Noticias en idioma armenio

En 2014 la agricultura armenia logró un moderado crecimiento

Ereván (Sisak Gabrielian para RFE/RL).- “A pesar de la severa tormenta de nieve que destruyó la mayoría olivosde los cultivos de frutas como el damasco, durazno y ciruelas, el sector agrícola logró un crecimiento del 6,5 por ciento durante 2014″, anunció Sergo Karapetian, ministro de Agricultura armenio.

El funcionario agregó que la producción agrícola armenio alcanzó los dos mil millones de dólares entre los meses de enero y noviembre, lo que resulta aproximadamente una quinta parte del Producto Bruto Interno. El desarrollo de los otros sectores importantes de la economía local, entre ellos la construcción y la industria, han sido más modestas.

De acuerdo a las estadísticas de la cartera de Agricultura, el incremento de la producción se debe principalmente a la incorporación de nuevas tierras destinadas a la producción agrícola y a un aumento del once por ciento en la producción de carne.

Karapetian reportó que la cosecha de trigo alcanzó un récord de 340.000 toneladas, lo que satisfizo poco más de la mitad de la demanda anual interna de Armenia. En 2012 se debieron importar dos tercios del volumen consumido.

El ya mencionado temporal de nieve que se produjo en marzo destruyó la mayoría de los cultivos de primavera, perjudicando a decena de miles de agricultores. Como resultado del desorden climático, la producción de damascos -la fruta nacional de Armenia- cayó de 90.000 toneladas (2013) a apenas 15.000 toneladas en el año en curso.

La ausencia de volumen de frutas de estación fue suplida por las fuertes cosechas de trigo, papas, y uvas. Karapetian señaló además que las exportaciones de frutas y verduras aumentaron desde que el gobierno de Rusia prohibió la importación de alimentos procedentes de Europa y los Estados Unidos.

Otras voces

El optimismo de Sergo Karapetian no es compartido por algunos agricultores. Hratch Berberian, presidente de la ONG Unión Agrícola Agraria, cuestionó algunos de los aumentos de producción informados por las autoridades del área. “No ha sido un buen año para la agricultura”, sentenció.

Por su parte, los productores que ofrecen sus productos en la capital armenia también estaban lejos de estar satisfechos. Muchos de ellos rechazaron el anuncio de Karapetian de que el gobierno estaba subvencionando el costo de las semillas, fertilizantes y el combustible necesarios para producir. “No hay tal cosa”, dijo una mujer, que agregó que los agricultores son siempre engañados por las autoridades.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora