Noticias en idioma armenio

El coro para ciegos en Armenia: sin apoyo gubernamental, pero siguen actuando y ensayando

Voluntad y dedicación envidiables0

coro-1

Ereván (hetq.am).- En medio de una tarde calurosa de julio, el ruido de los autos en una de las calles centrales de Ereván y los sonidos del Horovel (una canción tradicional del trabajo) se oyen repetidamente.

No está claro si es una grabación o un concierto. Luego de escuchar el sonido, entro en un edificio cercano y subo al tercer piso, pensando que tal vez sea un ensayo de un coro académico. Un pasillo estrecho y oscuro, con un piso de madera, conduce a uno brillante. En el escenario, un director con el cabello blanco dirige el coro, compuesto principalmente por cantantes ciegos o con impedimentos visuales.

Hay alrededor de 35 personas, algunas también con discapacidad visual, escuchando en la audiencia. Los números no importan, y el coro, a pesar del calor, da lo mejor de sí. El director camina nerviosamente de derecha a izquierda en el escenario luego de cada canción con las manos en alto como si rezara.

En una de las pausas, invita a uno de los solistas, Alexander Zhuykov, a cantar. Él interpreta la canción “Armenia” de Gomidás, con tal entusiasmo que su voz casi derriba las paredes de la sala.

Lo que se escucha es el coro de la Asociación Armenia de Ciegos. Durante la era soviética, los artistas que actuaban aquí disfrutaban de los mismos derechos sociales y laborales que todos los demás. Este nombre lleva mucho tiempo ausente de la lista de coros que son patrocinados por el estado.

Aquí los artistas no reciben un salario estable. Pueden obtener diez o veinte mil drams (unos 20 o treinta dólares) una vez cada varios meses. A pesar de sus discapacidades, los músicos acuden a los ensayos y dan conciertos de vez en cuando, la mayoría en su propia sala.

coro-piruza

Piruza Pashyan – Uno de los miembros más antiguos del coro. Lleva 35 años cantando.

Cuando canto en el coro, veo el mundo más bello, mucho mejor y más limpio. Tengo sentimientos mágicos, veo todo el universo a través de Gomidas, Yegmalyan, Alan Hovhannés, Beethoven. La música ha hecho mi alma muy hermosa.

-¿Se siente protegido socialmente?

No, ¿cómo puedo sentirme protegido?, fui despedido del coro para poder obtener la pensión y ahora canto libremente, sin recibir un salario. Si recibiera un salario no podría obtenerlo. Se le da muy poco dinero al coro

El gobierno no entiende que los que no ven todavía tienen alma y pueden cantar maravillosamente. Nunca han venido a oírnos. Por ejemplo, el presidente participa en todo, como en las competiciones de baloncesto y ajedrez, pero nunca ha visitado a los ciegos. Porque las personas ciegas no importan.

Si tuviéramos apoyo financiero, podríamos lograr mucho más. La primera dama dijo una vez que ella era consciente de este coro, pero nunca nos visitó.

Arpine Martirosyan – Estudia para su Maestría en el Conservatorio. Ha estado en el coro durante siete años.

El coro me ha dado la oportunidad de vivir y soñar. Aprendo las canciones escuchándolas. Mi parte se toca por separado, la grabo y luego lo aprendo en casa. Sería bueno imprimir notas en braille.

Primero, tenemos un problema de integración en la sociedad. Durante los últimos dos meses, he estado tratando de caminar solo, con mi bastón, para llegar a mi trabajo. Cuando la gente ve el bastón, no pueden imaginar para qué sirve. Creen que tengo problemas para caminar, y en lugar de dar paso, o de ofrecer alguna ayuda, lo pasan por encima.

No tengo grandes sueños, dada la situación actual del país y mi condición visual. Mi único deseo es cantar y desarrollarme, así como encontrar un trabajo bien pago.

Trabajo solo en el coro. El salario no es permanente y de vez en cuando recibimos una pequeña cantidad de dinero

coro-vahé

Vahe Kochinyan – Uno de los recién llegados al coro, es acólito en la iglesia.

Comencé a cantar en la divina liturgia. Cuando canto en el coro, siento libertad interior, la música espiritual me da paz.

Alexander Zhuykov – Se describe como ruso de nacionalidad y armenio de alma. Nació en Ereván y perdió su visión a los dieciséis años. Es músico profesional y asistente del departamento educativo del Conservatoria Estatal Komitas de Ereván.

La situación del coro hoy es mala, el estado ofrece muy poco apoyo y el liderazgo de la asociación para ciegos crea obstáculos. Incluso cuando hay alguien que quiere ayudarnos, la junta hace todo lo posible para prevenirlo. Ellos quieren que seamos pasivos, porque si fuéramos activos, comenzaríamos a hablar de nuestros derechos.

Las personas ciegas a menudo se dedican a la música. Sé que hay pocos coros de ciegos en el mundo. Actuamos a nivel profesional. Es deseable que los jóvenes vengan y crean en su fuerza. Las personas ciegas pueden recibir educación superior gratuita en Armenia. Sólo necesitan aprovechar la oportunidad.

Coro-gaguik

Gaguik Hakobyan – Maestro de profesión, trabajó como director de coro de ópera y cantó en los coros más famosos de Armenia. Perdió la vista en 2012 y se unió a la Asociación del Coro de Ciegos.

No trabajamos en invierno, aquí hace frío y hay problemas de movilidad. Estar registrado como una persona discapacitada de 1º grado no agrega nada a mi pensión, la diferencia es sólo 2.000 drams, es ridículo, nos pagan cada tres o cuatro meses en el coro, en algunos casos el financiamiento es aportado por el Ministerio de Cultura o por fundaciones que dan dinero de vez en cuando, como para calmar su conciencia.

Los coros de todo el mundo son negocios. En Armenia, el gobierno les paga a todos, excepto al coro de los discapacitados. Otros pueden ganar dinero en todo el mundo. Somos nosotros quienes realmente necesitamos apoyo.

coro-marika

Marika Siradeghyan – Trabaja en Coca-Cola etiquetando las botellas.

Pude encontrar un trabajo con un horario libre como para poder cantar en el coro. Naturalmente, es difícil para mí trabajar como trabajadora y sería mejor si pudiera obtener un salario adecuado mientras canto. Me gustaría que la gente fuera más amable y digna, y no tan agresiva. Por otro lado, entiendo que tienen razones para eso.

Aprendí solo a cantar. No puedo leer música. No conozco una nota. Tenía miedo y no podía ver las perspectivas de mi futuro. Me encanta la metodología de enseñanza del director. Él te hace enamorar de la tierra armenia, la cultura y la naturaleza. Puedo escucharlo durante horas mientras interpreta una canción.

Karlen Alexanyan – Desde que el coro se estableció, ha sido director artístico y de orquesta.

El coro fue creado hace 41 años, en 1976. Había muchos músicos ciegos, primero se creó en Bulgaria, luego en Lituania, Georgia, y nosotros fuimos los siguientes. Tuvimos muchas dificultades, queríamos hacer lo imposible. Trabajamos durante horas, interpretábamos canciones que nadie más hacía en Armenia, las realizábamos de forma brillante, y teníamos giras en varios países de la URSS.

Ahora, el coro se mantiene por su cuenta. No es apoyado ni por el gobierno, ni por la Asociación de ciegos. Los donantes a veces nos dan caridad, para decirlo de manera tosca. Dos veces al año, el Ministerio de Cultura organiza un concierto y asigna dinero para ello. Lo peor es que no podemos trabajar de manera consistente. Porque no se le puede pagar a la gente o llamarlos para ensayar tres o cuatro días a la semana.

Nadie puede imaginarse a sí mismos perdiendo la vista o la audición. La peor discapacidad del mundo es la de no ser capaz de ver. Una persona ciega depende de la ayuda de los demás. El gobierno no se da cuenta de que estas personas necesitan asistencia. ¿Qué ministro se siente mal cuando ve a un mendigo buscar en un tacho de basura cuando pasa con sus autos de lujo?

A veces, pienso en hacer una súplica a los armenios de todo el mundo para que puedan donar diez drams cada uno. Al menos juntaríamos sesenta millones de drams y resolveríamos los problemas de estas personas durante unos años. 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora