Noticias en idioma armenio

Concesionaria de energía apartada de la distribución de electricidad

energiaEreván (RFE/RL).- La compañía perteneciente al multimillonario ruso-armenio Samvel Karapetian aseguró que desistió del tenía con el gobierno armenio para administrar la red de transmisión eléctrica del país.

La firma con sede en Rusia, Tashir Kapital, negó la declaración del recientemente nombrado ministro de Energía, Artur Petrosian, en dirección de que el nuevo gobierno habría decidido rescindir el contrato de gestión de estas redes porque algunas de sus disposiciones “no eran beneficiosas para el estado”.

“Durante el proceso de finalización del acuerdo entre el estado armenio y la empresa, no se discutieron disposiciones y no hubo negociaciones sobre ningún tema específico, especialmente con la participación del ministro de energía”, detalla el comunicado oficial de la compañía.

El gobierno anterior autorizó el año pasado Tashir Kapital a administrar las Redes Eléctricas de Alto Voltaje (REAV) durante los próximos 25 años. Los funcionarios del gobierno explicaron en ese momento que el nuevo operador iba a reducir los costos al “sincronizar” las redes de transmisión y distribución de energía de Armenia. Además aclararon que la empresa obtendrían préstamos a gran escala que se emplearían para renovar las líneas y subestaciones de transmisión de electricidad, y construir así nuevas instalaciones.

Petrosian no especificó los motivos de la decisión del gobierno de cancelar el acuerdo cuando habló con periodistas. Por su parte, desde la compañía no explicaron las razones por la supuesta decisión de no seguir adelante con el proyecto.

Lo que sí hizo la firma fue enumerar una serie de datos destinados a mostrar que las redes han sido mal administradas y son una carga para las finanzas del estado. En particular, su declaración señaló que hay 520 millones de dólares en deudas pendientes por parte de la red estatal en los últimos quince años.

El comunicado decía que Tashir Kapital recortaría los costos operacionales “inflados” de REAV en un 40% si el acuerdo no se caía. La compañía también afirmó que el costo de una nueva línea de transmisión de energía planificada que conectaba Armenia con Georgia, estimada por el gobierno en doscientos millones de dólares, es desproporcionadamente alta. En este sentido aseguraron que podría haberse construido esa línea con solo unos setenta millones en nuevas inversiones.

“El manejo de las redes no puede ser de interés para Tashir únicamente como fuente de ganancias. El motivo principal de las negociaciones fue aliviar su impacto en las tarifas de electricidad”, continúa la declaración

La firma compró Redes Eléctricas de Armenia, la poderosa empresa nacional de energía, y una gran planta de energía en la ciudad de Hrazdán. El nuevo propietario parece haberla reducido significativamente su operación por pérdidas masivas desde entonces.

Vale destacar que Samvel Karapetian apoyó fuertemente al exprimer ministro Karén Karapetian, antes de que éste abandonara su cargo con motivo del cambio de gobierno.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora