Noticias en idioma armenio

El mensaje liberador del cristianismo

Iglesia Evangélica Santísima Trinidad

A lo largo de la historia, la libertad ha sido uno de los valores más importantes para los seres humanos. Se han peleado guerras, se han gestado independencias, millones han muerto luchando por ella. Libertad de esclavos, de naciones oprimidas por otras, de clases sociales, libertades civiles, libertad de conciencia, de expresión, religiosa, política, económica.evangelicos

La libertad tiene muchas vertientes y también contradicciones: en nombre de la libertad se han hecho demasiados daños, se ha matado y, paradójicamente, se ha oprimido a muchos. La religión no ha sido la excepción a los abusos sobre la libertad. Con argumentos como el cuidado de la sana doctrina, la pureza de la fe o el combate de los herejes, se ha anulado uno de los principios fundamentales de la misma fe: Dios nos hizo seres libres. No se trata de una libertad “ilimitada”, no pudimos elegir donde nacer, ni en qué familia. Pero creo que la libertad que Dios nos ha dado, implica sobre todo, la capacidad de tomar decisiones. La libertad hace que podamos elegir; aún más, podemos elegir vivir sin Dios. Lo que no podemos elegir son las consecuencias sobre nuestras decisiones. Inexorablemente, nuestras elecciones implican consecuencias.

Alguna vez una colega dijo que la salud mental consistía justamente en eso, en la capacidad de hacernos cargo de nosotros mismos. Parece que ser libres y hacernos cargo de nosotros mismos, están emparentados. No podemos ser libres haciendo cargo a otros de nuestras decisiones o nuestras “no – decisiones” (que también es una manera de decidir). He visto a hombres y mujeres superarse, y me han inspirado. Lograron vencer sus trabas y vivir con mayor plenitud. En psicología lo llamamos resiliencia. Rompieron con sus limitaciones interiores y se desarrollaron en el plano laboral o artístico; alcanzaron metas que les parecían imposibles; quebraron las barreras internas de complejos y mandatos que les impedían disfrutar más plenamente de la vida en las cosas sencillas. En definitiva, lograron un escalón superior de libertad

Mientras puedas, “vive a lo grande, amigo mío”. Así decía alguien que marcó mi vida. Cuando escuchamos algo así, la primera asociación que hacemos es el dinero, los lugares lujosos, la opulencia. Nada de eso es necesario para “vivir a lo grande”; es más, algunas de esas cosas a veces lo impiden, porque alimentan el vacío interior. “Vivir a lo grande”, es más una condición interna, es la paz y la armonía que me permiten conectarme con las cosas sencillas y profundas. Jaques Alan Miller, un famoso psicoanalista, decía: “El placer está siempre coordinado a la noción de una armonía, de cierto buen uso, incluso de una sabiduría…” Por eso, asocio el placer a la libertad con Dios. “Pero si la religión nos llena de sometimientos y prohibiciones”, podrían argumentarme. Eso es cierto; pero no hablo de religión, sino de Dios. Dios es esa persona maravillosa, que se acerca a mí desde la gracia.

La gracia es el regalo, el favor inmerecido, es la voz que me llama desde el perdón, la paz y la aceptación. La gracia es el mensaje que me dice que Dios está de mi lado, no en mi contra, que me busca para amarme, no para condenarme. Paul Tillich, un eminente teólogo, decía que el cristianismo se podía resumir en dos palabras: “eres aceptado”. Ese es el mensaje liberador del cristianismo, la aceptación incondicional de Dios a través de su Hijo.

Vivir sin Dios supone el afrontamiento de las situaciones límite de la vida en absoluta soledad. Es contradictorio que la sociedad moderna proclama la libertad desde el sometimiento a las adicciones, a la ansiedad y al intento fallido de controlarlo todo. Hacernos cargo de nuestra vida con Dios implica que cuando nosotros no tenemos el control, hay Uno que si lo tiene, que pase lo que pase, está a nuestro lado siempre. La libertad de Dios y con Dios posibilita la serenidad ante la incertidumbre de las circunstancias externas y la aceptación ante lo inevitable, porque Dios está en el control. “Vive a lo grande, amigo mío”.

Gustavo Valiño
Licenciado en Psicología

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora