio. Este importante esfuerzo combina métodos de análisis modernos con investigación científica de vanguardia, con el fin de mejorar los mapas de zonificación de terremotos.

Esta iniciativa, que reunió a las principales instituciones de riesgo sísmico como AIR Worldwide, Global Earthquake Model Foundation y otras agencias técnicas, puede guiar futuros proyectos del Banco Mundial y sus socios. Además se espera que sus hallazgos garanticen un entorno más resistente y una infraestructura más segura.

“Hoy en día, Armenia posee el sistema de riesgo sísmico de largo alcance más actualizado y mapas de zonificación altamente calificadas a nivel internacional”, dice Hrachya Petrosian, asesor del ministro de Situaciones de Emergencia. “El trabajo abarcó casi dos años y cuenta con el respaldo de la experiencia técnica y financiera del Banco Mundial. Esta evaluación a largo plazo asegurará el desarrollo sostenible para un país muy propenso a los terremotos, mientras que los nuevos mapas sísmicos servirán como base para mejorar las normativas de construcción y los estándares de uso de la tierra.”.

El gobierno de Armenia también está modernizando la infraestructura educativa más vulnerable para proteger mejor a los estudiantes de la amenaza de terremotos. Los esfuerzos de mapeo liderados por la Agencia de Cooperación Internacional de Japón identificaron más de 130 áreas de riesgo por deslizamientos en todo el país. A su vez, un estudio en profundidad liderado por el Banco Mundial reveló que más del 90% de las escuelas se construyó antes de la introducción del primer Código Sísmico (en 1994), poniendo potencialmente en peligro la vida de más de 400.000 estudiantes en todo el país.

Armenia ha hecho de la seguridad sísmica en los colegios una prioridad nacional. En 2015 el estado lanzó el Programa Nacional de Mejoras de la Seguridad Escolar, para casi 380 establecimientos, con el objetivo de ampliar el programa a todas las instituciones para 2030. Este es el primer esfuerzo para abordar el tema. Además 46 escuelas se someterán a una reconstrucción por estos peligros, financiada por el Banco Asiático de Desarrollo.

Aunque todavía queda mucho por hacer para identificar las áreas a invertir más prioritarias y crear así estrategias para la toma de decisiones; la evaluación de los riesgos sísmicos, la modernización de los servicios hidrométricos y el desarrollo de una estrategia nacional de financiación ayudarán a Armenia a avanzar hacia un futuro más resistente.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora