Noticias en idioma armenio

Hranush Hakobyan: “Argentina es su lugar de nacimiento, donde trabajan, se desarrollan, crecen y progresan; pero Armenia es su patria, sus raíces, la herencia de sus ancestros”

Entrevista en la Madre Patria con la ministra de la Diáspora

hranush-1La primavera de Ereván crea todas las condiciones para que la oficina de Hranush Hakobyan, la ministra de la Diáspora de la República de Armenia, luzca su flora de manera natural. Incluso tiene un pequeño limonero que le fascina.

Hay obsequios de las comunidades de la Diáspora dispuestos por toda la sala y cuantiosos libros. Uno de ellos salta la vista ya que encabeza una poblada columna de bibliografía bajo el título “La mujer en la historia armenia”. Mientras intentaba enumerar en mi cabeza las mujeres a las que ese libro haría referencia, intuía que la mujer que tenía en frente habría heredado de ellas dos cualidades claves: fortaleza y determinación.

Hranush Hakobyan lleva casi diez años liderando el Ministerio de la Diáspora, el órgano estatal orientado a preservar y fortalecer los lazos entre Armenia y las comunidades diaspóricas. En este tiempo, se aproximó a la idiosincrasia, las preocupaciones y las necesidades de los armenios del mundo. Frecuentemente recibe a representantes de las comunidades o va hacia ellos, como ocurrirá a fines de este mes con su visita a Sudamérica.

Dirigiéndonos al balcón de su oficina, anunció con entusiasmo que su visita a Argentina, Uruguay y Brasil está vinculada al Foro Panarmenio de Médicos, una red de profesionales que funciona desde 1971 y aglutina a medicos armenios de todo el mundo. Respetando la modalidad de encuentros cada cuatro años, el foro se llevará a cabo en Buenos Aires bajo las riendas organizativas del Dr. Daniel Stamboulian. Conforme con la repercusión del evento, Hakobyan manifestó que ya se han inscripto quinientos médicos de los cuales cincuenta viajarían desde Armenia. “En ocasiones como éstas, en las que tantos armenios del mundo se reúnen en un mismo lugar, la ministra de la Diáspora debe estar presente. También participará el viceministro de Salud, Sergey Khachatryan, y el representante parlamentario Ara Babloyan que es muy activo en esta materia”, marcó la ministra.

Consciente de que la constitución de las comunidades armenias de Sudamérica data de antaño, Hakobyan asumió que sus impresiones son muy positivas, ya que las considera “cálidas, numerosas y activas”. A su vez, admira que prácticamente todas las instituciones armenias más fuertes funcionan en Buenos Aires, Córdoba, Montevideo y San Pablo, como así también que el trabajo responsable supuso un entendimiento y una próspera relación con las comunidades locales, que han devenido en legislaciones, programas académicos, nombres de calles, plazas y otros espacios públicos. En cuanto a la firma del consenso entre instituciones armenias de Buenos Aires orientada a tratar problemáticas claves de la cuestión armenia, la ministra expresó: “Quiero felicitarlos por conformar una nueva institución para trabajar y evaluar cuestiones que nos competen a todos los armenios. Estando lejos de Armenia, más allá de que Argentina ha creado condiciones sumamente valorables para los armenios, existen problemáticas que deben resolverse en conjunto. Esto me motiva y me da fuerzas”.

En relación a las particularidades de la comunidad, aseguró que en este tiempo el vínculo de los armenios de Sudamérica con la Madre Patria se ha consolidado aún más. “Mi expectativa es continuar nuestro trabajo en conjunto para que la comunidad se fortalezca y las tradiciones, la historia armenia y el idioma estén al alcance de nuestros jóvenes. Si me preguntan cuál es el principal problema de los armenios de Latinoamérica, les diría que el idioma armenio. Existe algo que mis compatriotas deben entender bien: Argentina es su lugar de nacimiento, donde trabajan, se desarrollan, crecen y progresan; pero Armenia es su patria, sus raíces, la herencia de sus ancestros. Armenia es su patria real”, manifestó.

hranush-2Respecto a las modalidades de contacto con las comunidades armenias de Sudamérica, el ministerio cuenta con un departamento encargado de las relaciones con la Diáspora americana. Esta sección es la encargada de mantener el vínculo con las comunidades e implementar los programas diseñados por el ministerio de acuerdo a diferentes objetivos como la preservación de la identidad armenia y el fortalecimiento de las comunidades. “Luego de mi visita, entendí que tenemos que planificar programas concretos en esta región, porque no podemos comparar la realidad de Latinoamérica con las comunidades armenias de Rusia, por ejemplo. Para ello hemos planificado un programa de apoyo cultural. El objetivo es contribuir a que las cuestiones educativas se consoliden en Sudamérica. Para eso, teniendo en cuenta los deseos y opiniones de la comunidad, trabajamos en diferentes áreas. Por ejemplo, organizamos conciertos llevando a nuestros mejores músicos para transmitir el espíritu y la música armenia a nuestros compatriotas, especialmente a los más jóvenes. Siguiendo este lineamiento, también enviamos conferencistas, especialistas y profesores para que se instalen un periodo de tiempo y capaciten a nuestros docentes”, agregó Hakobyan. Convencida de la importancia de los colegios armenios en la Diáspora,  explicó que los planes y metodologías de enseñanza del idioma se conciben en Armenia pero hay que trasladarlos a los gabinetes docentes de las escuelas de las comunidades armenias. “En muchas ocasiones, el profesor de armenio sólo se graduó del colegio, no ha recibido educación superior para ejercer la docencia y no está al tanto de los métodos de enseñanza de la lengua”, mencionó subrayando la gran contribución que estos programas significan para su formación profesional. El envío de materiales de estudio y bibliografía también es una práctica llevada adelante por el ministerio para facilitar el aprendizaje del idioma armenio.

El rostro y la expresión de la ministra transmiten la seguridad que siente de que los programas implementados están orientados hacia la dirección correcta y por lo tanto, que el presupuesto estatal destinado a su ministerio regresa con resultados positivos. Convencida de ello, enumera las iniciativas que ya están en marcha hace varios años. “El trabajo con los diarios y otros medios de comunicación es muy importante, por eso organizamos foros de periodistas creando una red panarmenia de profesionales de los medios. Tambien tenemos la escuela de verano para docentes y periodistas a los fines de capacitarlos. Para mejorar el manejo del armenio, tenemos cursos de un mes dictados en la Universidad Estatal de Ereván. Todos nuestros programas son gratuitos, cubrimos desde las instancias de capacitación a las excursiones por todo Armenia”. El programa Arí Dun es otra de las iniciativas que tienen como objetivo familiarizar a los adolescentes de la Diáspora con Armenia. Recibe miles de jóvenes al año, aunque Hakobyan asume que su deseo es incrementar el número de participantes sudamericanos. “Insto a mis compatriotas a que cada día guarden uno o dos dólares para facilitar la compra del pasaje. Creo que todos los padres tienen que pensar  que el joven debe conocer Armenia. Tiene que pisar esta tierra, ver el Ararat con sus ojos y no escuchar sobre él o verlo en las películas; el joven tiene que ir al monumento del Genocidio Armenio y rendir homenaje a las víctimas, tiene que comprender su historia, lavarse las manos en el Seván.  Viendo, relacionándose y sintiendo su Patria, seguramente crezca como armenio. Por medio del Diario ARMENIA, quiero instar a mis compatriotas a que vengan, ya que sin ver su patria es dificil ser armenio en cualquier parte del mundo¨, afirmó Hakobyan.

Los minutos de la apretada agenda de la ministra transcurrían apaciblemente en aquel balcón, mientras nos aproximabamos a uno de los temas prioritarios del nuevo lineamiento gubernamental: las inversiones en Armenia. En cada ocasión los representantes del gobierno no pierden oportunidad para referirse a la importancia de las inversiones por parte de empresarios de la Diáspora en el país. “Armenia es un país de oportunidades y tiene todas las condiciones para realizar grandes inversiones y recibir significativas ganancias. Por eso todos los empresarios armenios de Sudamérica deben saber que en la patria pueden invertir capital. En primer término, para ellos mismos; y segundo, porque esa inversión generará empleo y si genera trabajo, estarían contribuyendo a detener o disminuir la emigración. En tercer lugar, como país no desarrollado, Armenia tiene mucha pobreza y generar empleo para los habitantes mejoraría su calidad de vida. Por esto, nuestros compatriotas harían un paso muy grande invirtiendo en Armenia”.

Como ejemplo de formas exitosas de emprender negocios, la ministra recurrió a Eduardo Eurnekian, “un empresario que entendió que el capital también debe utilizarse para el desarrollo de Armenia”. “El renacionalizó el aeropuerto con estándares internacionales, reforzó el sistema bancario y postal de Armenia y promovió el desarrollo de la vitivinicultura convirtiéndola en una industria”, aloro Hakobyan.. Valorando su contribución, declaró que él no realiza beneficencia, sino que toma pasos significativos para el desarrollo del país. Samvel Karapetyan y Rubén Vartanian son otros empresarios que han emprendido grandes proyectos y han alcanzado el éxito en Armenia. Sin embargo, Hakobyan considera que el país también necesita incorporar pequeños y mediados emprendimientos que traen significativas retribuciones a la economía, como el sector de las altas tecnologías- cuyo 70% es encabezado o ha incorporado armenios de la Diáspora-, el sector agrónomo -como la producción de alimentos orgánicos o el rubro de la ecología-, el sector de la construcción o la industria textil. “Sé que Argentina es muy reconocida por sus cueros, por lo que es una buena opción si desean emprender negocios relacionados con eso en Armenia. Nosotros tenemos experiencia en la industria del calzado, contamos con buenos especialistas y recursos humanos accesibles. Los armenios de la Diáspora deben hacer frente a la creencia de que en Armenia no es posible realizar negocios y progresar con ellos. Contamos con innumerables ejemplos positivos, así que motivo a nuestros inversores para que lo hagan”, aseveró la ministra.

Pero las inversiones no son todo lo que Armenia precisa en los tiempos que corren y Hranush Hakobyan parece consciente de eso. Según la ministra prácticamente no existe área en la que no se requieran profesionales cualificados y con experiencia. Algunos de los mencionados fueron la industria militar, la esfera cultural y el ámbito académico. “Hoy necesitamos desarrollarnos en el terreno militar; para ello requerimos ingenieros y especialistas que puedan contribuir con su conocimiento.  Por otro lado, la difusión de nuestra cultura y nuestro arte es importante para que nos conozcan en el mundo. Por todo esto el Primer Ministro hizo un llamado a especialistas cualificados y gerentes para desempeñarse en materia de salud y educación; pero todos los sectores como el económico, el social y académico, son importantes. Este es un tópico clave que esperamos de nuestros compatriotas; que vengan y puedan contribuir con Armenia”, manifestó.

Con una sonrisa en su rostro intentó verificar si todo había quedado claro. Absolutamente. Ahora es tiempo de procesarlo. Tiempo de evaluar nuestra disponibilidad y viabilidad para involucrarnos en la construcción de la realidad armenia. “Pronto se acerca el 28 de Mayo, la fecha de constitución del primer Estado armenio que debemos proteger como la luz de nuestros ojos”, manifestó la ministra agregando la importancia de la celebración de este acontecimiento en todas las comunidades del mundo. Inmediatamente, se puso de pie y entró a su oficina. Previo a sentarse detrás de su escritorio, se detuvo en el limonero y se acercó a los dos limones de aspecto formidable. Me miró y sonrió. Tal vez pensamos lo mismo; en tierra armenia cualquier semilla logra inesperados grandes resultados.

 

Betty Arslanian

Corresponsal de Diario ARMENIA en Ereván

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora