Noticias en idioma armenio

La Cumbre de la Francofonía es una oportunidad de brillar para la nueva Armenia

Perspectivas

Francofonia-ArmeniaEreván (Raffi Elliott para Armenian Weekly).- La semana pasada, el primer ministro Nigol Pashinian sorprendió a muchos cuando se dirigió a una delegación de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), en un perfecto francés (ver página cuatro). Los enviados, encabezados por la secretaria general Michaëlle Jean, visitaron la ciudad antes de la próxima Cumbre de la Francofonía, que se celebrará por primera vez en Ereván en octubre. El evento, que ya ha recibido las confirmaciones del presidente francés Emmanuel Macron y del primer ministro canadiense Justin Trudeau, entre muchos otros dignatarios de alto rango, ofrece una oportunidad única para que brille esta Armenia post-revolucionaria.

La OIF que inicialmente se creó como una plataforma para promover el uso de la lengua francesa y las afinidades culturales, también ha desarrollado su misión de promover los derechos humanos, el desarrollo sostenible, la igualdad de género y el apoyo empresarial, principalmente en la forma de apoyo técnico, financiero y político de los miembros de América del Norte y Europa para los de África.

Integrante pleno desde 2008, Armenia fue uno de los primeros países francófonos en recibir tal honor. Aún así surge la pregunta, ¿por qué la máxima autoridad en el mundo de habla francesa celebrará su cumbre en un país que nunca ha figurado en la lista de los territorios coloniales de Francia, no tiene una población que hable nativamente este idioma y mantiene un mínimo de vínculos culturales y políticos con estos países?

Resulta que el amor por el músico franco-armenio Charles Aznavour es solo la punta del iceberg cuando se trata de los cálidos lazos entre ambas naciones. Las razones de las afiliaciones geopolíticas modernas son en parte históricas y datan de las Cruzadas. Leo V, por ejemplo, el último rey de Armenia y él mismo de ascendencia franca parcialmente, yace enterrado en las paredes de la Basílica de St. Denis en París.

Durante la Primera Guerra Mundial, los legionarios armenios ayudaron a los franceses a liberar partes del Levante de la ocupación otomana. A medida que el mundo se acercaba al período de conciencia nacional que caracterizó al siglo XX, Armenia y Francia han mantenido canales diplomáticos, políticos y comerciales. Hoy, el país europeo disfruta de la riqueza de las contribuciones culturales, económicas y políticas de una comunidad de medio millón de armenios.

En el contexto del tema de la cumbre de este año, “Vivre ensemble” (Unidos juntos), los estados miembro presentarán su experiencia en la lucha contra la radicalización y el extremismo violento, ya que muchas naciones africanas de habla francesa están plagadas de grupos como ISIS, Al-Qaeda y Boko Haram. También se espera que los delegados discutan formas de promover la igualdad de género, mediante la adopción de una estrategia de empoderamiento de las mujeres defendida por el gobierno de Quebec. A su vez, Armenia asumirá la presidencia al final de la cumbre durante los próximos dos años, otorgando al país un papel destacado en los asuntos internacionales.

Aunque la misión de la OIF puede parecer deliberadamente vaga y halagadora, las cumbres del grupo internacional también sirven como una plataforma con un alcance global ampliado. Es que en estas cumbres que atraen a los líderes de Canadá, Francia, Suiza, Bélgica y otros estados, las reuniones paralelas suelen tratar la cooperación económica, acuerdos entre delegaciones comerciales, etc.

La celebración del evento presenta una oportunidad que Armenia no puede derrochar. Rara vez las conferencias internacionales de esta magnitud e importancia aterrizan en Ereván. Para el recién asumido Nigol Pashinian, la cumbre servirá para mostrar el progreso del país en el escenario internacional luego de los eventos de la Revolución de Terciopelo. A lo largo de un fin de semana, la ciudad se transformará en la capital del mundo de habla francesa. Las calles estarán llenas de cámaras, periodistas, diplomáticos y representantes de las principales corporaciones.

Según Frederic Dufour, el enviado del Gobierno de Quebec para el “Sommet de la Francophonie”, que se encuentra actualmente en Ereván supervisando los últimos preparativos, Armenia debe apuntar a “posicionarse estratégicamente en el espacio francófono”, que incluye 84 Estados miembros y observadores de todo el mundo. También apoyó la idea de que la cumbre presentaría a Armenia una oportunidad increíble para elevar su posición global, fortalecer las relaciones bilaterales con algunos de los países más destacados, desarrollar los lazos culturales dentro de la comunidad francófona y realzar las numerosas contribuciones de los armenios a esta cultura.

Dufour también comentó que tanto Quebec, como Nueva Inglaterra, son el hogar de una gran comunidad armenia, que ha contribuido en gran medida al desarrollo de la provincia. El gobierno de la misma mantiene una representación en Boston -ciudad de este último estado- que puede servir para mejorar la cooperación entre ambas comunidades armenias.

Las delegaciones comerciales internacionales también buscarán oportunidades para invertir en el país, un hecho al que Pashinian deberá prestar especial atención, dada la extrema necesidad de la nación de recibir una inversión extranjera directa. La nación también puede beneficiarse de la cooperación por el desarrollo de la producción de energía verde. La provincia canadiense de Quebec, que produce el 97% de su energía a través de medios sostenibles, ha expresado su interés en parques eólicos y solares en Armenia. Con la reducción de residuos de plástico ocupando un lugar destacado en la agenda de la OIF, Armenia, que recientemente anunció su propia guerra contra este material, puede encontrar un socio internacional confiable.

El foro servirá además como una oportunidad para demostrar las innovaciones que la república tiene para ofrecer al mundo. El siempre impresionante centro TUMO, por ejemplo, que está abriendo su primera sucursal en París esta semana, puede servir como modelo para la enseñanza de habilidades de trabajo modernas y creativas.

Como dice el autor armenio-canadiense, la entrada del país en la organización es un gran trato, hecho que hace llamativo que Ereván recién empiece a aprovechar plenamente este recurso. Con la cumbre celebrada en la capital, Armenia tendrá la oportunidad de brillar.

Con menos de un mes antes del inicio de la misma, los preparativos ya están en marcha. Líderes mundiales, empresarios, representantes culturales y otras personas importantes tendrán la oportunidad de conocer la “nueva Armenia”. El ministro de Relaciones Exteriores le aseguró a la OIF que Ereván estará listo para recibir a cientos de invitados de al menos ochenta países diferentes. Hasta el momento, todas las señales indican que son conscientes de lo que está en juego.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora