Noticias en idioma armenio

Arturo Ter Akopian: «La mejor manera de aportar a la causa armenia es con la participación política»

Arturo Ter Akopian, de origen armenio, tiene 62 años, es casado y se desempeña como arquitecto y martillero. Desde 1994 es presidente de la Comisión Directiva de la Casa de Auxilio de Ramos Mejía, una asociación civil sin fines de lucro que, sin subsidio estatal, brinda atención médica a bajo costo. En el año 2012 se incorporó al Partido Socialista, donde hoy se desempeña como secretario general en La Matanza. En las próximas elecciones, competirá como precandidato a Intendente en el partido de La Matanza, Buenos Aires por la coalición Consenso Federal, que lleva a Roberto Lavagna como candidato a Presidente.

—¿Cuáles son tus principales propuestas para La Matanza?

—Creo que es esencial en el contexto actual poder ofrecer una alternativa que sea transparente y que invite al control y la participación por parte de la ciudadanía. Eso es lo que yo quiero lograr, y creo que tengo experiencia. Tengo cuatro propuestas principales: Control vecinal del gasto público, separación de la Justicia de Faltas, fortalecer la atención primaria y promover la división del partido de La Matanza.

La principal propuesta es el control vecinal del gasto público. Consiste en crear juntas vecinales en todas las localidades. En esas juntas participarían referentes comunitarios (presidentes de clubes, sociedades de fomento, grupos scout, directores de colegio, etc. Básicamente gente que llega a otra gente). Estas juntas se reunirían 3 veces por año con cada secretaría del municipio. A principios de año cada secretaría debe decir qué objetivos tiene, cómo planea llevarlos a cabo, en qué plazos, con qué presupuesto cuenta. A mitad de año deben rendir cuentas de cómo van y a fin de año hacer una evaluación. De esta manera los vecinos y vecinas están más informados y pueden seguir de manera más concreta cómo se gestiona el municipio. La transparencia es central porque es la condición esencial para que todas las otras cosas funcionen. Es decir, no importa si se destinan más de mil setecientos millones de pesos en la Secretaría de espacios públicos y servicios públicos, porque en concreto no se sabe cómo la gastan, ni por qué sale eso. Es importante que los vecinos y vecinas sepan.

La segunda propuesta tiene que ver con que para garantizar que efectivamente se controle mediante el poder judicial al ejecutivo, éste tiene que ser independiente. En 1997 Matanza dejó de tener Justicia de Faltas independiente. Ahora el poder ejecutivo y el judicial son el mismo. Nos parece inadmisible para una democracia.

La tercera propuesta es sobre que el drama de la salud es un tema que se pasan la culpa como un pin pong entre Verónica Magario y María Eugenia Vidal, y en el medio tanto hospitales municipales como provinciales no sirven, el matancero naturalizó que la salud que sirve es privada. Por eso proponemos mejorar la atención primaria mediante 3 ejes: Crear más salas de atención primaria y mejorar las existentes a fin de descomprimir hospitales, implementar una política de formación de agentes sanitarios que estén articulados y poder llevar de esta manera formación de prevención a los barrios y el ingreso del SAME al municipio.

La cuarta propuesta responde a una necesidad tan necesaria como ignorada. La Matanza es un distrito de enorme densidad y territorio, el más extenso del conurbano, de más de 1,7 millones de habitantes. En razón de esta realidad objetiva, la función de contacto directo vecino-gobierno local resulta remota, ficticia y prácticamente inexistente. Esto se traduce también en términos de representación. Es más fácil ser gobernador de Tierra del Fuego que ser concejal de La Matanza. A esto hay que sumarle que nuestro sistema electoral hace que sean quienes más presupuesto tienen los que realmente pueden costearse una elección. Cuidar el voto es muy difícil en este distrito, por eso me gustaría pedir también que quien pueda se acerque, es realmente necesario.

Estas propuestas surgen de lo que aprendí en mi experiencia de 25 años como presidente de la Casa de Auxilio: un modelo donde participan las y los vecinos, donde controlan a quienes manejamos la institución y donde de esta manera realmente la gestión sea transparente.

—¿Qué creés que le aporta tu origen armenio para un posible cargo público?

—Como descendiente de armenios, creo que la mejor manera de poder aportar en la causa armenia es a través de la participación política y mejorando la calidad de vida de nuestro país. Entiendo que la única manera de poder vencer el negacionismo es logrando que otros aprehendan nuestra causa y también nosotros aprehendiendo las causas y necesidades de los demás. No es posible pretender que nos reconozcan si nosotros no reconocemos a los demás.

En nuestro país, si bien el terrorismo de Estado quedó atrás, aún así tenemos graves problemas sociales generados por la desigualdad y creo que no podemos ser ciegos o apáticos con eso. Soy de los que creen que las fechas 24 de marzo y 24 de abril representan un mismo reclamo: Verdad, memoria, justicia y reparación.

—¿Cómo evaluás la situación actual del país?

—Creo que nuestro país está atravesando, además de una grave crisis económica provocada por las políticas neoliberales de este gobierno, una grave crisis política dado que nos encontramos en una situación donde las dos principales fuerzas políticas de nuestro país alimentan una grieta que atrasa, que no permite debatir con respeto, que atenta contra el diálogo y le proponen un River-Boca a la sociedad.

Formo parte de un partido, el Partido Socialista, que siempre apostó por el diálogo, la construcción colectiva con disenso y con la fuerte convicción de que la diversidad enriquece. Cuando hablo de crisis política hablo de ausencia de la sociedad en poder creer en alternativas superadoras a esa grieta, dado que se deja arrastrar en votar al menos malo, y creo que eso atrasa e impide debatir sobre la construcción de un proyecto de nación.

Nosotros como partido estamos abocados a la construcción de una alternativa superadora a la grieta y también en defensa del mercado interno, con freno al endeudamiento desaforado de este gobierno, pero también con transparencia en la gestión. El mejor ejemplo son las gestiones del Partido Socialista en la provincia de Santa Fe, dónde la OMS la catálogo con el mejor sistema de salud regional de América Latina. Y creemos que Roberto Lavagna es un referente en la promoción del mercado interno, en el freno a la timba financiera y a las políticas de ajuste del FMI, además de ser una persona transparente y eficaz: ya lo ha demostrado.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora