Noticias en idioma armenio

Escandalosa conferencia de la Universidad Nacional de Quilmes: El Embajador turco dijo que los armenios de Argentina son un “obstáculo a nuestras relaciones bilaterales”

Los embajadores de de Turquía, Sefik Vural Altay, de Azerbaiyán, Rashav Aslanov, y de Georgia, Irakli Kurashvili, junto con los exembajadores argentinos en Turquía, Julián Tettamanti, y Carlos Riva, en Azerbaiyán, fueron los expositores de la presentación de la cátedra abierta «Región del Cáucaso y Asia Central» de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) el miércoles 25 de septiembre en la sede del Círculo de Legisladores.

En la conferencia hubo revelaciones tales como que Argentina considera el Genocidio Armenio como un «obstáculo» a resolver en la relación con el Estado turco, según el exembajador argentino en Turquía. El exembajador argentino en Azerbaiyán, por su parte, dijo que Argentina apoya una solución pacífica dentro del conflicto de Artsaj (Nagorno Karabaj) teniendo en cuenta la integridad territorial, en un claro apoyo a la posición azerbaiyana.

El Embajador de Azerbaiyán, por otro lado, se refirió a «la ocupación armenia» en Artsaj y culpó a Armenia de «poner en peligro la estabilidad de la región». Por último, el Embajador de Turquía dedicó gran parte de su conferencia a difundir su discurso negacionista: «Armenia usa el supuesto ‘genocidio’ para presionar a Turquía», fueron las escandalosas palabras de Sefik Vural Altay.

Confesiones de los exembajadores argentinos

Sergio Paz, vicedirector del Departamento de Economía y Administración y director de la nueva cátedra de la UNQ, moderó la primera parte, que contó con las disertaciones de Julián Tettamanti y Carlos Riva. El exembajador argentino en Turquía Julián Tettamanti dijo que la relación con Turquía era una relación larga pero «con muchos altibajos», se refirió a que había que seguir «poniéndonos de acuerdo en las cosas que no funcionan» y puso como primer el ejemplo «el tema armenio». «La calificación del tema armenio es una de las piedras que hay en la relación y que tenemos que seguir trabajando para poder ponernos de acuerdo sobre estos hechos históricos». «Poco a poco hemos tratado desde el lado argentino de eliminar algunas de estas piedras en la relación. Creemos que hemos avanzado bastante», agregó el diplomático, que se desempeñó como Embajador desde septiembre de 2016 hasta septiembre de 2018.

El exembajador argentino en Azerbaiyán, Carlos Riva, quien se desempeñó desde enero de 2013 hasta 2019, cuando fue reemplazado por Sergio Osvaldo Pérez Gunella, continuó la conferencia hablando sobre la relación entre ambos países en materia de consumos culturales e inversiones.

Al abrir a preguntas y respuestas, se le pidió a los disertantes que den su opinión sobre la situación de los derechos humanos en Turquía y la persecución a la minoría kurda, y sobre el conflicto de Azerbaiyán con Armenia y Artsaj. Sobre Turquía, Julián Tettamanti respondió que «no podemos juzgar una realidad nacional», mientras que afirmó no tener información sobre el conflicto en Artsaj. Carlos Riva habló sobre Artsaj «desde su punto de vista personal», dijo que era una guerra que estaba en stand by y que Argentina siempre había impulsado la resolución pacífica del conflicto «pero siempre mirando el conflicto desde un punto de vista de la integridad territorial del país».

El discurso negacionista del Embajador de Turquía

El segundo panel estuvo moderado por Ariel González Levaggi, secretario Ejecutivo del Centro de Estudios Internacionales de la UCA, y tuvo como oradores a Sefik Vural Altay, embajador de Turquía, Rashav Aslanov, de Azerbaiyán, y Irakli Kurashvili, de Georgia. A pesar de las reiteradas amenazas con reiniciar la guerra contra Artsaj y Armenia por parte del presidente azerbaiyano Ilham Aliyev, Rashav Aslanov dijo que «la ocupación armenia» es «un peligro a la estabilidad y al desarrollo de la región». El Embajador de Azerbaiyán presentó nuevamente las resoluciones de Naciones Unidas que exigen la retirada de Armenia, a pesar de que el organismo mediador del conflicto aceptado por todas las partes es el Grupo de Minsk de la OSCE y no la ONU.

Sefik Vural Altay se refirió a los conflictos en Artsaj, Abjasia​ y Osetia del Sur y manifestó que Turquía quiere que se resuelvan respetando la integridad territorial de Georgia y Azerbaiyán. «Todos sabemos que Argentina tiene la 4ª diáspora armenia más importante en el mundo. Rusia, Estados Unidos, Francia y luego Argentina», dijo Vural Altay. «La diáspora armenia en Argentina estuvo muy activa desde el primer momento. Como dijo el embajador Tettamanti, sirvieron como un obstáculo a nuestras relaciones bilaterales. Pero durante el último período acordamos con Argentina enfocarnos en la agenda positiva que tenemos, dejando de lado la agenda negativa. Eso no quiere decir que tengamos miedo de hablar o discutir del tema», agregó Vural Altay.

Al igual que Aslanov, se refirió a los proyectos de oleoductos y gasoductos de la región que esquivan Armenia. «Si Armenia hubiera optado por otro camino más pacífico podrían haber formado parte de esos proyectos también. Pero esto es lo que ellos eligieron y me da pena que estén sufriendo por esto», opinó el diplomático. «La política de Armenia con Turquía es negativa. Usan el supuesto ‘genocidio’ para presionar a Turquía», dijo Sefik Vural Altay, haciendo el gesto de las comillas con sus manos al referirse al Genocidio Armenio, en un claro discurso discriminatorio.

«Los últimos años del Imperio Otomano fueron un período trágico, no solo para los armenios sino para todos los que vivían ahí. Durante ese período, no solo armenios sino también los turcos sufrieron inmensamente. Este período debe entenderse en su totalidad. Lamentablemente, nuestra posición sobre este tema es a veces incomprendida o distorsionada intencionalmente. No negamos el sufrimiento de los armenios. A lo que nos oponemos es a que presenten los eventos de 1915 como un genocidio perpetrado por un lado contra otro. Estamos dispuestos a enfrentar estos hechos y estudiarlos a través de una investigación académica imparcial de los archivos históricos», dijo el Embajador turco, replicando la estrategia de la «memoria justa», un concepto presentado por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, años atrás. El 24 de abril de 2019, Erdogan justificó el Genocidio Armenio al afirmar que «fue la acción más razonable que se pudo tomar en ese período».

«Hace más de 10 años le propusimos algo a Armenia», agregó Vural Altay sobre los protocolos. «En Turquía abrimos todos los archivos sobre este período. Hay millones de documentos a los que pueden acceder aquellos a quienes les interese el tema. Le propusimos a Armenia establecer una comisión en conjunto con historiadores y les pedimos que abran sus propios archivos sobre ese período. También le pedimos a las terceras partes interesadas que abran sus archivos. Y les dijimos que estaríamos preparados para aceptar cualquier resultado de esta investigación. Pero esto fue rechazado por el lado armenio. Ellos no escuchan otra visión más que la de ellos mismos». En ese sentido, los Protocolos de Zúrich no fueron ratificados por los Parlamentos ni de Turquía ni de Armenia. El propio Erdogan afirmó que la firma de Turquía dependía de la resolución del conflicto en Artsaj a favor de Azerbaiyán, lo que causó que Armenia suspenda el proceso de ratificación. Cabe destacar que en Turquía está prohibido por ley hablar o discutir sobre el Genocidio Armenio: el artículo 301 del código penal que castiga a quienes «denigren» la identidad turca, fue utilizado en reiteradas ocasiones para perseguir y enjuiciar a quienes hablen sobre la cuestión armenia en público.

El director del Consejo Nacional Armenio de Argentina, Nicolás Sabuncuyan, indicó que le enviaron una carta con un pedido de audiencia a las autoridades de la UNQ para «expresar nuestro descontento y repudio a las expresiones ofensivas y negacionistas del Embajador de la República de Turquía en Argentina Sefik Vural Altay». «Una afirmación tal como que ‘los armenios utilizan el genocidio para presionar a Turquía’ nos resulta inaceptable del mismo modo que lo sería decir que los judíos utilizan la Shoá para su propio beneficio», señala la carta. «Esperamos mediante el dialogo clarificar que estas expresiones discriminatorias y negacionistas pertenecen al Embajador y no competen a la casa de estudio y al Círculo de Legisladores, como también esperamos trabajar en conjunto a futuro frente a los discursos de odio», finaliza el texto.

El avance turco-azerbaiyano en las universidades

En marzo de 2018, la Universidad de Belgrano y la Universidad Nacional del Oeste suspendieron dos conferencias tituladas «1915, el año más largo del Imperio Otomano» que se iban a llevar a cabo en conjunto con la Universidad de Ankara y el auspicio de la aerolínea Turkish Airlines, luego de que la comunidad armenia denunciara que se trataba de una actividad negacionista. «Consideramos que en materia de derechos humanos no existen dos campanas, y entendemos que no se realizarían conferencias que negaran las cámaras de gas durante la Shoá o los ‘vuelos de la muerte’ durante la última dictadura argentina», había declarado en aquella oportunidad Nicolás Sabuncuyan, también enviando una carta a las autoridades universitarias. La charla se terminó realizando en un ámbito privado, en el Centro Islámico de la República Argentina.

Uno de los docentes más convocados por la Embajada de Azerbaiyán es el profesor Paulo Botta, quien fue coordinador de la Cátedra de Estudios de Azerbaiyán en el Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de La Plata (UNLP) y dio clases en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación (ISEN, dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto). En febrero de 2015, Paulo Botta presentó el libro «Recopilación de documentos de Naciones Unidas sobre el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán», editado por la propia Cátedra de Azerbaiyán de la UNLP.

La Cátedra de Estudios de Azerbaiyán de la Universidad de La Plata funcionó desde sus inicios en 2012 como una de las bases del lobby azerbaiyano. A los estudiantes que se inscribían se les ofrecía participar de un concurso para ganar viajes a Azerbaiyán a cambio de presentar trabajos académicos que replicaran la posición azerbaiyana en el conflicto con Armenia y Artsaj (Nagorno Karabaj) o que presentaran al país omitiendo las denuncias de corrupción y violaciones a los derechos humanos que ostenta el presidente Ilham Aliyev, quien gobierna el país desde el año 2003. Los trabajos académicos eran luego utilizados como bibliografía para nuevos trabajos y presentaciones del lobby azerbaiyano.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora