La Asociación Cultural Armenia de Barcelona, la semilla de la comunidad en Cataluña

23 de febrero de 2020

La Asociación Cultural Armenia de Barcelona (ACAB) nació en 2004 gracias al esfuerzo de distintos inmigrantes armenios en la ciudad catalana. Sevada Sahakyan, uno de los fundadores de ACAB, relata que "en aquel entonces nos conocimos varios jóvenes que vimos la necesidad de dar a conocer quiénes eran los armenios porque había un desconocimiento bastante amplio. Fuimos unos tantos jóvenes que empezamos sin recursos, lo único que había era buena intención y necesidad. Empezamos a hacer reuniones, varias actividades respecto a la cultura armenia en general y asuntos relacionados con el Genocidio Armenio".

En las primeras reuniones, en el Ateneu Barcelonès -un importante centro cultural de la ciudad- empezaron a notar la necesidad de enseñar conocimientos básicos sobre la cultura e historia armenia a los inmigrantes. El proyecto, que empezó con una escuela de sábados, en 2019 contó con un total de 80 alumnos (un incremento de los 55 del 2018) de distintas edades, teniendo en cuenta que en Barcelona hay unos 4.000 armenios según las estadísticas oficiales, según explica Datev Soulian, director de la institución. "Ojalá que algún día podamos tener una escuela oficial", remarca Soulian.

Datev Soulian (izq.) y Sevada Sahakyan (der.).

Hacia afuera de la comunidad, ACAB organiza conciertos, charlas, presentación de libros y seminarios. "Hay una buena comunicación con la Embajada armenia, que está en Madrid, por la distancia no logramos tener una presencia directa pero ha habido varias colaboraciones", explica Sahakyan.

De todas formas, la comunidad armenia todavía está en una etapa de desarrollo. Hoy en día, mayormente la componen trabajadores, "pero hay una importante cantidad de jóvenes que están en las universidades, con un interés bastante amplio de llegar a tener educación superior". "Los armenios que nos ubicamos aquí somos mayoritariamente armenios post-soviéticos, armenios de Armenia. Esto empezó en el año '92, con las primeras oleadas migratorias. Hay armenios de la diáspora tradicional como Argentina, Líbano y Siria, pero no son muchos", detalla el directivo, que destacó que durante el centenario del Genocidio Armenio, en 2015, realizaron un total de 18 actos que tuvieron repercusión en la sociedad catalana. "Si hubiera un vínculo con la comunidad armenia de Argentina sería muy fructífero. Es difícil debido a la situación geográfica, tan lejana, es complicado. Pero sería interesante que hubiera intercambio de experiencias, de visitas de jóvenes". Al ser consultado por los puntos en común entre la lucha por la autodeterminación de los pueblos de Cataluña y de Artsaj, Sahakyan remarca que "los matices son muy distintos".

Matías Romero
Editor del Diario ARMENIA
redaccion@diarioarmenia.org.ar

Compartir:

Comentarios