Noticias en idioma armenio

El Banco Mundial anticipa disminución en el crecimiento económico de Armenia

La crisis de Turquía podría afectar

Banco-Mundial-aEreván (RFE/RL).- El crecimiento económico de Armenia disminuyó a un 5.3% en 2018 y se espera que se desacelere aún más este año, según lo confirmó el martes 8 de enero el Banco Mundial. Al parecer, de acuerdo a los cálculos, recién repuntará en 2020 y 2021.

En su último informe de Perspectivas Económicas Mundiales, el banco también pronosticó un auge más débil en muchos otros países de Europa y Asia Central. “Se prevé que el incremento en la parte oriental de la región se irá frenando a medida que las grandes economías como Rusia, Kazajistán y Ucrania también lo hagan”, explica el informe.

“El aumento de la incertidumbre política podría socavar la confianza en la región y afectar su crecimiento. La lenta adopción o la revisión de las reformas estructurales en curso también es un riesgo para muchos países de la zona como Armenia, Azerbaidján, Bielorrusia, Turquía y Ucrania”, añade.

El documento advierte además sobre los posibles efectos que puede causar la actual crisis financiera de Turquía: “Si bien los vínculos directos entre este país y el resto de la región son mínimos, el hecho de que estos problemas se intensifiquen podría llevar a los inversionistas a revaluar su exposición. Esto probablemente provoque salidas de capital, depreciaciones monetarias y un mayor endeudamiento”.

Igualmente, cabe destacar que en su anterior reporte, dicha entidad preveía una desaceleración todavía más marcada en Armenia. En el mismo afirmaba que el crecimiento iba a ser solo de un 4% en 2018 y 2019.

Según las actuales proyecciones para el 2019 se estima un 4.3%, pero en los dos años posteriores subirá a un 4.6%. Por su parte, el gobierno armenio había pronosticado un 4.9% en su presupuesto estatal para este año.

Según las estadísticas oficiales el crecimiento en 2017 fue de un 7.5%, e incluso llegó a un 9.5% en el primer trimestre de 2018, antes de las protestas que llevaron a Nigol Pashinian al poder. Varios opositores se tomaron de estas cifras para criticar su estrategia económica, afirmando que sus políticas estaban asustando a los inversores.

Por su lado, el premier y sus aliados desestiman estos dichos y aseguran que el nuevo gobierno ha logrado erradicar prácticamente la corrupción y romper los monopolios económicos que obstaculizaron durante mucho tiempo el desarrollo del país.

A su vez, el ministro de Economía Tigrán Khachatrian insistió en noviembre en que la “Revolución de Terciopelo”, beneficiará a la economía local a largo plazo: “El nuevo gabinete ha dado un mayor grado de libertad económica, un acceso más fácil a los mercados y una competencia más equitativa. Estos son factores que deberían crear un entorno más favorable para la inversión. Pero no se pueden producir resultados a la vez”.

En su discurso de Año Nuevo, el mandatario reafirmó sus promesas de llevar a cabo una “revolución económica” que mejorará significativamente la vida de los armenios.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora