Noticias en idioma armenio

Inicios… Reencuentros… Reflexiones en el comienzo del año escolar

Jrimian_Inicio-1

Volver a trabajar después del período de vacaciones, genera siempre sensaciones encontradas; aparece el sentimiento de desánimo que genera volver a la rutina y al mismo tiempo el entusiasmo de asumir nuevos desafíos y concretar nuevos deseos.

En Jrimian, el reencuentro con el equipo enseguida hace que prime el entusiasmo sobre el desánimo. En el patio, en las salas de maestros y profesores, en los pasillos, comienza el intercambio de experiencias, las reflexiones, el análisis de las conclusiones de las evaluaciones y rápidamente aparecen los nuevos proyectos. Se organizan las reuniones con el personal, con los padres, se ordenan y priorizan las ideas, se revisan los acuerdos y se organizan capacitaciones.

En jardín, primaria y secundaria, trabajan juntos los/as docentes de todas las áreas y de ambos turnos. En cada uno de los niveles comienzan a surgir propuestas que abren al diálogo y permiten el debate, ayudando a reconocer que la diferencia puede ser tenida en cuenta como fortaleza personal que enriquece lo colectivo.

En el ambiente comienza a circular el entusiasmo alimentado por la esperanza de que este año podamos ofrecer más y mejores situaciones de aprendizaje a nuestros alumnos/as para que cada vez sean mejores personas.

Jrimian_Inicio-3

Los equipos directivos y docentes se van preparando en todas las escuelas, sin embargo, lo que prevalece y se escucha en los medios y las redes es el desprestigio a la profesión y la desvalorización del trabajo. El conflicto que, si bien no es nuevo, este año se profundizó. Así, todo el entusiasmo del regreso se empañó.

Por un lado, se reconoce que la educación es importante, que a los docentes hay que cuidarlos y garantizarles mejores condiciones salariales y laborales, sin embargo, por otro se descalifica la tarea que realizan aumentando así el malestar.  Los medios justifican lo injustificable, se mezclan los temas y se confunde a la sociedad.

Jrimian_Inicio-2

Los/las educadores/as sabemos que no somos sólo transmisores de conocimiento, somos formadores de valores, que consciente o inconscientemente transmitimos en los actos pequeños y cotidianos de cada día con nuestras acciones y actitudes, una forma de pensar, una forma de ser ciudadanos de esta sociedad.

Quienes trabajamos en educación también sabemos que el fruto de nuestro trabajo se ve a largo plazo, los cambios no se dan de un día para el otro ni mágicamente. Los procesos sociales y culturales llevan tiempo. Seguiremos trabajando firmes con nuestras convicciones, intentando formar jóvenes para vivir en el mundo real, que puedan pensar críticamente, se expresen con libertad, respeten y hagan respetar sus derechos, cumpliendo con sus obligaciones y sus responsabilidades.

Graciela Ainajyan

Directora de Gestión Educativa

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora