Noticias en idioma armenio

El Fondo Nacional Armenia y sus dos décadas en el país

Rosita Youssefian, Jorge Murekian y Carlos Potikian hablan sobre la experiencia de asistir y ayudar a Armenia y Artsaj

murekianJorge Murekian: El FNA en la tradición filantrópica argentino-armenia

El Fondo Nacional Armenia es la entidad que sintetiza en sí misma todas las realizaciones que muchos armenios de buena voluntad intentaron concretar o concretaron en diferentes épocas -quizá con ciertas dificultades por carecer de la compañía, control y organización que hoy nos brinda el Fondo Armenia-. Vale la oportunidad para recordar que el Himnadram está auditado por instituciones internacionales de primer nivel que garantizan la segura concreción de los proyectos en tiempo y en forma.

El objetivo más importante que persigue el Fondo Nacional Armenia, es aunar esfuerzos y voluntades para ser partícipes activos en la gran tarea de lograr entre todos, el ansiado desarrollo de Armenia y Artsaj, fundamentalmente en todo aquello que signifique mejorar las condiciones de vida de las poblaciones de frontera, propendiendo a la no emigración de sus habitantes. Colegios, Bibliotecas, Centros de Salud, Maternidades, Teatros, Rutas, Agua Potable, Gas, Centros Comunitarios y ahora también Invernaderos, constituyen un sinnúmero de emprendimientos que se traducen en felicidad para nuestros hermanos que estoicamente defienden el suelo patrio con dignidad, coraje y valentía.

Es muy importante que todos nos comprometamos y nos solidaricemos con la labor del Fondo. Es necesario saber que todos en la medida de nuestras posibilidades estamos colaborando. Ojalá algún día logremos censar a toda nuestra comunidad sin posibilidad de error a través de una larga lista de amigos del Fondo Armenia.

Carlos Potikian: Cómo se articulan en el FNA Armenia, Artsaj y la Diáspora.

carlos-potikianEl Fondo Armenia, en los comienzos de la República Independiente, constituyó para apoyar económicamente las necesidades del país. El Fondo Armenia de Argentina colaboró en gran medida en Karabagh reconstruyendo casas en los pueblos que habían sufrido la guerra. Fueron alrededor de unas trescientas casas en el pueblo de Vaghuhás y Haterk. En Vaghuhás, construimos además, una escuela para doscientos cincuenta alumnos. Por otra parte, en Stepanakert, edificamos la moderna escuela de Físico-Matemática.

La articulación Armenia-Artsaj-Diáspora es muy fluida en el ámbito del Fondo Armenia. Los proyectos son presentados por las filiales, o por el gobierno, y se ponen a consideración, según las posibilidades de reunir los recursos.

En estos momentos es muy importante abocarnos a apoyar a los pueblos con infraestructura: canales de agua, electricidad, gas, y al campesino económicamente, para que en su propio terreno pueda tener una pequeña huerta, con una producción eficiente, y venderla adecuadamente.

Rosita Youssefian: La evolución de los métodos y convocatorias del FNA

Rosita-YoussefianEl Fondo Armenia hace ya 23 años que trabaja reuniendo las donaciones necesarios para la realización de los proyectos en Armenia y Karabagh. Benefactores argentino-armenios, hace dos décadas, se adhirieron a la urgente propuesta surgida en Ereván, en los muy difíciles momentos que atravesaba la incipiente república: graves problemas devenidos del terremoto, de la guerra de Karabagh y del bloqueo, habían dejado al país en terribles condiciones. La comunidad armenia de Argentina, se hizo eco apoyando ampliamente las colectas. Hoy, ya superada la crisis, el Fondo se ocupa de proyectos de infraestructura y de diversas obras para mejorar la calidad de vida de los habitantes de Armenia y Karabagh. Mediante el Fondo Armenia el armenio ayuda a su compatriota: ayuda a vencer no sólo las dificultades cotidianas, sino también, contribuye a crear condiciones para el futuro.

Eduardo Seferian, Eduardo Eurnekian, Eduardo Caramian, Jorge Vartparonian, Carlos Potikian, fueron los fundadores de la filial argentina, y otros a la que enseguida se sumó Jorge Murekian. Estas personalidades aglutinaron a su alrededor a gente activa, dedicada, generosa, altruista; Christine Sarkis y Silvia Tamlian fueron convocadas desde los primeros años; más tarde también yo fui invitada a integrar la Comisión, que hoy se completa con Osvaldo Kullahian. Trabajamos complementándonos en nuestras capacidades, compartiendo la misma convicción, los criterios, las acciones. Somos un grupo plurisectorial: todos los consejeros provenimos de diferentes instituciones con las que compartimos ideologías e ideales, pero aquí, unimos nuestros esfuerzos en lo que consideramos imprescindible para la historia actual de la armenidad: el desarrollo de la Patria.

Tuvimos una Comisión de Damas, con una muy activa participación, y hoy estamos felices con el Fondo Joven, que se une a la Comisión Grande, impregnando su energía y entusiasmo. Más de 12 jóvenes se reúnen periódicamente con proyectos de trabajo, con novedades, con nuevas formas de compromiso, con ideas. Ya han realizado varios eventos y nuclean a su alrededor a muchos otros jóvenes de la comunidad.

comisión-Fondo-Armenia-y-Fondo-JovenLa forma de reunir fondos para los proyectos, es el Fonatón, que se realiza en casi todos los países donde el Fondo tiene sede (son 24 las filiales). En algunos países es radiotón, o telemaratón, incluso bicitón. Durante esta campaña que dura varios días, los voluntarios llaman a las familias armenias solicitando su colaboración para un proyecto esencial y puntual. Los voluntarios, -alumnos, jóvenes y no tan jóvenes, se sienten también involucrados, y muy satisfechos de estar ayudando. Otro medio que hoy en día tiene muchos adeptos, es la donación mensual con tarjeta de débito o crédito. Ésta es una forma muy útil para donar, ya que permite estimar el monto mensual y proyectar así las nuevas obras, y además es más eficiente, rápida, menos engorrosa, -ya que el donante no tiene que venir a entregar la donación, ni solicitar el número de cuenta-. Y eso, en nuestros días, cuenta como muy importante.

Proyectos. Ver personalmente, en el lugar, los proyectos realizados, es lo que más conmueve y “mueve” a realizar nuevas obras. Transitar por la nueva carretera Vardenís – Martakert, es muy fuerte: se viaja con una emoción grande… En todo Karabagh hay carteles, en la ruta norte-sur, que dicen: “Este tramo de la ruta fue construido gracias al aporte de la comunidad armenia de Argentina” (o de Canadá, o de Francia). Conocer a una familia que está trabajando en el Invernadero construido por el Himnadram, y saber, directamente por ellos mismos, que están muy conformes, que viven dignamente e incluso, ganan dinero, es muy motivador. Visitar un colegio en un pueblo de frontera, y comprobar que aún allí, los niños gozan de excelentes condiciones para el estudio, para el desarrollo intelectual y físico, que disfrutan de las mismas comodidades edilicias e informáticas, -o aún mejores-, que muchos colegios de la diáspora, es realmente esperanzador. Entre esos niños, están los futuros dirigentes de la Patria.

Durante el Congreso Anual, cada mes de mayo, los participantes-miembros de las filiales de cada país, inauguran las obras, ven los proyectos ya terminados, visitan los pueblos más alejados, en las fronteras, en lugares de difícil acceso. Conversan con los habitantes de los pueblos, y así, todos nos cercioramos de que todo está bien proyectado, bien elegido, bien realizado.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora